Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Coronavirus

La pelota, sin la música del dinero

Las apuestas han parado su actividad desde el pasado 6 de noviembre por el covid

Benjamín, Hilario y Rufino, durante una final del Cuatro y Medio en el Navarra Arena.
Benjamín, Hilario y Rufino, durante una final del Cuatro y Medio en el Navarra Arena.
Actualizada 19/02/2021 a las 06:00

Desde el pasado 6 de noviembre la mano profesional es un deporte silencioso. A los frontones les falta el bullicio del público, también la cantinela ambiente de los corredores de apuestas cantando las posturas del dinero mientras avanzan los tantos. Solo se escucha el golpeo de la pelota en el frontis, y el ‘voy’ de los zagueros o el ‘tú’ de los delanteros. La apuesta -con las entradas, la publicidad y la subvención de ETB, uno de las fuentes de ingreso de las apuestas- se han parado en seco. Y no se sabe cuándo van a volver, ni tampoco en qué condiciones.

Martín, uno de los corredores de la Liga de Empresas, fue el último que cantó posturas en las traviesas. Fue en Ataun el 6 de noviembre, en el último festival de mano profesional que se celebró con público, un mano a mano a todo frontón entre Zubizarreta y Darío. Desde entonces, el silencio.

OCHO CORREDORES EN ACTIVO

Las empresas de pelota Aspe y Baiko trabajan en la actualidad con ocho corredores de apuestas. Antes cada una tenía los suyos, ahora todas lo hacen bajo el paraguas de la Liga de Empresas (LEP,M). No son asalariados de éstas, sino autónomos.

Benjamín, Galarza, Rufino, Miguel, Landa, Hilario, Martín y Berasaluze componen el equipo de corredores de apuestas. Son ocho, hasta no hace muchos años eran el doble. En los mejores tiempos, los de Eskulari, llegaron a ser 24 en una feria de San Mateo.

Los corredores actuales, gente de la pelota de toda la vida, forman una plantilla de edad. Tres de ellos superan los 70 años, la otra mitad sobrepasa los 60. Tipos veteranos en el oficio, que las ha vivido de todos los colores en los frontones.

Es una sensación muy rara. Casi sin darnos cuenta llevamos un año con la pandemia en la que todo resulta extraño”, comenta José Ignacio Galarza, uno de los corredores de la Liga. “Yo veo los partidos por la televisión y no es lo mismo. No es la pelota a la que estamos acostumbrados a vivir en el frontón, con el público, el ruido... es algo muy frío. No es la misma pelota”.

Del montante de la apuesta hay un 16% de retención, los corredores dan una parte a la empresa y lo que queda es su beneficio. Las condiciones desde octubre de 2016 son diferentes a lo que eran antaño.

En la Liga de Empresas (LEP) apuntaban este jueve que la actividad de la apuesta está “totalmente paralizada” porque no hay público, y tampoco fecha de vuelta.

EN PICADO DESDE 2009

“Ahora mismo el ingreso de las apuestas en las empresas es residual”, comentaban este jueves desde la Liga de Empresas. El cambio de la peseta al euro impactó en las apuestas, que mantuvieron el tipo en buena forma hasta 2007. Un año después empezaron a verse síntomas de flaqueza, y en 2009 la actividad apostante cayó literlamente en picado.

¿Y qué ha pasado con las apuestas durante la pandemia? Que oficialmente han bajado hasta desaparecer dicen en Baiko y en Aspe. Para los ocho corredores, a título particular, tampoco les ha merecido la pena seguir con la actividad desde casa. Es una cuestión de pura operatividad.

En el frontón el dinero se mueve al mismo ritmo que el juego, con agilidad. Los corredores gestionan en cuestión de segundos quién quiere apostar contra quién, siempre navegando sobre la ola del resultado. Las operaciones, con la papeleta metida en la pelota de tenis, se cierran en un plis-plas. Pero ¿y desde casa? Cualquier operación debe hacerse a través del teléfono, y el corredor tiene que ser capaz de encontrar dos personas que quieran jugar posturas contrapuestas. Algo que resulta materialmente imposible. Los corredores han atendido muy pocas llamadas de clientes fijos, contadas, pero no se ha movido dinero.

Creo que todos estamos deseando volver a la normalidad para todo. También para ir al frontón los pelotazales, y nosotros para poder trabajar”, comenta uno de los ocho corredores de la LEP. “Al final el frontón ha sido siempre nuestra vida, y lo echamos de menos”.

La vuelta está más cerca.

Danel-Zabaleta, en las apuestas on line

 

La apuesta de la mano profesional han quedado reducidas prácticamente a las que se hacen en las casas de apuestas on-line. Desde el principio del campeonato Elezkano-Zabaleta encabezan los pronósticos, con una ligera ventaja respecto a Altuna III-Mariezkurrena. La diferencia con Olaizola II-Rezusta es de un euro, el resto de participantes están muy descolgados, con Artola-Aranguren con 200€.

LAS APUESTAS
1. Elezkano-Zabaleta 2,50€
2. Altuna-Mariezkurrena 2,75€
3. Olaizola II-Rezusta 3,50€
4. Peña II-Albisu 15€
5. Elezkano-Galarza 25€
6. Urrutikoetxea-Imaz 30€
7. Jaka-Martija 50€
8. Artola-Aranguren 200€

Etiquetas

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE