La Hemeroteca
Guia de Salud
Menu Suplemento Salud
Hoy puedes ver DN+ sin publicidad, como si tuvieras una suscripción... Suscríbete y será así todos los días.
Suscríbete a DN+
    Navarra
Salud

El 75-80% de los pacientes operados reduce la diabetes y el colesterol

El bypass gástrico y la gastrectomía tubular son las dos técnicas quirúrgicas más empleadas

Cirujanos en una operación

Cirujanos en una operación

07/12/2017 a las 06:00

“Cuando una persona llega a la intervención de cirugía de la obesidad es porque ha fracasado con otros métodos y arrastra una obesidad desde hace tiempo”, exponen en Cirugía General del Complejo Hospitalario de Navarra (CHN). “Además, si se decide operar es porque se han sopesado todos los riesgos y todos los beneficios y se ha considerado que el balance para el paciente será, en conjunto, positivo”.

Existen múltiples técnicas quirúrgicas centradas en el aparato digestivo para perder peso. A la hora de elegir la más adecuada para cada paciente se tiene en cuenta, entre otros factores, el patrón alimentario, el Índice de Masa Corporal (IMC), la edad, las comorbilidades o enfermedades asociadas a la obesidad y el riesgo quirúrgico.

Dos técnicas son las que más se practica en el ámbito de los hospitales de la red pública de salud. Por un lado, la gastrectomía tubular (también conocida como manga gástrica) y el bypass gástrico. Ambas se realizan mediante laparoscopia y anestesia general.

Estómago en forma de tubo

La gastrectomía tubular es una técnica restrictiva (su objetivo es restringir la cantidad de comida que el estómago es capaz de recibir). Durante la intervención se reduce el tamaño del estómago para limitar su capacidad y que la sensación de saciedad se produzca antes. “Explicado de forma gráfica, el estómago se convierte, en lugar de una bolsa, en un tubo que conecta el esófago con el intestino delgado. Así, se va cortando y cosiendo y el nuevo estómago tiene forma de tubo. De ahí su nombre”.

La otra es el bypass gástrico. Es una técnica que combina el procedimiento restrictiva (reducir el estómago para que haya menor capacidad de alimentos) y el procedimiento malabsortivo (reduce la cantidad de calorías y nutrientes que absorbe el organismo a través del tramo de intestino delgado conocido denominado asa común). “Es una técnica mixta, porque se reduce el estomago y se limita un poco los nutrientes que absorbe el paciente”.

La que más se va practicando en los últimos tiempos, en términos generales, es la gastrectomía tubular, según apuntan en Cirugía General. “Al principio se han operado quizá los casos más extremos, los de personas con una mayor IMC, en los que había necesidad de perder mucho peso. En general, porque no hay nada escrito, cuanto más peso hay que perder más fácil es que se practique el bypass gástrico”.

Métodos de reducciones de estómago

Los riesgos y las ventajas

Además de todos los riesgos generales, en este tipo de pacientes se suele disparar el riesgo porque suelen presentar enfermedades cardíacas y enfermedades pulmonares asociadas a su exceso de peso.

Otro de los riesgos son las hemorragias, bien intraabdominales o digestivas, así como las infecciones derivadas de fallos de sutura o dehiscendia de anastomosis (los tejidos en la unión no han cicatrizan bien lo que supone un vertido del contenido del intestino que se sale al abdomen y con riesgo de peritonitis).

En el lado de las ventajas, la pérdida de peso (grasa) es importante, con lo que ello conlleva para el paciente de una mejora del estado psicológico porque su imagen social es más positiva e incrementa la autoestima.

En cuanto a las ventajas médicas, la pérdida de peso provoca una diminución del riesgo cardiovascular (infartos, etc), diabetes, hipertensión, apnea del sueño, problemas articulares, etc.

Desde la sección de Nutrición, donde se controla la evolución del paciente, afirman que en el caso de la diabetes entre un 75 y 78% de las pacientes ven cómo ésta desaparece, “a veces casi justo tras la operación”.

Transcurrido un año de la intervención, los estudios médicos también observan que los problemas de colesterol (dislipemia) también desaparecen en cerca de un 75% de los pacientes. “Y la hipertensión mejora o se reduce en alrededor de un 50% de los casos”.

Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra