Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

TRIMAN NAVARRA

Eseverri, leyenda verde

El Xota le descubrió en las 24 horas de Ayegui del 94, y ha compartido vestuario con 85 compañeros en 16 años con el primer equipo

  • FERNANDO CIORDIA . OCHAGAVÍA
Publicado el 14/11/2011 a las 01:27
La vida de Javi Eseverri toma un camino decisivo en un torneo popular de 24 horas en Ayegui. Era la primavera de 1994. Tenía entonces 16 años y participaba con su cuadrilla de Ochagavía frente a equipos modestos y no tanto como el Xota de Irurtzun. Tatono Arregui y Vicente Oyarzun seguían a Fran Azcoiti Pantxis, amigo de Javi, pero también se dieron cuenta de la calidad y potencia de este mocetón. "Sufrí un esguince y ellos me atendieron. Ahí empezamos a conocernos", recuerda Eseverri, en un paseo que compartió con este periódico en su pueblo, Ochagavía.
Han sido 18 temporadas en color verde (dos con el filial) que le han aupado a ser uno de los referentes del deporte navarro y de largo el mejor jugador de fútbol sala que ha dado la comunidad. Recientemente, Eseverri franqueó la barrera de los 400 partidos en la máxima categoría (Liga, Play-Off y Copa) que sumados a los de División de Plata (calcula que unos 60) y los 67 con la selección hacen más de medio millar. Doble campeón de Europa y subcampeón del mundo, a Javier Eseverri Barace (Ochagavía, 28-8-1977) le queda cuerda. No solo ha batido récords, también venció al cáncer y a la quimioterapia hace cinco años.
Para este bravo jugador, todo comenzó en el frontón Orhi de Ochagavía, "con los amigos en plan cuadrilla". "Estábamos siempre metidos ahí y empezamos a jugar en campeonatos con 13 años. Éramos Piensos Hens; el padre de un amigo nos pagaba las camisetas". Eseverri se recorría Navarra con sus amigos, luego con el bar Auñamendi (con 15 años), que marcó una época en los torneos populares. "Íbamos a Falces, Larraga, Ayegui, Lekumberri... Éramos un equipo puntero pero no dejaba de ser una diversión".
Un taxi le llevaba a Irurtzun
Estudió hasta los 14 años en Ochagavía, antes de estudiar tres cursos de BUP en el Seminario de Pamplona. De ahí pasó a la Escuela Agraria. El Xota ya había llamado a su puerta. "Comencé con ellos en octubre (1994) pero al ser menor de edad no tenía carné de conducir y me llevaban. Nos solía llevar el padre de Pantxis (su amigo de Ochagavía que jugaba también en el Xota), pero luego dejó un año el fútbol sala por la mili. Me llevaba el taxi de Jaurrieta. Los sábados me venía a buscar a casa a las 15.30 y hora y media hasta Irurtzun. El taxista veía el partido y luego vuelta. Estuvimos así un año".
Eseverri jugó un par de años en el filial, hasta que en febrero de 1996 debutó en un Xota-Sestao. "Veías en la tele a los profesionales pero en Navarra era impensable que alguien pudiera vivir del esto. Estaban el Burlada y el Xota y todo el mundo trabajaba. Entrenábamos incluso a las diez de la noche, cuando algunos terminaban el turno de tarde en Inasa", recuerda. Eran tiempos duros. "Nos daban una compensación al final de temporada y cuando tocaba jugar en Canarias nos íbamos una semana, como un premio del club".
Ha compartido vestuario con 85 jugadores en el primer equipo. "Me marcó Zego, un entrenador brasileño en Plata. Nos enseñó la técnica y la táctica Y técnicamente Bisu fue un referente, Imanol era el alma por la forma de ser el capitán, Ledesma, Afranio, Passarinho... Lo mejor de todo son los compañeros, como Héctor, Pantxis, Gascón...".
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones