Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Sucesos

¿Cómo tratar con los niños hechos como los atentados de Cataluña?

Dos psicólogas del Grupo de Intervención Psicológica en Emergencias y Catástrofes (GIPEC) del Colegio de Psicología de Navarra ofrecen unas pautas

¿Cómo tratar con los niños hechos como los atentados de Cataluña?
¿Cómo tratar con los niños hechos como los atentados de Cataluña?
  • Sonsoles Echavarren
Actualizado el 24/08/2017 a las 09:58
¿Cómo tratar con los niños hechos como los atentados de Cataluña? En Diario de Navarra recuperamos un reportaje en el que tratamos este tema.

El niño de 8 años se fijó en el periódico mientras desayunaba. “Terror en un concierto en Manchester. Al menos 19 muertos y 50 heridos tras dos explosiones en un estadio” rezaba el titular bajo una foto en la que se veía a un policía inglés con su coche en las inmediaciones del campo de fútbol en el que actuaba Ariana Grande. “¿Qué ha pasado?” “¿Por qué hay gente mala que mata a otras personas?”, preguntó entre tragos de leche. Y la madre le contó como pudo algo que ni ella entendía. ¿Cómo hay que explicar a los niños un atentado terrorista masivo con muertos, como el del sábado pasado en Londres? ¿O qué decirles ante un accidente del que han sido testigos? Dos psicólogas del Grupo de Intervención Psicológica en Emergencias y Catástrofes (GIPEC) del Colegio de Psicología de Navarra ofrecen una pautas. La pamplonesa Marta Díaz de Rada Solano, de 33 años; y la vecina de Obanos Lidia Rupérez Lana, de 40, ambas madres de dos hijos (de entre 2 y 10 años), insisten en que hay que decir la verdad “adaptada a cada edad”.
No mentir y adaptar el lenguaje a la edad
“Nunca tenemos que mentir a los niños pero tampoco ofrecerles más información de la que demandan”, coinciden. Si se tienen hijos de diferentes edades, insisten, habrá que adaptar lo que se cuente a la edad de cada uno
Ofrecer un espacio de confianza y seguridad
Los padres y educadores deben ofrecer a sus hijos y alumnos un “espacio de confianza y seguridad”. “Hay que insistir en que los atentados son algo excepcional e insistir en que hay personas (policías, bomberos...) que están para ayudar a la víctimas y evitar que sucedan estas situaciones”.
No prometer que aquí no ocurrirá nada
“¿Puede pasar aquí?” Es la pregunta que muchos niños, tras haber conocido las dimensiones de un atentado terrorista, hacen a sus padres. “No podemos mentir y prometerles que nunca les va a pasar nada. Porque si sucede, pensarán que les hemos mentido. Pero hay que recalcar que, aunque lamentablemente ocurren, son algo excepcional”.
Responder al porqué
Tras haberles explicado qué ha ocurrido y en dónde, muchos niños se preguntan por el porqué. “¿Por qué hay gente mala que mata a otros?”, quieren saber. “Hay que decirles que algunas personas utilizan la violencia, aunque no es algo habitual. Debemos tener cuidado con la palabra 'malo' porque, según las edades, para ellos también es malo un niño que pega y luego pueden confundir una cosa con otra”.
No ocultar información
No se debe ocultar lo que ha ocurrido a los niños. Aunque no les contemos nada directamente, apuntan las psicólogas, se van a enterar porque han visto el periódico, se lo ha contado un amigo en el colegio o han escuchado una conversación entre dos adultos. “Pero a cada uno hay que darle la información que precisa y respetar. Puede que haya niños que quieran saber más y otros que, con una explicación general están satisfecho. No hay que insistir”.
Mostrar las dos caras de la moneda
Además de recalcar que hay personas 'malas' que utilizan la violencia, se debe recordar que también hay otras “muy buenas” que prestan ayuda a las víctimas.
Ayudarles a expresar sus sentimientos
Los padres o educadores deben ayudar a los niños a poner nombre a sus sentimientos porque a veces no se entienden. “Les podemos decir: '¿Estás triste por esto que ha ocurrido? ¿Sientes rabia? Yo también me siento así”. Además, recalcan, aunque los niños no quieran hablar en ese momento, los padres tienen que mostrar su disponibilidad para conversar cuando lo demanden.
Hablar de la muerte con naturalidad
Los adultos, apuntan las expertas, tendemos a proteger a los niños de la idea de la muerte. “Hasta ahora ha sido un tema tabú y mucha gente se siente incómoda al hablar de ella”, apunta Lidia Rupérez. Sin embargo, añade Marta Díaz de Rada, hay que transmitir a los niños la idea de que la muerte es “algo natural” y que “ninguno estamos exentos de ella”. “Por eso, si se muere un pez u otra mascota, hay que explicarles lo que ha ocurrido sin mentiras. Lo mismo que si fallece un familiar o un amigo”.
La muerte como algo irreversible
Para los niños, la muerte es un misterio. Hasta que cumplen los 3 años, apuntan las psicólogas Lidia Rupérez y Marta Díaz de Rada, no son capaces de entender el concepto. Desde los 3 a los 6, añaden, ya comprenden que la muerte existe pero para ellos es algo reversible. “Creen que una persona muere pero puede regresar”, aclaran. Y no es hasta la edad de 6 a 9 años cuando ya comprenden que la muerte es irreversible. Aunque a esas edades, está todavía muy presente el pensamiento mágico y la fantasía”. Las dos psicólogas lamentan que el tema de la muerte es todavía “algo tabú” y apenas se habla en las familias y menos con los niños. “Hay que transmitir la idea de que es algo natural y de que todos vamos a morir en algún momento”.
volver arriba

Activar Notificaciones