Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Montaña

Mikel Zabalza, Iker Madoz y Mikel Inoriza alcanzan los 6.996 metros por una “trinchera” de nieve

Mikel Zabalza, Iker Madoz y Mikel Inoriza firmaron la primera escalada por la vertiente sur del Dorje Lapka nepalí, una actividad “no muy técnica” pero que les obligó “a echar el resto” por la cantidad de nieve acumulada

Ampliar La cordada, en plena acción por las laderas del Dorje Lapka. Alcanzaron la cumbre a las 16.30h y descendieron de noche hasta 6.100m
La cordada, en plena acción por las laderas del Dorje Lapka. Alcanzaron la cumbre a las 16.30h y descendieron de noche hasta 6.100mcedida
Publicado el 04/11/2021 a las 06:00
"Estoy muy contento. Ha sido una cumbre muy emotiva para mí. Fue el primer siete mil que intenté, hace ya 29 años, con Fermín Izco y estar en esa cumbre, ver desde ella tantos años después la del Lempo Gan (7.083m), que sí conseguimos alcanzar. Nunca es como la primera vez, pero me ha traído muy buenos recuerdos. Y encima la he podido compartir con Iker Madoz, que también me hace especial ilusión porque va a ser un alpinista que va a dar que hablar en los próximos años. Seguro”. El pamplonés Mikel Zabalza se mostraba así de “satisfecho” este miércoles tras la consecución de la primera escalada por la cara sur del Dorje Lapka, un pico nepalí de 6.996 metros situado en la zona de Langtangno. Lo hacía desde Katmandú y a la espera de coger, esta pasada madrugada, el vuelo que traerá de regreso al Equipo Nacional de Alpinismo que dirige.
CINCO DÍAS EN LAS TIENDAS
El espíritu de aventura que Zabalza trata de dotar a sus expediciones con el equipo nacional - “al final, todo forma parte de ese aprendizaje que buscamos”- ya lo pudieron notar los integrantes del grupo ya desde el inicio.
Los navarros Iker Madoz y Ander Zabalza, junto al alavés Mikel Inoriza, el aragonés Rubén San Martín y el madrileño Javier Guzmán, y el propio Mikel Zabalza afrontaron una aproximación “nada sencilla” hasta el Campo Base. “Sigue siendo una zona bastante remota, salvaje, con muchos picos vírgenes que nadie ha escalado... De hecho, no hemos visto a nadie en todos los días que hemos estado en el Base. Para llegar a él, un lugar bastante idílico a unos 4.200 metros, seguimos un camino por el que sólo transitan unos pocos pastores”, explicaba el navarro, que suma ya 39 expediciones internacionales.
Iker Madoz, Mikel Inoriza y Mikel Zabalza, felices en la cumbre
Iker Madoz, Mikel Inoriza y Mikel Zabalza, felices en la cumbreCEDIDA
No obstante, y a pesar de la buena localización de ese campamento, los alpinistas no tuvieron suerte. “Nos tocaron los últimos coletazos del monzón. Tuvimos unos primeros días con muy mal tiempo”, reconocía. No obstante, una ventana de buen tiempo se abrió, permitiéndoles aclimatar en un pico cercano de casi 6.000 metros.
Y cuando el grupo estaba ya “listo” para intentar la apertura de la nueva ruta en la sur del Dorja Lapka, el tiempo les volvió a dar una desagradable sorpresa. “Nos cayó el diluvio universal. Tuvimos que estar cinco días confinados en las tiendas, sin poder hacer nada por lo que estaba cayendo. Y eso, en altura, supuso una nevada muy importante por lo que tuvimos que esperar otros tres días más antes de intentar nada”, detallaba.
El 23 de octubre salieron para arriba. Eso sí, teniendo muy en cuenta que los partes metereológicos que les enviaban desde Pamplona al teléfono satelital advertían de un empeoramiento en las condiciones de viento en cotas altas. “Preveíamos cuatro días de ascenso. Pero, viendo que las previsiones daban vientos de hasta 80 kilómetros por hora, decidimos forzar e intentarlo en tres”, dice.
Para entonces, el grupo había decidido dividirse en dos cordadas con objetivos diferentes. Mientras Madoz, Inoriza y Zabalza buscaban una primera ascensión en estilo alpino por la cara sur, el resto del grupo lanzaba una apuesta técnicamente más complicada por intentar escalar por una ruta de hielo que se formaba por la pared sureste y de unos 1.000 metros de recorrido. “Cuando la vimos en los primeros días tenía muy buena pinta. Era complicada pero el hielo estaba en buenas condiciones. Pero, tras las nevadas, había empeorado mucho. Ellos apostaron por ello, lo intentaron y hay que felicitarles por ello”, explicaba el director del equipo. El intenso frío y la nieve que tamizó la vía les impidió completar el ascenso.
DESCENSO POR LA SUR
Mientras, tras compartir las dos primeras jornadas, la otra cordada del grupo tomó dirección hacia la cumbre por la vertiente sur. “Nos dimos un palizón enorme. La montaña estaba muy cargada de nieve y tuvimos que ir abriendo una trinchera enorme. Técnicamente esperaba quizá una ruta más complicada pero, no obstante, abrir esa traza nos exigió mucho. Nos obligó a echar el resto”, decía Zabalza, quien confirmaba que llegaron a los 6.966m más tarde de lo que pensaban. “Habíamos puesto el límite a las tres de la tarde pero, al final, llegamos a las cuatro y media. Es un horario tardío, apenas una hora antes de anochecer. Pero lo veíamos tan cerca... Además, en la parte final, las condiciones de la nieve eran mejores”.
Una decisión a la que siguió otra que marcaría un descenso a realizar ya sin luz. “La idea era descender por la arista oeste, la ruta que ha registrado todas las ascensiones previas y que, posiblemente, suponía un descenso “más sencillo”. Sin embargo, estaba “tan cargada de nieve y con tanto riesgo de avalanchas que decidieron “bajar por la misma ruta” que habían abierto hasta una tienda que habían dejado a 6.100 metros. “Comenzamos a destrepar con luz pero llegamos bien entrada la noche -narraba-. Al final fue un descenso por pendientes de 55 a 65 grados, por terreno que no era difícil pero delicado y que obligaba a andar siempre con cuidado, sin despistarse un segundo. Y creo que acertamos apostando por esa ruta. Quizá por la oeste no hubiera sido tan tenso, pero sí mucho más peligroso por el riesgo de avalanchas”.
Al día siguiente todos estaban ya de vuelta en el Base.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora