Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
Euskera

Una ley del Euskera para la convivencia

El objetivo de sus impulsores fue evitar que el vascuence fuera objeto de confrontación

La ponencia creada en el Parlamento para cambiar la ley del euskera, en la sesión del 17 de abril.

La ponencia creada en el Parlamento para cambiar la ley del euskera, en la sesión del 17 de abril.

31/05/2018 a las 06:00

El Amejoramiento, que regula y garantiza las facultades y competencias de Navarra y ordena sus instituciones, es el germen de la Ley foral del Euskera. En el artículo 9 de la ley orgánica, se especifica que el castellano es la lengua oficial de Navarra y el vascuence también lo es “en las zonas vascoparlantes”. Señala que una ley foral “determinará dichas zonas, regulará el uso oficial del vascuence y, en el marco de la legislación general del Estado, ordenará la enseñanza de esta lengua”. Es decir, se debía hacer una norma teniendo en cuenta la realidad lingüística.

El Parlamento de la primera legislatura (1983-1987) aprobó casi todas las leyes de desarrollo de Navarra que recogía el Amejoramiento. Todas ellas se intentaron aprobar con el máximo consenso, recordaba este miércoles el entonces parlamentario Jaime Ignacio del Burgo. El proyecto de la Ley del Vascuence, elaborado por el Ejecutivo que presidía el socialista Gabriel Urralburu, fue objeto de una intensa negociación, ya que requería mayoría absoluta (26 de 50 votos).

El que era el consejero de Educación, Román Felones, destaca que para los socialistas fue uno de los tres objetivos fundamentales de esa primera legislatura, junto con la creación de la UPNA y las transferencias de Educación. “¿Por qué era tan importante? Porque en esos momentos, en una sociedad fragmentada, el euskera era motivo de confrontación. El objetivo de la norma fue la convivencia lingüística”.

En esa legislatura, el primer grupo del Parlamento era el PSN, con 20 escaños. Le seguían UPN con 13; Alianza Popular en coalición con el Partido Demócrata y Unión Liberal, con 8; HB, con 6; y el PNV, con 3 (que tras la escisión del partido fueron de EA). De UPN se fueron 2 parlamentarios al grupo mixto (se quedó en 11) y el Grupo Popular se dividió en 2, perdiendo además un parlamentario que también fue al mixto.

Felones relató cómo el nacionalismo participó en las negociaciones de la norma, ya sea directamente con EA, o indirectamente a través de sus entidades o instituciones más representativas como la Academia de la Lengua Vasca, el mundo de las ikastolas y personas relevantes del Consejo Navarro de Cultura.

Y luego estaba la negociación con el centro derecha. Para unos los planteamientos eran excesivos y para otros se quedaban cortos. En la negociación participó todo el Gobierno.

Las zonas de la Ley del Euskera

29 votos a favor ‘No’ de EA y abstención de UPN

La norma necesitaba mayoría absoluta, 26 votos de 50. Fue aprobada el 2 de diciembre de 1986 con 29 votos a favor del PSN, Moderados, Grupo Popular y mixto. UPN se abstuvo y EA votó en contra. HB no estaba.

Juan Cruz Alli, portavoz entonces de UPN, afirmó en aquel debate que tras los cambios en la norma su abstención era un apoyo, pero no era su ley. Hay que recordar que UPN llegó a presentar una enmienda a la totalidad.

Por su parte, Jaime Ignacio del Burgo, del Grupo Popular, manifestó que aunque al principio se habían opuesto, su modificación les había permitido votar a favor. Ahora, en una mirada hacia atrás, cree que establecer la zona mixta, que no venía citada en el Amejoramiento, fue un “error”, pese a que dio su apoyo a la norma, ya que a su juicio “es un elemento de penetración del nacionalismo vasco”.

Felones destacó este miércoles que lo “sorprendente y desilusionante” de aquella sesión fue el rechazo de EA. “Votó en contra porque sabía que la ley iba a salir. Si no, dudo que hubieran mantenido su voto en contra. En mi opinión, no fueron suficientemente leales a lo que se planteó al formar parte activa” de la negociación.

El que era portavoz de EA, Iñaki Cabasés, defendió en ese pleno que no estaban de acuerdo con el artículo 9 del Amejoramiento, pero que participaron en la negociación para defender el euskera. Calificó el resultado de “ley raquítica”, pero que la “rebaja” que en el debate había introducido la derecha para apoyarla había sido “menor de lo que creen”. Criticó también la ausencia de HB.

Para el entonces consejero, la ley “fue un ejercicio de posibilismo político que hizo posible lo que parecía imposible, que los partidos navarros del año 86 se pusieran de acuerdo en un tema tan complicado y complejo”.

 

La zonificación Los cambios en la norma

La ley regula el uso del euskera en los ámbitos de convivencia social y en la enseñanza, en las distintas zonas lingüísticas en las que se divide Navarra. Detalla los municipios que integran la zona vascófona y la zona mixta. El resto son de la zona no vascófona.

Felones cuenta que para concretar esas zonas no contaron con estudios previos específicos. Tenían muy claro qué municipios pertenecían a la zona vascófona y a la no vascófona. “La zona mixta provocaba más problemas. Hubo una negociación y un acuerdo. No obedeció a un planteamiento estrictamente científico, lingüístico”. Del Burgo apunta a que hubo algunos estudios sociolingüísticos con los que ellos no estaban de acuerdo y que también participó la Academia de la Lengua Vasca. “Al margen de un criterio más científico, todos sabíamos cuáles eran las zonas vascoparlantes de Navarra”.

Lo que no se cuestionó entonces fue la zonificación, sostiene Felones. “No estuvo en discusión, porque estábamos condicionados por el Amejoramiento”.

La primera vez que la ley se modificó fue en febrero de 2010, para permitir que Aranguren, Belascoáin, Galar y Noáin pudiesen pasar a la zona mixta si así lo acordaban con mayoría absoluta sus ayuntamientos. Todos los grupos, menos UPN, votaron a favor. Este cambio, además, desembocó en la ruptura del Ejecutivo de coalición UPN-CDN.

Otro de los cambios destacados tuvo lugar en febrero de 2015, en los últimos meses del Gobierno de Yolanda Barcina. Tras la modificación, la red pública no universitaria debe atender la demanda de enseñanza en euskera en toda Navarra, lo que supone equiparar en esta materia la zona no vascófona con la mixta. Sólo UPN y PP votaron en contra.

En esa legislatura, el cuatripartito aprobó el paso de la zona no vascófona a la mixta de 44 municipios, y la inclusión de Atez en la vascófona. Fueron 26 síes y 24 noes, ya que UPN, PSN y PP votaron en contra. Los socios argumentaron que así se atendía la evolución de la realidad sociolingüística, expresada en los acuerdos de sus plenos municipales,

UPN planteó el caso del Ayuntamiento de la Cendea de Cizur, que acordó pasar de la mixta a la zona no vascófona, pero el cuatripartito no aceptó este cambio.

 

Mayorías puntuales o realidad lingüística

La oposición cuestionó el cambio de zona de esos 44 municipios sin estudios sociolingüísticos que lo avalen y acusaron al cuatripartito de “sectarismo” e “imposición”. El único criterio fue la mayoría municipal. “La ley debe tener continuidad, una visión global, y no estar sujeta a determinadas mayorías”, subraya Felones, puntualizando que “la mayoría política no es necesariamente la mayoría social”.

Salir de la zona no vascófona implica cambios en la propia administración local, que debe tener funcionarios con conocimiento de euskera para atender a los ciudadanos que quieran dirigirse a ella en esa lengua. Deberán especificar en las ofertas públicas de empleo de cada año las plazas en las que el vascuence será preceptivo, y valorarlo como mérito en el resto de puestos.

En la zona no vascófona, los ciudadanos tienen derecho a dirigirse en euskera a las administraciones, y estas “podrán requerir a los interesados la traducción al castellano” o utilizar los servicios de traducción que el Gobierno tiene en Pamplona.

 

Balance de la ley, 32 años después

El exconsejero de Educación Román Felones considera que “30 años después, la ley ha demostrado su probada eficacia”. Con esa norma “el crecimiento del euskera ha sido considerable y su futuro parece esperanzador, algo que no ocurría en 1986”. Opina que gracias a la ley, “la garantía legal y económica, por un lado, y la aceptación social por otro, hacen que hoy el euskera no sea un problema político fundamental en Navarra como lo era hace 32 años”.

 

CLAVES

1. El Amejoramiento. Recoge que el euskera será oficial en las zonas vascoparlantes que determinará una ley foral

2. La Ley del Euskera. Se aprobó en 1986 con 29 votos a favor, 3 en contra y 11 abstenciones

3. Cambios. La primera modificación de la ley fue en 2010, y la última, en esta legislatura, en 2017, con el paso de 44 municipios de la zona no vascófona a la mixta

 

Nacionalistas y Podemos, por el euskera oficial en toda Navarra

Geroa Bai, EH Bildu y Podemos apoyan que el euskera sea oficial en toda Navarra y defienden suprimir la zonificación lingüística. Los tres grupos respaldaron la propuesta de Bildu de crear una ponencia en el Parlamento de Navarra o grupo de trabajo para elaborar una nueva ley foral del euskera que así lo recoja y en la que “se supere” la zonificación. Izquierda-Ezkerra se desmarcó de sus socios en este tema y se abstuvo.

La ponencia se aprobó por un voto, ya que faltó un parlamentario de UPN, y este año ha iniciado esa tarea. Su primer compareciente fue el exparlamentario de IU Miguel Izu, que el pasado 17 de abril acudió como experto. En esa sesión advirtió que el vascuence sólo podrá ser oficial en toda Navarra modificando el Amejoramiento, lo que no está en manos del Parlamento, sino de los gobiernos foral y central.

UPN y PP decidieron no volver a acudir a esta ponencia que continúa sus sesiones y a la que este miércoles acudió el director gerente de Euskarabidea, el Instituto Navarro del Euskera del Gobierno de Navarra, Mikel Arregi. Arregi trasladó la posición del Ejecutivo: “La zonificación es una división administrativa que obstaculiza el conocimiento del euskera en toda Navarra y que impone un trato desigual a la ciudadanía”

UPN, PSN, PP e Izquierda-Ezkerra han rechazado hasta ahora eliminar la zonificación, al defender que es precisamente la adaptación de la norma a la realidad sociolingüística de Navarra. Los cuatro suman 26 parlamentarios de 50. I-E, no obstante, también analiza si el atender a las diferentes realidades podría ser compatible con la oficialidad.

No comparten esta idea los grupos de la oposición. UPN, PSN y PP coinciden en que oficializar el euskera en toda Navarra sería una “imposición”, teniendo en cuenta que lo usa menos del 7% de la población.

Sobre si supondría una imposición, Román Felones, consejero de Educación con el Gobierno socialista cuando se aprobó la ley actual, opina que “sobre el papel es posible que no lo sea, pero en la práctica tiende a imponerse”. “Porque el siguiente paso sería, ‘como es oficial, hagamos factible que esta oficialidad se consiga’. Y vendrán entonces las medidas adicionales para intentar conseguir que de facto la población responda a los principios de una Navarra vascófona que en muy buena parte del territorio no lo es”.

Para el exparlamentario Jaime Ignacio del Burgo que participó en el debate y aprobación de la actual ley, la oficialización en toda Navarra del vascuence implicaría “la obligación de aprenderlo”. “Si fuese oficial, al final del ciclo educativo los alumnos tendrían que salir sabiendo el euskera y el castellano”. Y destacó también las implicaciones que tendría en las plazas de funcionarios en las administraciones públicas de la Comunidad. Considera, además, que los nacionalistas están insistiendo en la cooficialidad del euskera por motivos políticos, dentro de su proyecto independentista. Citó en este sentido el acuerdo entre el PNV y EH Bildu sobre el preámbulo del nuevo estatuto del País Vasco, y su alusión a Euskal Herria.

El exconsejero de Educación Román Felones mantiene que la actual ley “sigue resultando operativa y eficaz, y en estos 30 años se ha basado en un principio de gradualidad, de voluntariedad y de fomento” del euskera. “Una cosa es esto y otra cosa son los deseos de forzar la euskaldunización allí donde no es tan clara. Aquí es donde a mi juicio el Gobierno actual se ha excedido”.

Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra