Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

OPINIÓN

Ha vuelto Osasuna

La victoria da aire a los rojillos antes de un exigente calendario con citas contra la Real, el Atlético y el Valencia

Avatar del undefined Javier Saralegui09/03/2020
No se había ido del todo, pero sí estaba algo diluido en los últimos partidos. Apareció en la segunda parte de Sevilla con el 2-0 y la expulsión de Sergio Herrera, y ayer regresó del todo. No sé si es “la esencia” lo que ha recuperado, pero sí el estilo y la manera de afrontar los partidos. Ha vuelto el Osasuna insistente, el que quiere llevar la iniciativa, el que quiere jugar a fútbol y el que sabe que la mejor manera de no ser dominado por el contrario es hacer que pierda el balón cuanto antes y cerca de su propia portería. En ese sentido el partido de Rubén García, Roberto Torres y, sobre todo, Darko Brasanac fue enorme. Gran trabajo de los tres para incomodar al Espanyol y su línea de creación. Creación que seguimos echando en falta en el equipo, muy centrado en las bandas como argumento de ataque. Con Enric Gallego en el campo el balón muchas veces no pasa por los mediocentros, pero su aportación es interesante. Ayer no se recurrió a él como único argumento ofensivo, sino para sacar el balón hacia arriba y seguir elaborando la jugada. Se notó que el delantero tanque rojillo ya va acoplándose a sus compañeros, y sabe dónde va a haber uno con camiseta roja.

Efectivamente Kike Barja se comió el campo como había anunciado que haría si tenía minutos. Desbordó en la primera que tuvo y eso le dio confianza para seguir intentándolo una y otra vez. Osasuna le ha echado de menos pero él ha demostrado que ya está ahí y al mismo nivel que cuando se lesionó. La inoportuna apendicitis no ha hecho sino cargarle más las baterías, de manera que ahora es como ese coche de carreras que acelera quemando rueda mientras pisa el freno antes de la salida, y arranca disparado hacia delante cuando el semáforo se pone en verde.

A un colista siempre le pasan cosas raras. Eso lo sabe muy bien Osasuna, que durante años ha coqueteado con el descenso en la parte baja de la tabla. Unas manos tontas de Víctor Sánchez en un gesto incomprensible provocaron el penalti que transformó Roberto Torres al estilo panenka helándonos el corazón, y unas incomprensibles protestas de Diego López hicieron que sus manos fuera del área supusieran su segunda amarilla y por lo tanto su expulsión. Osasuna no tiró a portería con el central Cabrera de guardameta, pero no hizo falta. El público ya había celebrado desde el inicio del partido la victoria con un Vals de Astráin uniforme y precioso bufanda del centenario en alto. Así vamos bien para el próximo noviembre.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora