Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
ARTE

El legado de Ulises Carrión llega al Museo Reina Sofía

  • El museo consagra el ‘antiarte’ del mexicano con su primera gran retrospectiva, ‘Querido lector. No lea’

Presentación de la retrospectiva 'Querido lector. No lea'.

Presentación de la retrospectiva 'Querido lector. No lea'.

EFE
15/03/2016 a las 06:00
  • colpisa. madrid
Ulises Carrión dedicó su vida a dinamitar las bases del arte. No expuso en galerías, no tuvo marchante, abominaba de los museos y subvirtió los soportes, las convenciones y la función misma del un arte que quiso "desmaterializar". Pero, paradójicamente, el Museo Reina Sofía consagra el ‘antiarte’ del mexicano con su primera gran retrospectiva. Su título, ‘Querido lector. No lea’, abunda en esa paradoja que alimentó un creador que dejó la poesía para hacer del ‘antilibro’ su gran pieza creativa. Anarcoartista, abanderado del ‘arte postal’, capaz de hacer arte de la chismología, apostó por una independencia radical y llegó a rodar en una ‘antipelícula’ la muerte del marchante.

Para Carrión el libro es "un objeto en que el espacio entre las líneas es mucho más importante que el propio texto" según destaca Manuel Borja-Villel, director del Reina Sofía para quien Carrión es "un autor de culto" y uno "de los grandes creadores del siglo XX". Admite que su "desconocida obra, complicada y difícil de exponer, escapa a cualquier formulación y disciplina". "Es un anarquista, en el sentido literal, que cuestiona toda las prácticas tradicionales. Su obra se halla injustamente en una zona de sombra, cuando es un elemento nodal que explica como pocos las relaciones del arte contemporáneo" sostiene Borja-Villel.

Nacido en la localidad veracruzana de San Andrés Tuxtla en 1941, Carrión huyó de México, donde su homosexualidad era invivible con naturalidad. Tras estudiar en París y Londres, recaló en Ámsterdam en 1972, donde desarrolló el grueso de su transgresora carrera y donde moriría a causa del sida en 1989, con 49 años.

Muy critico con cierto tipo de arte conceptual que consideraba "muy académico", Carrión fue editor, escritor, comisario de exposiciones y teórico de la vanguardia internacional posterior a los años sesenta. Al margen del canon, del cualquier sistema artístico y de sus soportes seculares, su obra se sustanció en el mundo de la edición, el libro y el manifiesto.

La muestra, muy del gusto del director del Reina Sofía, refleja con papeles toda la trayectoria de Carrion. Reúne alrededor de 350 piezas, entre libros, revistas, vídeos, obras sonoras, arte correo, proyectos públicos y performances. Refleja también sus iniciativas como comisario, editor, distribuidor, conferenciante, archivero, teórico del arte y escritor.

Se exhiben por vez primera todos su trabajos audiovisuales, entre los que destacan ‘The Death of the Art Dealer’ (La muerte del marchante), ‘Bookworks revisited’ y ‘Gossip, Scandal’, and Good Manners’, con el que quiso mostrar cómo se distorsiona un rumor o cotilleo. Hay documentación e imágenes de época de otros proyectos globales y se reproducen dos de las mesas de la legendaria librería de Carrión en la capital holandesa.

MARGINAL Y OFICIAL

El belga Guy Schraenen, coleccionista y amigo de Carrión, es el comisario de la muestra que quiere reivindicar al olvidado artista mexicano. Un creador iconoclasta en su día "pero mucho más oficial de lo que suponemos, puesto que hace 40 años anticipaba lo que hoy es normal; nos enseña que el arte marginal está mucho mas cerca del oficial de lo que pensamos" destaca Schraenen. "Carrión fue independiente, jamas recibió apoyo oficial, institucional o comercial y su trayectoria es la prueba de que el arte puede ser independiente y plenamente libre", resume el comisario.

Centrada en el enfoque personal y pionero de Carrión, la retrospectiva quiere "ilustrar todos los aspectos de su obra artística e intelectual" y poner de relieve "su búsqueda permanente de nuevas estrategias culturales". Sin perder de vista el carácter "inclasificable" de su obra, indaga en su ambigua relación con la literatura, tema recurrente en su andadura creativa desde que abandonó la poesía.

Atento a las innovaciones, fue Carrión cofundador del espacio ‘In-Out Center’ en Ámsterdam, gestionado por artistas independientes, y fundador de la mítica librería-galería ‘Other Books And So’ (1975-1979), la primera dedicada a publicaciones de artistas, que en 1980 se transformó en el archivo Other Books And So’.

La finalidad ‘Other Books’, como sugiere su nombre, era la presentación, producción y distribución de publicaciones de textos no literarios o relacionados con el arte, sino libros que eran arte o, tal como ya en 1975 los denominaba Ulises Carrión, "nolibros, antilibros, pseudolibros, cuasilibros, libros concretos, libros visuales, libros conceptuales, libros estructurales, libros proyecto, libros declaración, libros instrucción". La segunda parte del nombre, ‘and So’, alude a todo tipo de publicaciones, como revistas, periódicos, discos, postales, carteles, folletos o partituras.

Carrión desarrolló también una amplia labor teórica que concentra en su manifiesto ‘El arte nuevo de hacer libros’ (1975) que busca nueva vías para escritores tradicionales, ejerció gran influencia en muchos artistas visuales. Sorprende constatar como sus teorías son precursoras de otras más recientes en el mundo digital. Como su concepción del plagio como "el punto de partida de la actividad creativa" o su afirmación de que "el arte no es propiedad privada" según declaró en un panfleto de 1973.

Practicó el arte postal que para Carrión era una suerte de estrategia de guerrilla. Con independencia de que se use el sistema de correos como soporte -igual que se usa el lienzo, el papel o la madera- o como medio de distribución, tanto "arte" como "correo" confluyen "para controlar la producción y la distribución de arte" según aclaró en ‘El Arte Correo y el Gran Monstruo’ (1977).
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra