Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Separación

Enrique Ponce y Paloma Cuevas rompen tras 24 años juntos

El torero valenciano y su esposa, uno de los matrimonios más estables del famoseo, han decidido separarse temporalmente

El torero Enrique Ponce y su esposa, Paloma Cuevas, en una imagen de archivo.
El torero Enrique Ponce y su esposa, Paloma Cuevas, en una imagen de archivo.
ARCHIVO
  • Pilar Vidal / Colpisa
Actualizada 02/07/2020 a las 06:00

Hasta hoy formaban una de las parejas más estables del panorama social, pero necesitan tiempo para reflexionar sobre su relación. Es la revista 'Semana' la que lleva a su portada la ruptura de Enrique Ponce y Paloma Cuevas, y asegura que ya se habían iniciado los trámites de divorcio, algo que la pareja ha desmentido. La noticia ha saltado antes de lo que sus protagonistas hubieran deseado y por eso no han podido negar lo que llevaba un año siendo un rumor, y que hasta ahora se habían empeñado en negar. La suya es una separación de mutuo acuerdo y siempre pensando en el bien de sus dos hijas.

El matrimonio ha querido aclarar que su desgaste está más relacionado con los continuos viajes que marcan la carrera del diestro, junto a la complicación de compaginarla con una vida familiar más estable. Pero otras fuentes apuntan a que una veinteañera almeriense podría haberse interpuesto en la pareja.

Es verdad que tras la cornada que Ponce sufrió en marzo de 2019 en la Feria de Fallas, todo parecía apuntar a que su retirada estaba muy cerca, algo que su mujer le pedía en muchas ocasiones. Sin embargo, finalmente se recuperó y regresó a los ruedos, donde sigue siendo feliz. En los últimos tiempos, Paloma ha estado pendiente de sus padres Victoriano Valencia y Paloma, que perdieron a su hermano Nano de un infarto de miocardio en 2014. Una tragedia que a día de hoy la familia no ha podido superar. Enrique no se opuso a que sus suegros se mudaran a vivir a la finca del matrimonio en Jaén, donde todos han pasado el confinamiento y siguen residiendo a pesar de las circunstancias.

Enrique y Paloma se conocieron y se enamoraron cuando ambos eran muy jóvenes. Fue en un viaje a Colombia hace veintisiete años, y se casaron en octubre de 1996, en la catedral de Valencia. Doce años después de su boda nació su primera hija, Paloma, y más tarde, vino al mundo Bianca, que acaba de cumplir ocho años. El entorno cercano apunta a que los meses de confinamiento han pasado factura a la convivencia del matrimonio, y han sido el detonante de algo que ya venía de atrás. Ahora los dos piden intimidad y respeto para sobrellevar esta dura decisión personal, que está por ver si acaba en un divorcio amistoso.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE