Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

JULIÁN RETEGUI, UNA DÉCADA DESPUÉS

"No hago nada, los días se me hacen demasiado largos"

  • "Me quedan amigos en el mundo de la pelota, pero cada vez con menos conversación. Pero quedan hasta que quedan"

Imagen de la noticia
Julián Retegui sueña con volver a sacar una empresa de pelota mano profesional. JOSÉ CARLOS CORDOVILLA
Imagen de la noticia
Las manos de Julián Retegui llevan sin ponerse tacos un año, el tiempo que lleva sin jugar a pelota mano. Ahora sólo hace algo de carrera continua. JOSÉ CARLOS CORDOVILLA
  • L.GUINEA . PAMPLONA .
Actualizada 20/09/2011 a las 11:48

"Eran las 21.55 -recordaba el inolvidable Javier Hernández- Julián Retegui no pudo levantar un gancho muy ajustado de Olaizola II..." Hace una década el mejor manista de la historia jugaba su último partido en el Adarraga. Perdió con Barriola 18-22 ante Olaizola II-Armendáriz. Allí se puso el punto final a un deportista de leyenda, que hoy es un jubilado de 56 años.

Hace diez años que jugó su último partido, ¿lo recuerda?

Sí que lo recuerdo. Pero como me retiré en varios sitios más que una retirada fue una despedida. Nuestro amigo Javier Hernández me preguntaba esos días: ¿y no te emocionas? Le solía decir que a los 47 años y con toda la vida en el frontón, tampoco era cuestión de emocionarse allí.

¿No lloró ese día?

Yo soy de llorar, pero no me ven llorar. Sí que sentí tristeza, pero no fue algo trágico. Es una etapa de la vida.

¿Echa de menos la pelota?

Han pasado diez años, y sigo echando de menos a la pelota. Cuando me retiré seguí vinculado a la pelota en Asegarce, pero duré poco.

¿Duró poco porque lo hizo mal?

Parece que sí. Los resultados deportivos no acompañaron y lo tuve que dejar.

¿Cómo se le han pasado estos diez años?

Muy rápidos. Voy a cumplir 57 años y veo que a partir de los 40 todo va muy deprisa.

¿Es que ha vivido mucho?

La vida vida normal no tiene nada que ver con el deporte, por mucho que te hagas a la idea de que un día lo vas a dejar.

¿Es cierto ese salto tan grande que comentan los deportistas?

Lo es. La vida te cambia totalmente, y en mi caso de forma especial. Si has sido muy profesional y muy dedicado a tu deporte andas un poco depresivo.

¿Le pasó a usted?

Yo tuve la suerte de seguir un tiempo en Asegarce como técnico, y eso me vino bien. Pero es cierto que cuando estás en activo el deportista resuelve los temas con su físico, su habilidad y en esfuerzos que duran una hora en el caso de la pelota. La vida es otra cosa; hay mucho contrario en la vida y por eso es dura.

¿Por qué resulta tan duro?

Porque cuando eres deportista vives con una tensión, que es la de competir. Necesitas una actividad. Yo soy una persona muy activa, y llevo dos años pasándolo mal, peor que cuando me retiré. Antes tenía dónde moverme, ahora que no tengo algo concreto que hacer lo paso peor.

¿Qué hace en un día normal?

Nada. Estoy en Eratsun, procuro cuidarme corriendo un poco para mantener el físico... y en lo demás los negocios están ahí, pero muy parados.

¿Ser pelotari le ha solucionado la vida?

No.

¿Ni siendo el número uno tantos años?

No, nada de eso. La gran suerte que tuve fue con el dinero que gané hacer algunas inversiones que me fueron bien. Pero es tiempo de crisis, y se nota. Todo está muy parado, y me defiendo.

Pero no necesita un trabajo para comer.

No, necesito un trabajo o hacer algo para estar en activo. Yo un día normal me levanto a las 9.30 y a partir de entonces el día se me hace largo, porque no sabes por dónde moverte. A mí me gustaría seguir en el mundo de la pelota y tener mi propia empresa, pero tal y como están las cosas... Tuve la suerte de entrar en Asegarce, pero yo creo que tenía que haber ido solo, por mi cuenta.

¿Por qué no se lanza?

Porque la cosa está muy jodida. No está imposible, porque imposible no hay nada; y menos en la pelota. Pero de momento voy a verlas venir.

¿Es de los que le da mucha vuelta a la cabeza?

En el mundo no habrá mucha gente que piense tanto como yo, y no en una sola línea. Mi árbol tiene 40.000 ramas y 100.000 hojas.

¿Le da muchas vueltas a las cosas?

Tampoco. Me gusta pensar, hacer mis puzzles en la cabeza, pero a la hora de resolver soy muy práctico.

¿Por qué no le ha dado por leer, estudiar o hacer algo que no pudo hacer antes?

Porque fui un mal estudiante, no tenía afición. Me gusta leer periódicos e historia de la gente... y tengo el problema de que no puedo estar parado ni sentado en un sitio mucho rato.

Póngase una huerta.

Pues quizá, pero a la hora a lo mejor estoy harto y tiro la azada. Necesito cierta libertad sin abandonar lo mío.

¿Se ha deprimido?

He pasado rachas malas, y aún sabiendo que la vida es muy dura y no sólo en el aspecto personal. El mundo en el que nos movemos es muy falso, al menos yo lo veo así.

Cuando usted era el número uno de la pelota tendría muchos amigos, ¿cuántos le quedan?

Siempre he sabido elegir a mis amigos, y siempre he dicho que amigos, pocos. La palabra amigo implica estar por encima de muchas cosas. El amigo es el amigo. He tenido grandes amistades en la pelota, pero con un pero.

¿Cuántos le quedan?

Quedan, cada vez con menos conversación, pero quedan hasta que quedan. Con el tiempo te distancias, y siempre he sido yo quien tiene el sanbenito de que me distancio de la gente. Yo soy bastante sin fundamento, hago bromas y tengo sentido del humor... pero al final te aislas.

Tanto que se ha ido a vivir al pueblo.

Soy como soy, no como han contado que soy. Las amistades que he tenido y que tengo ahí están.

¿Cómo vive ahora la pelota?

A mí me encanta la pelota y todo lo que la rodea, es mi vida. No tengo ningún resentimiento, pero lo que estoy viendo no me gusta. Me duele, sufro y la mejor forma de combatir eso es no estando.

¿Qué le pasa a la pelota profesional?

Está todo muy parado y muy reducido. No juegan, cada vez hay menos partidos y no me convence cómo está montado esto por mucha crisis que digan que hay. La gente sigue siendo muy aficionada a la pelota, y las empresas parece que están un poco mal, o un mucho.

¿Es la pelota un producto caro?

Las empresas saben que eso no es verdad. Ellos hicieron caja en los buenos tiempos, no han sabido proyectar el futuro y han vivido por encima de sus posibilidades. Han renovado contratos a diestro y siniestro y muy largos, eso les está pesando.

¿Qué haría usted en una situación tan mala?

Cuando las cosas están mal, están mal. Ha habido muy mala planificación por parte de las empresas. El deportista está para lo que está, se pone el chándal y a jugar. Los campeonatos deberían tener otro aire.

¿Qué haría?

No soy quién para decir qué haría, pero no lo haría como lo hacen ahora.

¿Por qué el Manomanista está tan devaluado?

A la gente le gusta todo, porque los medios venden todo. Aquí se vende una berza para poner una ensalada con aceite y vinagre, y se vende.

¿Reduciría el mano a mano?

Ya lo hicieron metiendo a pelotaris que jamás habían jugado bien al Manomanista entre los ocho mejores. Yo de momento lo que mejor puedo hacer es callar.

¿Le gustan los pelotaris de ahora?

Sí, me gustan. Irujo está por encima de los demás; es el espectáculo. Luego está Olaizola, que es la esencia de la pelota, y a una distancia Oinatz y los demás.

¿Hay una Irujo y Aimardependencia?

Claro. Los dos son los que centralizan todo, y llevan demasiado tiempo centralizándolo. Todos los pelotaris son buenos o malos, según quiera la intendencia. De cara al público interesaría una mayor igualdad, eso haría que Juan y Aimar incluso dieran más.

¿Los ve zurrados?

Yo creo que les quedan cuatro o cinco años buenos, y van a seguir estando arriba.

"He sufrido con Julen, quiero que le dejen en paz"

¿Le gusta la forma de jugar de ahora?

Es muy distinta a hace diez años. Esa forma de jugar la puso de moda Titín, y los técnicos se equivocaron porque pensaron que iba a ver muchos Titín, y no es así. Está Irujo, que es otro estilo y que es espectáculo. Me gusta como juega, se juega y se falla más rápido. No me gustan los fallos a placer; si se arriesga, se falla. Es lógico.

¿Volverá el juego a bote?

Claro que volverá. Saldrá algún inteligente que se dará a cuenta que hay que tener volea, restar de aire... y otras que no se están haciendo como andar en la cancha. Ahora se anda muy poco en la cancha, y siempre del 5 hacia adelante y para adelante, nunca hacia atrás.

¿Le convence el material?

Sí, pero se ha jugado con material más exigente que ahora. Se está jugando con pelota buena, es manejable para el pelotari para que haya espectáculo.

¿Le gustan frontones como el de Bilbao?

Es grande, está muy bien hecho, me gusta. Pero el problema de estos frontones es que 500 o 1.000 personas, que son una buena entrada, dan sensación de vacío.

¿Lo ha pasado mal con su hijo Julen?

He sufrido relativamente con mi hijo Julen porque ha llevado una carga innecesaria. Lleva años jugando, y yo sólo pido que le dejen en paz a mi hijo. Si a alguien no le gusta que lo diga en los bares o donde quiere, pero ya vale de estar criticando todo el día.

¿Cree que se ha estancado?

Julen ha demostrado lo que después de Irujo no ha demostrado nadie. Ha ganado a todos los grandes, pero no ha podido tener continuidad, ellos dicen que por su culpa. Es un buen pelotari y estoy seguro que saldrá.

Tras la retirada

EN EL MANOMANISTA

Irujo ha jugado 5 finales de las que ha ganado 4.

Aimar Olaizola ha disputado seis finales de las que se ha llevado dos.

Barriola y Xala han jugado tres finales cada uno, y han ganado una.

EN EL CUATRO Y MEDIO

Olaizola II ha jugado cuatro finales de las que ha ganado las cuatro.

Barriola ha disputado seis finales de las que ha ganado solo 1.

Irujo ha jugado cuatro finales



volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE