x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Osasuna
EL FOROFILLO

33 metros para 31 partidos

El récord de imbatibilidad se fraguó desde la distancia de los 11 metros

El Forofillo Fran Pérez

El Forofillo, Fran Pérez.

JESÚS CASO
Actualizada 03/11/2019 a las 18:25
  • Fran Pérez
A+ A-

En esto del fútbol los números suelen dar o quitar la razón a los que los presentan. El gol es caro, el goleador es difícil de fichar y sus emolumentos se disparan. Cuanto más ganas, más puntos sumas y, por ende, más arriba estás en la clasificación. Y luego está la tabla, donde los guarismos son los que acompañan al equipo de tus amores en forma de partidos jugados, ganados, empatados, perdidos, en casa, fuera, goles a favor y goles en contra. Y ojito, que ahora no hay positivos y negativos como las ligas de antaño, cuando más de uno andábamos que aplaudíamos con las orejas por arrancar un empate en La Condomina que era un positivo en esa liga que se sumaba de dos en dos la victoria.

Osasuna ganó en un encuentro marcado por dos guarismos de la tercera decena , el 31 y el 33. 31 porque es la cifra en la que hemos dejado los partidos sin perder en casa, en este estadio de El Sadar que está preparándose con el lavado de cara de la reforma para el centenario de nuestro club. Una victoria contra el Alavés, el primo hermano babazorro, que supera la estadística marcada en el año 1958 y que deja la puerta abierta a seguir sumando encuentros sin perder. Que sean muchos más. Y otro, el 33. ¿De qué?

De la suma de 11 + 11 + 11. Tres penaltis, que pudieron ser cuatro, en un encuentro loco que estuvo marcado por el VAR para bien de los nuestros. Ojo, que me hace mucha gracia eso de que el sistema de videoarbitraje beneficia a unos y perjudica a otros. Otras ligas pasadas, y no tan lejanas, Osasuna era un equipo perjudicado por la soberbia del estamento arbitral. Ahí quedaba aquella clasificación pareja a la real en la que los rojillos siempre estaban en plazas más altas que en la real, merced a los errores humanos que siempre caían hacia el mismo lado. Con el VAR eso se acabó. Si hay penalti, hay penalti. Y punto pelota. Para eso que el defensa no saque las manos...

Jagoba ha cerrado un semanón, tres encuentros con 7 puntos de 9 posibles. Victoria sobre el Champions Valencia, empate en Son Moix, donde había claudicado el Real Madrid de Zizou y goleada al Alavés. Ahí es nada. Llevamos ya 18 puntos en la Jornada 12, a tres del cuarto y a cuatro de Barça y Madrid en una Liga que ni culés ni merengones parecen querer ganar y que puede acabar esta jornada liderada por el Granada. Ojo, que casi hemos sumado la mitad de puntos necesarios para la salvación, y queda más tela para cortar que la de las colas de los vestidos de novia de las casas reales europeas.

Osasuna salió con Juan Villar en ataque, acompañando a esa mosca cojonera incansable que es el 'Chimy' Ávila. Oier, Mérida, Tores y Rubén García les guardaban la espalda con la defensa titularísima formada por Vidal, David, Aridane y Estupiñán. En la meta el pelón de siempre, Rubén Martínez. Y el arranque moló, como vienen molando todos y cada uno de los partidos que juegan los rojillos en Pamplona. A verle la cara al portero rival, aunque es cierto que los de Garitano pronto frenaron las acometidas y Wakaso empezó a probar fortuna, sin apenas hallarla.

En una de esas jugadas que parecen no conducir a nada, Villar metió el pase al 'Chimy' que cedió a Rubén para que empujara a placer el 1-0. La revisión del arbitraje demostró que el argentino estaba en línea con la defensa, con lo que no había fuera de juego. Y aún estábamos con las palmas calientes del primero cuando llegó el pepinazo del Comandante, un centro desde la izquierda de Estupiñán que cabeceó un rival y el 9 rojillo, en la frontal, empalmó un zurdazo a bote-pronto que pilló una parábola a escasos centímetros del verde y se coló pegado al palo izquierdo de la meta rival. Hasta la estirada de Pacheco lo hizo más plástico, si cabe.

Pero el Alavés no quería ser comparsa en el guarismo 31 sin perder de los rojos en Pamplona, y un centro de Aleix Vidal lo empalmó en el área Laguardia para cortar distancias y dejar el luminoso en 2-1. También entró el VAR, pero David García rompía el fuera de juego. Y así encaminábamos hacia el descanso cuando llegó una jugada parecida a la del segundo gol rojillo, con centro desde la izquierda de Pervis, un punteo de un defensa y el Chimy empalmaba con rosca, fuera por un pelo, en una jugada que si acaba en gol yo me retiro de esto del fúbtol.Y acabó, pero no por el chut, sino por el VAR.

Los primeros 11 metros llegaron con un penalti que, si bien puede ser discutido, es penalti. No se puede sacar el codo, hacer el gesto e impactar con el cuero, como hace el defensa babazorro. Lógico que el árbitro, tras revisarlo en el túnel de vestuarios cuando ambos equipos debían estar desfilando por el mismo, decidiera retrasar la pausa al señalar la pena máxima. Torres plantó el cuero, cogió carrerilla, hizo media paradiña y la clavó. 3-1 y al descanso.

Nada más arrancar el segundo tiempo llegó el segundo penalti, el que sumaba los metros de pena máxima a 22. Nacho Vidal se vestía con el kimono, a lo anuncio de detergente, y le hacía una kata-placaje a lo Jean-Claude Van Damme a un rival que el colegiado no pudo evitar señalar penalti. Blanco y en botella, gol de Lucas Pérez, que anotaba por sexto encuentro consecutivo, haciendo la que en su día hizo el 'Chengue' Morales con Osasuna de marcar en un porrón de encuentros seguidos.

Y como no hay dos sin tres, tampoco hubo 22 sin 33. Rubén García centraba y Manu volvía a sacra el codo, Señor, qué manía más maluca me tienen los zagueros vitorianos, quizá confiados en que como habían pitado uno, dos iban a ser demasiado castigo. Pero no. Para eso está el VAR, aunque en esta ocasión confirmó lo que era evidente. Penal, penal, penal. ¿Torres? No. El de Arre tiró de generosidad y se lo cedió a Juan Villar, que estrenó su casillero de goleador en la máxima categoría, cuando casi peina canas en esto del fútbol.

De ahí al final hubo un larguerazo de Nacho Vidal, un poste de Íñigo Pérez, cinco minutos de Brasanac en lso que demostró que este chico puede ser muy importante en el equipo, una conejada de Fran Mérida que casi nos deja con diez, VAR mediante y gracias al VAR y alguna que otra intentona del Alavés que moría en una zaga comandada por el imperial Airdane y sin más agobios que los necesarios. Todo ello para certificar una victoria que hace historia, que deja el récord de imbatibilidad en El Sadar en 31 partidos, que a ver si son 32 contra el Athletic Club de Bilbao al que ya hemos pasado en la tabla y que visita a finales del mes Pamplona en un encuentro que va a traer más morbo que la reconciliación de Anita Obregón y Antonia Dell'Atte en Masterchef Celebrity.

Ahora a descansar, a recuperar a los tocados y a preparar un dificilísimo encuentro en Madrid, contra el Getafe, en la jornada electoral del 10 de noviembre. El que suscribe ya ha votado, que anda por tierras madrileñas por esas fechas con cena de primos, con los cuñados y con muchas ganas. A ver si hablo con el amigo Néstor y me mueve un par de entraditas y me planto en el Coliseum Alfonso Pérez, que ya que tiene el mismo apellido, con la misma van los nuestros y lo asaltan. ¿Por qué no? De 31 a 33 ya hemos visto que es posible. Lo puede ser de 18 a 21...

¡Hasta la muerte, Forofillo hasta la muerte!

Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra