x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Osasuna
EL FOROFILLO

¿Balón parado o parados ante el balón?

Otra vez con esa sensación de poder haber sacado más...

El Forofillo Fran Pérez

El Forofillo, Fran Pérez.

JESÚS CASO
Actualizada 18/10/2019 a las 23:35
A+ A-

Tooooda la semana avisando del peligro del Granada a balón parado, de la importancia que le da Diego Martínez, no como cuando pastaba por estos lares, a la elaboración de jugadas de estrategia. Desde los laterales, desde la esquina, en tres cuartos del ataque e incluso casi en el centro del campo. Que no se concedan córners ni faltas laterales, las justas y necesarias. Replegaditos y cerrados, a la espera de tenerta. Y ya si eso, a ver si rascamos de Los Cármenes.

Osasuna bajaba a tierras andaluzas con la intención de sumar en este inicio bueno de campaña, en un estadio donde los locales sólo han sufrido una derrota y con bajas en ambos equipos de las importantes. Los rojillos viajaban sin la verticalidad de Rober Ibáñez y con la ausencia de nuestro Messi, Rubén García. Pero con todos enchufados y con ganas de regresar con buenas noticias tras el parón liguero por compromisos de las selecciones. 

Ojito a la estrategia. Ojito a las faltas. Ojito a los arranques fulgurantes de los nazaríes, que estos marcan y luego a ver quién es el guapo que les mete un gol. Ojito. Pero ni ojito ni ojalete. A pesar de aguantar bien el arreón inicial. A pesar de llegar más que vivos a la media hora. A pesar de tener hasta cuatro ocasiones, con córners, remates francos y ocasiones ante la zaga que no se culminaban porque los defensas se cruzaban o, en última instancia, era Rui Silva el que evitaba el gol rojillo.

El meta local sacó una a Darko Brasanac que era la más clara del primer tiempo, en una jugada que nace de un taconazo de lujo del Chimy a Brandon. Y aquí es donde reside la clave del encuentro, la diferencia entre unos y otros, el detalle que decantó la balanza a favor de uno u otro equipo. La importancia del balón parado o, como le ocurrió a Brandon, quedarte casi parado conduciendo el balón para encarar al portero y no finiquitar la jugada en gol. Y si fallas o te quedas parado con el balón, pese a que el rechace favoreció a Brasanac, al final el que paró fue el meta local.

Y de esa clara, de ese posible 0-1 que nos marcaba a la perfección la intención con la que viajaba el equipo, pasamos a darle la vuelta a la tortilla. A una falta por empujoncito lateral, sobre Vadillo, de Nacho Vidal que casi ni es falta, pero Estrada no podía sino agradar a la grada local. Falta, falta. Y a callar, que mando yo. Y en esa suerte de balón parado, de parados ante el balón, el Granada cuenta con peloteros como Puertas (más bien parqué, porque estuvo más tiempo en el suelo que de pie en el último cuarto de hora de encuentro), o el propio Vadillo.

Recuerdo el Huesca 1-1 Osasuna del 50 aniversario de El Sadar. Estaba con mi sobrina Marta en la grada. Ganábamos 1-0. Final del encuentro. Córner para los visitantes. Vadillo planta el cuero desde la esquina y manda un teledirigido para que Melero cabecee el empate. Y ahí descubrí el guante del chavalillo que ahora juega en el Granada. Y esta vez no fue menos. Pese a los aspavientos de un excompañero suyo como el Chimy Ávila, colocado en la barrera y haciendo el parabrisas para que se desconcentre. Bien y tú...

Ese derechazo superó el parabrisas, la barrera de dos, se incrustó donde más daño hace a un meta, en el primer palo, donde Domingos Duarte aprovechó la fuerza del centro para cabecear. Rubén intentó espantar la mosca, pero el bicho acabó en el interior de la meta rojilla. Cuando mejor estaba jugando Osasuna, cuando más controlado teníamos el match. Cuando el equipo revelación de LaLiga empezaba a bajar la rodilla al suelo ante el juego de los rojillos...

De la salida en el segundo tiempo se pudo esperar una reacción con empate para los nuestros. Era lo justo, lo esperado, lo correcto. Y eso que Vadillo, en la diablura que se marcó por su banda marchándose hasta de su sombra, dejó el caramelo a un Carlos Fernández que todavía está explicándose cómo diablos no pudo empujar el segundo tanto local. ¡Maldito topo! Poco antes de que apareciera la zurda de Torres, la única ocasión de que dispuso el de Arre, pero que casi la lía desde el centro del campo. Colocó su disparo donde debía ir, a gol, pero sin contar con la reculada felina de un Rui Silva que se está destapando como lo que ya vimos la pasada temporada en LaLiga 123: un porterazo.

Poca chicha más en la recta final. Estrada Fernández, más malo que el aceite de palma y el aspartamo ambos juntos, siguió nadando a corriente y amonestando a los rojillos sin miramientos, dejando las amarillas a los locales para el banquillo. Tan seguro y chulín anduvo el pitolari que, sin ser conocedor de las pulsaciones a las que se llegan en un partido de fútbol, tiró de doble amarilla facilona en esa chulería casera para largar a un Fran Mérida que, de por sí, andaba fallón y desquiciado. Habrá que ver la lindeza que refleja en el acta.

No pudo ser. El Granada ganó 1-0, en un choque que hubiese terminado en empate si la justicia  existiera en esto del fútbol. Pero no es así. Lo bueno es que si el pasado año hicimos el peor encuentro en Los Cármenes y caímos 2-0, quedando campeones, y este año hemos perdido 1-0 y encima hemos merecido más, eso quiere decir que los hados van a estar de nuestra parte. Ahora, a currar, que queda mucho camino. A recuperar a los jugones, a restañar las heridas y a preparar el choque de la siguiente jornada en El Sadar. ¡Qué tiemble el Valencia, que paguen ellos los platos rotos!

¡Hasta la muerte, Forofillo hasta la muerte!

Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra