x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
POLÍCIA FORAL

Expedientan a un policía foral tras una queja que LAB envió a Beaumont

La resolución dice que dio un “manotazo” al portavoz del sindicato, algo que el agente niega

El Palacio de Navarra.

Los hechos ocurrieron junto al Palacio de Navarra.

05/11/2017 a las 06:00
A+ A-

La Policía Foral ha abierto un procedimiento disciplinario a un agente del cuerpo por un incidente que mantuvo con el portavoz de LAB durante una identificación requerida por la Audiencia Nacional.

LAB mandó un correo a la consejera, ella al director general y el jefe policial abrió una investigación

El expediente, por “un trato incorrecto a los ciudadanos”, se inició a raíz de un correo electrónico que una responsable del sindicato envió directamente a la consejera de Interior, María José Beaumont, exponiéndole su “malestar” por la actuación.

La consejera lo puso en conocimiento del director general de Interior, Agustín Gastaminza, que a su vez lo transmitió al jefe de la Policía Foral, Torcuato Muñoz, y este ordenó a Asuntos Internos investigarlo, tal y como consta en el expediente.

Al agente, un cabo de la Unidad de Intervención, se le ha abierto un procedimiento disciplinario por una presunta infracción leve. La resolución del Jefe de la Policía Foral considera que dio “un manotazo” al portavoz de LAB, un gesto “excesivo, inoportuno y desproporcionado”.

El agente niega el manotazo y sostiene que solo le “apartó” la mano porque le estaba “dando con el dedo en el pecho”, mientras le insultaba y le gritaba frases como “sois una banda armada” y “lleváis una chulería que da asco”. El jefe de su unidad consideró que su actuación había sido “correcta”.

La obligación de identificar al portavoz y sus acompañantes figuraba en una requisitoria judicial “por pertenencia a banda armada”: en 2013, fue detenido en la operación de la Guardia Civil contra Herrira, la plataforma de apoyo a presos de ETA.

Los hechos se produjeron el 27 de septiembre sobre las doce del mediodía. Según el informe del cabo de Intervención, patrullaba en compañía de dos agentes por Carlos III de Pamplona en labores de vigilancia cuando observó frente al Palacio de Navarra una concentración de 6 personas con una bandera de LAB y otra de Cataluña, junto a tres periodistas.

Tras informar al jefe del grupo, este le ordenó identificar a un responsable, por lo que al terminar el acto se solicitó el DNI a la persona que se dirigía a los medios. Tras entregarlo, sigue el informe del agente, el portavoz de LAB comenzó a “menospreciar” su labor con frases como “esto que hacéis no es trabajo ni es nada” y “lo único que hacéis es echaros a la ciudadanía encima”.

Al comprobar su filiación, “saltó un control específico y la prohibición de abandonar el país de esta persona”, por lo que recibieron la orden de identificar también a sus acompañantes (solo quedaba uno). Ambas personas, sigue el informe, mostraron entonces “un mayor desprecio” a la labor policial, en especial el portavoz de LAB, que comenzó a “insultar y a hablar a viva voz a los policías”.

A su vez, lo hacía dando con el dedo en el pecho al cabo, que le pidió que dejara de darle con el dedo y que no le faltara al respeto, según su informe, que añade que el acompañante repetía las mismas frases: “Menudo servicio dais”, “vaya banda de macarras”. Como no cesaban, el cabo le “apartó” la mano al portavoz. Él le respondió que “había sido golpeado”.

Una cadena de correos

El 4 de octubre, la Jefatura de la Policía Foral ordenó a la Brigada de Régimen Interno que practicara las diligencias oportunas para esclarecer posibles irregularidades en esta intervención.

Consta expresamente en la resolución que la orden de jefatura se dio tras conocer la actuación por parte del director general de Interior, que había recibido un correo de la consejera, que a su vez había recibido otro desde LAB, concretamente desde una dirección cuya inicial y apellido coinciden con una de sus responsables en el área pública.

Dentro de las diligencias, figura un informe del jefe de la División de Intervención. El mando afirma que la identificación policial estaba justificada “en previsión de que la reunión se convirtiera en una concentración no comunicada”.

Tras visionar las cámaras del Palacio, el informe describe que al inicio de la intervención el trato es “correcto y cordial”, luego se “tensa”, y el portavoz de LAB señala al pecho del cabo, quien a su vez acompaña sus palabras con su mano y “le retira la mano al ciudadano de manera determinante”. Al no tener acceso al audio, añade el informe, “no se puede valorar si la acción es desproporcionada o no”, pero concluye que la intervención policial fue “correcta”.

El informe de Asuntos Internos, por contra, afirma que el agente dio “un manotazo” al ciudadano después de unos momentos “con cierto grado de vehemencia y acaloramiento en la discusión en la que ambos gesticulan con las manos”.

La resolución del jefe del cuerpo, por la que se abre al cabo un procedimiento disciplinario, recoge que su actuación aquel día “no resulta admisible” en un agente de la autoridad.

Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra