Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Sociedad

Los gentilicios de España más curiosos, por provincias

¿Sabrías decir en qué ciudad vive un urcitano o un caracense?

Actualizada 27/10/2020 a las 09:46

Igual que aprendimos de memoria los ríos, los sistemas montañosos, los tipos de clima o alguna que otra poesía en nuestra etapa escolar, uno de los listados que, en su día, tuvimos que memorizar fueron los gentilicios: ese 'apellido' que a todos nos corresponde por el hecho de haber nacido en una ciudad o provincia concreta.

Algunos, no hizo falta memorizarlos: un navarro, un riojano o un madrileño no generan demasiadas dudas acerca de su lugar de nacimiento. Otros, no fueron tan sencillos de aprender, pero quizá por ello persisten en la memoria, como los onubenses (Huelva) o los oscenses (Huesca), quizá porque esa h que bailaba de provincia a gentilicio nos hizo 'sudar tinta' a la hora de aprenderlos. Otros, sin embargo, resultan realmente sorprendentes. Porque junto a los gentilicios más usados, existen otros que también están admitidos, por haber pervivido desde tiempos inmemoriales. Vamos a enumerar algunos de los más curiosos de los que hoy en día admite la RAE.

Comenzando por orden alfabético, viajamos a la vecina Álava, donde además del habitual alavés/esa también se permiten las denominaciones alavense o babazorro. A los almerienses, también podrías llamarlos urcitanos. Y en Ávila, aunque todos aprendimos en su momento el gentilicio abulense, nos recuerda que también es posible denominarlos avileses. Los habitantes de Badajoz pueden ser pacenses, badajocenses e, incluso, badajoceños. Sorprendente también el término barcinonense ante el más habitual barcelonés. En Cádiz, son gaditanos. Y los cántabros también son conocidos como montañeses.

En Cuenca, los lugareños son denominados como conquenses y en Gerona como gerundenses, aunque también se les puede llamar gironeses. Los granadinos, también son granadís. Capítulo a parte necesita Guadalajara, con tres complicadas posibilidades guadalajareño, caracense y arriacense. En Jaén, también tienes dónde elegir: jaenés, jaenero, jienense o giennense. Los coruñesés también pueden ser llamados brigantinos. En León, además del más tradicional leonés, existe el término legionense. Los leridanos, también pueden ser lerdenses.

Viajamos hasta Galicia para descubrir que, junto al aprendido en la escuela, lucense, también está permitida una construcción más convencional como lugués. O que a los nacidos en Orense se les conoce como orensanos, pero también como aurienses. O que a los pontevedreses se suma como posibilidad el gentilicio lerense ¿Y sabías que a los madrileños también se les puede llamar matritenses?

Si te preguntamos por el gentilicio de Salamanca, probablemente salte a tu cabeza salmantino, pero también estarías en lo correcto si usas términos como salamanquino, salamanqués, salmanticense o charro. Los sevillanos, también pueden ser hispalenses. Y en Valladolid, además de vallisoletano, puedes considerarte pucelano o pinciano. Y llegando al final del abecedario, descubrimos que los zaragozanos son, además, cesaraugustanos o zaragocís.

Te puede interesar

 


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE