Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Televisión

Murchante y Falces, las dos victorias navarras en 25 años de Grand Prix

Logo de 'El Grand Prix del Verano' de TVE
Logo de 'El Grand Prix del Verano' de TVE
CEDIDA
  • Efe. Pamplona
Actualizada 17/07/2020 a las 23:51

El 17 de julio de 1995 los hogares españoles sintonizaron TVE para ver por primera vez el denominado "programa del abuelo y del niño": el Grand Prix del Verano, uno de los formatos míticos de la televisión española que tuvo sabor navarro en dos ocasiones, con la victorias de Murchante y Falces.

Lo de ganar fue un "puntazo", según cuenta en una entrevista Natalia Bartos, la entonces alcaldesa de Murchante, el primer municipio navarro que ganó el programa en 1997 y que vivió su participación como un proceso "bonito" que consiguió hacer "una piña" de todo el pueblo.

"A mí el programa me ha generado una familia en Extremadura", afirma Bartos. Concretamente en Aldeacentenera (Cáceres), con quienes se puso en contacto antes de la grabación de su debut televisivo "para ir los dos pueblos al mismo hotel", lo que generó un sentimiento de hermandad que aún perdura.

La puntuación conseguida por Murchante tras vencer a los extremeños lo hizo merecedor de un puesto en la gran final, donde se enfrentaron con Pájara, una localidad de Las Palmas de Gran Canaria con gran "rivalidad" en lo que Bartos denomina como "un duelo a muerte" en el que les apadrinó el cantante Peret.

Las ganas de conseguir la victoria eran tales entre los murchantinos que "se dejaron la piel" de forma literal. Tanto, que incluso una de las participantes acabó "ingresada" y con "hematomas en la espalda" tras patinar y caer en el transcurso de una de las pruebas que Bartos califica de "peligrosillas".

Aunque explica que la experiencia y el trato por parte del programa fue "bueno", los de Murchante protestaron, ya que, según Bartos, en una de las pruebas, la cinta transportadora, les ponían una velocidad "más rápida" que a los de Pájara.

Aun con todo, vencieron y regresaron a la Comunidad Foral con 6 millones de las antiguas pesetas (36.060 euros) que el pueblo invirtió en cubrir los gastos de alojamiento durante la emisión del programa, fiestas y cenas, así como en la construcción del único recuerdo físico de su paso por el programa: "la rotonda del Grand Prix".

Bartos todavía recuerda que uno de los vecinos "les prestó un móvil" para que les avisasen del resultado y, aunque en teoría no se podía saber hasta la emisión del programa, cuando llegaron a la 1 de la madrugada a Murchante, el pueblo les esperaba con la charanga y hasta subieron al balcón del Ayuntamiento.

"Parecía que habíamos ganado la copa de Europa", comenta Bartos entre risas, que todavía sigue sorprendida por "la repercusión que tuvo el programa", pues asevera que la gente la reconocía y "le daba la enhorabuena" incluso en pueblos de otras regiones.

Tuvieron que pasar 7 años más para volver a ver a una localidad navarra en el podio del Grand Prix del Verano. En esta ocasión la afortunada fue Falces, que ya en su debut apuntó maneras al conseguir 50 puntos frente a la localidad pontevedresa de Valga, el récord que todavía hoy sigue vigente tras un cuarto de siglo.

El culpable de que esto sucediese tiene nombre: Mikel Olite, el por entonces presidente de la Asociación Juvenil 1 de mayo de Falces, que con 22 años se decidió a enviar un correo electrónico a la productora tras habérselo comentado a sus amigos.

Tardó un mes en recibir una respuesta por parte de Europroducciones con una invitación a participar, una propuesta que traslado al que era alcalde de Falces en 2004, Clemente Amatriáin, y que, según Olite, al comienzo "no quería" que el pueblo participase en "ese tipo de programas".

Finalmente, Olite consiguió convencerle de que era una "gran oportunidad para dar el pueblo a conocer" y junto a otros jóvenes falcesinos "comenzaron a buscar participantes de diferentes edades", así como a los denominados "sabios" que ayudaban al alcalde.

Uno de ellos fue el maestro Francisco Soto, ahora jubilado, que recuerda que fue una "efeméride" en la historia del pueblo y que la gente se daba "casi tortas por conseguir sitio" para ir como público a la grabación del programa y se "volcó en animar y participar".

En la final se enfrentaron y vencieron al pueblo gerundense de Llers, con el que, según Soto, "se mantuvo la relación" tras la emisión de un programa en el que consiguieron un "cheque gigante" de 40.000 euros, que, en su caso, utilizaron para comprar "un equipo de sonido nuevo", todavía en uso, y para celebrar las fiestas de la juventud varios años.

En un cuarto de siglo de programa también pasaron por el plató de TVE los municipios navarros de Castejón, Villafranca, Monteagudo, Marcilla, Artajona, Azagra, Fustiñana, Caparroso y, por último, Cadreita en 2005, que se quedó a las puertas de la final y consiguió un digno cuarto lugar.

Etiquetas

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE