x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
Manifestación 2 de junio

Política lingüística: cuando la discriminación no es positiva

La acción política del cuatripartito referente a su política lingüística se ha basado en una discriminación positiva hacia el euskera. El problema ha venido con agravios comparativos, imposiciones e ilegalidades que han acabado en protestas y en los tribunales

Protesta de las familias expulsadas de sus escuelas infantiles al convertirlas al modelo de euskera.

Protesta de las familias expulsadas de sus escuelas infantiles al convertirlas al modelo de euskera.

Jesús Caso / Archivo
01/06/2018 a las 06:00
A+ A-

Imagine que su hijo lleva dos años yendo a la guardería. Que allí le ha visto crecer y madurar. Que está feliz con sus educadoras y que se prepara para afrontar el último y crucial curso antes de la nueva etapa escolar. Ahora imagine que, de un día para otro, alguien decide que esa escuela pasará a enseñar sólo en euskera, idioma que no conoce. Como tampoco las profesionales que han acompañado a su hijo en su aprendizaje. Y que todos deberán cambiar de centro. A todo correr. Este caso, una triste realidad anulada por los tribunales, es sólo un ejemplo de las imposiciones que ha traído aparejada la política lingüística del cuatripartito de extensión del euskera. Una acción que se ha extendido al ámbito de la administración, la educación y los ayuntamientos como podrá verse en estas páginas.

Comenzando por las citadas escuelas infantiles. El cuatripartito del Ayuntamiento de Pamplona, conformado por Bildu, Geroa Bai, Aranzadi e I-E, protagonizó una de las primeras imposiciones del euskera, en este caso en las Escuelas Infantiles, a niños de 0 a 3 años. De un día para otro, sin previo aviso y a unos horas de que concluyera el plazo para solicitar el traslado a otros centros, el equipo de gobierno introdujo importantes cambios en las Escuelas Infantiles de forma que dos de ellas pasaron del modelo de castellano a euskera. Las plazas en vascuence se incrementaron de 164 a 408 y se suprimieron 255 plazas en castellano y castellano-inglés.El giro lingüístico aplicado por el cuatripartito afectó a más de 100 familias y al colectivo de educadoras que calificaron el cambio de “chapucero” por la forma en la que se había ejecutado. 53 de aquellas familias plantearon un recurso para defender el derecho de sus hijos a poder terminar el ciclo de 0-3 años en la escuela y el modelo elegido. Un primer fallo judicial anuló los cambios impuestos por el cuatripartito en las Escuelas Infantiles con el argumento de que el consistorio pamplonés había “hurtado una competencia exclusiva del departamento de Educación del Gobierno de Navarra”. El juzgado de lo Contencioso Administrativo número 2 de Pamplona consideró también que el Ayuntamiento no había respetado los principios de voluntariedad, progresividad y gradualidad en la incorporación del vascuence a la enseñanza. El Ayuntamiento recurrió el fallo y el pasado mes de diciembre el Tribunal Superior de Justicia de Navarra volvía a anular los cambios en las Escuelas Infantiles, señalando nuevamente que la entidad local no era competente para cambiar la oferta educativa. Con el argumento contrario el equipo del alcalde Asiron volvió a recurrir.

 

 

ADMINISTRACIÓN El decreto del uso del euskera, ante la Justicia

 

Se aprobó sin el consenso de los sindicatos, algunos de los cuales lo recurrieron por entender que “vulnera la igualdad de oportunidades”


El Ejecutivo de Barkos, tirando del acuerdo programático, decidió al poco tiempo de llegar un cambio en las reglas que hasta entonces habían regulado el uso del euskera en la Administración. Su mayor dificultad fue tener que tejer la nueva normativa sin salirse del marco de la Ley del Euskera y la zonificación lingüística. Pero lo que se tocó no pudo evitar la polémica.

El establecimiento de plazas con perfil bilingüe en la Administración, junto a los cambios en la valoración del euskera como mérito en el acceso al empleo público en la zona mixta y la zona no vascófona disgustó a varios sindicatos para los que los cambios suponían “una clara vulneración de los derechos de igualdad de oportunidades” en favor de los vascohablantes. En cambio, para los sindicatos nacionalistas, partidarios de llevar la oficialidad del euskera a toda Navarra, el decreto suponía un avance “escaso”.

CAMBIOS EN EL BAREMO DE MÉRITOS

El Ejecutivo defendió los cambios introducidos y argumentó, por ejemplo, que con la anterior valoración del euskera como mérito, una persona que quisiera acceder a una plaza de la zona mixta recibía 1,38 puntos por el C1 de euskera y 2 puntos por el C1 de lenguas extranjeras como el inglés, el francés o el alemán. Y que en la zona no vascófona la situación “se agravaba” porque el euskera no recibía valoración y el resto de idiomas contaba con 2 puntos.

En cuanto a porcentajes, la situación con el anterior Gobierno era que en la zona mixta la valoración del vascuence como mérito suponía en puestos no bilingües un 3% del total y en función del grado de atención al público esta podía incrementarse hasta el 6%.

Con el nuevo decreto, la valoración del euskera como mérito en la zona mixta se eleva hasta un 7% de la puntuación asignada al resto del baremo de méritos en los concursos-oposición. Según el grado de atención al público este porcentaje podrá aumentar hasta un 14%.

UGT, SPA y AFAPNA RECURREN EL DECRETO

El decreto salió adelante ya que el apoyo de los sindicatos no es vinculante en la Administración, no sin antes incorporar modificaciones en 7 de sus 41 artículos tras un informe desfavorable del Consejo de Navarra.

Los sindicatos UGT-SPA y AFAPNA presentaron respectivos recursos ante la Sala del Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Navarra (TSJN). En sus escritos manifestaron que la nueva normativa “vulnera los principios de igualdad, mérito y capacidad de la inmensa mayoría de los ciudadanos que no hablan euskera y quebranta la igualdad de oportunidades”.

PLANES DE EUSKERA EN LA LEY DE CONTRATOS

La nueva ley de Contratos de Navarra incluye el requisito de un plan de euskera de formación a los trabajadores de las empresas subcontratadas, si el contrato exige un servicio de atención al público. Es algo que rechazó la Confederación de Empresarios de Navarra (CEN), ya que considera que es “una nueva imposición” que sufrirán sobre todo las pymes y autónomos, y dará más oportunidades a empresas del País Vasco.

 

EDUCACIÓN De clases para 6 alumnos a ofertas de empleo con el 71% de plazas en euskera

Oposiciones anuladas por los tribunales, promoción exclusiva del modelo D, pago de comedor y transporte al elegir euskera... Educación copa las polémicas


Si ha habido un área en la que el cuatripartito ha pisado el acelerador en su política de discriminación positiva hacia el euskera ésa ha sido Educación. Y desde el comienzo mismo de la legislatura. A continuación se recogen algunos de los ejemplos en decisiones que muchas veces no han germinado por la reacción ciudadana o por la acción de la justicia.

AYUDAS PARA COMEDOR Y TRANSPORTE AL MODELO D

En los primeros días del nuevo Gobierno, el departamento del entonces consejero Mendoza aprobó ayudas económicas para el transporte y el comedor de aquellas familias que eligiesen cursar modelo D (euskera) y viviesen en una localidad que no contase con esa oferta. Llevan ya tres cursos concediéndose. UPN, PSN y PP han pedido en repetidas ocasiones extender esas ayudas a familias que quieren enseñanza PAI (inglés) y no hay en su localidad. No se les ha concedido.

OPOSICIONES CON HASTA UN 71% DE PLAZAS EN EUSKERA

La primera gran bomba de imposición del euskera llegó en la OPE para maestros que Educación diseñó a finales de 2015. De las 320 plazas, 228, el 71,25%, serían para euskera. En el sistema educativo navarro, el modelo D supone el 27% del total. El aluvión de protestas llegó desde media docena de sindicatos, miles de docentes, oposición e incluso dos socios del cuatripartito: I-E y Podemos. Ante la primera gran tensión del cuatripartito se acabó por retirar 120 plazas en vascuence para Infantil y Primaria. Pero el problema no acabó ahí. El Gobierno decidió autorizar a los aspirantes a presentarse por ambos idiomas poniendo dos fechas de exámenes, lo que levantó las críticas por la doble oportunidad a los docentes de euskera. Además, y tras un recurso de AFAPNA que denunció que las plazas en euskera pretendidas por el Ejecutivo Barkos no estaban reflejadas en la plantilla orgánica del Gobierno, el TSJN anuló 108 plazas en vascuence ya concedidas. El Supremo confirmó en enero de este año la suspensión. El Gobierno ha vuelto a recurrir. También en magisterio, la próxima OPE de Infantil y Primaria para 2019 reserva un 53,4% de las 73 plazas convocadas para euskera.

IMPONER LISTA ÚNICA EN LA OPE Y CONTRATACIÓN

El viejo anhelo nacionalista de una lista única para docentes en castellano y en euskera ha sobrevolado buena parte de la legislatura. Hubo un primer sondeo en la OPE de 2016 pero la contestación dentro del propio cuatripartito por parte de I-E la frenó. Tampoco hubo consenso en los sindicatos por lo que Educación no la llevó a cabo. En septiembre de 2017 la consejera Solana volvió a la carga anunciando que las oposiciones de Secundaria de 2018 se harían con lista única. Incluso explicó en el Parlamento los pasos legales que habría que dar y los plazos que conllevaría. El rechazo frontal de la oposición y el apoyo de I-E permitió que prosperase una proposición de ley impulsada por el PSN que ha imposibilitado en la práctica una lista única para euskera y castellano.

JUSTIFICAR EL EUSKERA EN LA OPE DE SECUNDARIA

El otro gran cuerpo docente, el de Secundaria y FP, tampoco ha estado exento de la polémica por la política lingüística del cuatripartito. Diseñada para este 23 de junio, las 211 plazas convocadas reservan un 40% (83) para euskera. Para ello, y con el precedente anterior, el Gobierno modificó mediante un Decreto Foral su plantilla orgánica para justificar estas plazas. AFAPNA ha vuelto a recurrir la convocatoria al no estar reflejados estos puestos en los centros y especialidades de la plantilla orgánica. El fallo judicial está pendiente.
Inspección: cambio a euskera de plazas ya convocadas

En marzo de 2015 el entonces gobierno de UPN convocó 14 plazas para el servicio de Inspección del departamento de Educación: 9 en castellano y 5 en euskera. El cuatripartito decidió cambiar la balanza sin justificarlo: 7 castellano y 7 con perfil de euskera. También ha sido recurrido y se está pendiente de la decisión en los tribunales. Además, esta misma oposición, que acaba de celebrar sus pruebas, ha sido recurrida por otros motivos y suspendida en dos ocasiones por fallos del Gobierno en la convocatoria.

CLASES EN EUSKERA PARA AULAS CON 6 ALUMNOS

Tras la extensión del modelo D a la zona no vascófona (hasta 2015 se ofertaba en la zona vascófona y mixta), el departamento de Educación decidió cambiar la normativa y establecer que 8 alumnos serían suficientes para abrir nuevas líneas públicas en las localidades de esta parte de Navarra. Y lo ha hecho. Y con menos alumnos. En Olite (8), Allo (7) o Ancín, con 6 alumnos matriculados, se ha instalado el modelo D en la escuela pública. En Tudela, en los dos últimos años, hubo 3 y 1 solicitud de euskera. En cambio, las quejas han sido constantes en centros públicos del programa PAI donde se han denegado segundas líneas pese a superarse la ratio máxima de 25 alumnos por aula. Ermitagaña, Monte San Julián, José María Huarte, Remontival, Elvira España, Camino de Santiago o Catalina de Foix son sólo algunos ejemplos de centros que tuvieron que luchar para desdoblar aulas. En varios de esos casos, sin éxito.

INSTALAR EL EUSKERA EN COLEGIOS SIN CONSENSO EN ESOS CENTROS

Para la extensión del euskera, Educación designó en 2017 a 14 colegios que pasarían a ser centros referentes para el modelo D, asignándoles localidades de las que recibirían alumnos. La Asociación de Directores de Colegios Públicos de Infantil y Primaria denunció que se había hecho “sin consenso” con estos centros, que algunos “se enteraron por la prensa”, y que les iba a suponer “problemas organizativos”.

PROMOCIÓN EXCLUSIVA DEL MODELO D EN LOS COLEGIOS

Las últimas campañas de preinscripción escolar han estado marcadas por la promoción exclusiva del Gobierno foral y de ayuntamientos gobernados por el cuatripartito de la enseñanza en euskera. En el primer año del nuevo departamento se promocionó por carta únicamente el modelo D, hablando de la extensión a la Ribera. El problema es que esas misivas también llegaron a familias que iban a empezar el colegio en localidades del resto de Navarra. El PAI, elegido por el 70% de los nuevos alumnos, no se mencionaba. El pasado curso hubo quejas al Defensor del Pueblo por publicitar sólo el modelo D en las campañas institucionales. En la web del departamento de Educación se habilitó un espacio prioritario para la matriculación en el modelo D, no ocurriendo lo mismo con el resto de modelos lingüísticos. Y, además, el Gobierno remitió cartas a los ayuntamientos de la zona no vascófona para que instaran a sus convecinos a difundir la enseñanza en euskera en sus localidades.

EXIGIR EUSKERA PARA DIRIGIR EL CREENA

A finales del 2016 Educación anuncia 29 plazas para el CREENA, el servicio que atiende necesidades educativas especiales, 11 para euskera. Además, establece que el director del centro deberá estar en posesión del EGA “ya que el centro atiende a toda Navarra”.

PEDIR EGA A DIRECTORES DE LA ZONA NO VASCÓFONA

Un borrador colgado en el portal de transparencia recogía que para dirigir un colegio público en la zona no vascófona de Navarra habría de estar en posesión del título EGA (euskera). Tras la denuncia pública de partidos y prensa, se eliminó el requisito, aunque hubo de modificarse el BON en dos ocasiones.

 

MUNICIPAL El euskera a través de las ofertas de trabajo

La inclusión del euskera como mérito en algunas ofertas de plazas se considera discriminatoria para con la mayoría de la población


Las convocatorias de plazas para algunos ayuntamientos de la Comarca o los modelos lingüísticos elegidos para las escuelas infantiles se han saldado en numerosas ocasiones con recursos ante los tribunales o, cuando menos, con enfrentamientos políticos entre los equipos de gobierno y la oposición. Considerados algunos como ataques a la igualdad de oportunidades de los navarros o una imposición del euskera, las situaciones se han repetido de forma reiterada estos últimos años.

En Barañáin, por ejemplo, el equipo de Gobierno encabezado por Bildu ha ido aumentando progresivamente el número de puestos de trabajo en los que se requiere el conocimiento del euskera, que en estos momentos es de 54 para una plantilla conformada por 132 personas. UPN y PSN han cuestionado desde el comienzo este incremento progresivo utilizando para ello los datos que el propio equipo de gobierno facilitó al cifrar en un 28% el porcentaje de población de Barañáin que habla euskera. Los dos grupos consideran que el 72% de la población no tendría posibilidad de acceder a esos puestos.

Hace menos de dos meses el gobierno tripartito de Noáin (Queremos, EH Bildu e I-E), un municipio incluido en la zona no vascófona, aprobaba una plantilla orgánica que incluía la contratación de un técnico de euskera para trabajar a media jornada.

También en Berrioplano la exigencia de tener conocimientos de euskera para acceder a la plantilla municipal ha suscitado críticas desde diversos ámbitos. A finales del año pasado la Federación de empleados y empleadas de Servicios Públicos (FeSP) de la UGT de Navarra mostraba su discrepancia con estos criterios y aludía a la “grave repercusión” que tenía sobre la mayoría de los ciudadanos. Se refería en concreto a una modificación por la que más de la mitad de las plazas, 12 de 22, deberán tener como requisito imprescindible el euskera. El ayuntamiento de Berrioplano está gobernado por Plazaola y EH Bildu.

El ayuntamiento de Berriozar, comandado por Bildu y Geroa Bai, modificó el perfil lingüístico de varios puestos de trabajo e incluyó el euskera como mérito para los empleados de servicios múltiples adscritos al servicio de limpieza. Además, uno de los casos más mediáticos se produjo cuando Bildu y Geroa Bai defendieron la exigencia de tener conocimientos de euskera para gestionar el bar de las instalaciones deportivas.

Recurrir al Tribunal Administrativo de Navarra es la línea que han utilizado algunos ayuntamientos de la Comarca para denunciar similares situaciones. El TAN desestimó por ejemplo el recurso de un edil de la Cendea de Cizur contra un acuerdo municipal por no incluir una línea de euskera en la escuela infantil. El tribunal reconoció que el acuerdo de pleno era “ajustado a derecho” y que no se habían aportado pruebas que justificasen la demanda.

Al TAN acudió igualmente el concejal socialista del ayuntamiento del Valle de Egüés por considerar que la exigencia de un perfil lingüístico con dominio del euskera para una plaza de archivero se contradice con lo estipulado por la ordenanza que regula el uso y fomento del vascuence, ya que no es un puesto que implique atención directa.

Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra