Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

El Forofillo

Conejada mundial

Osasuna se deja comer la tostada por un Barça con uno menos y que está muy lejos de ser un gran equipo

Ampliar El Forofillo lamenta la derrota de Osasuna
El Forofillo lamenta la derrota de OsasunaG.R.R.
Publicado el 08/11/2022 a las 23:46
Conejada rojilla antes del Mundial. Sin paliativos. Ante un equipo que no es ni la sombra de lo que fue, en construcción, donde solo Pedri parece dar la talla y en el que Piqué prestó el último servicio a la patria presionando a un colegiado que demostró por qué son uno de los peores estamentos profesionales que deambulan por este planeta. Como el equipo de Xavi, el colegiado careció de personalidad y de rumbo, de autoridad, de superioridad. Pero...
Este Osasuna se marcha al parón mundialista con mucha tarea hecha, pero podría haber sido mejor. Mucho mejor. Podría haber dormido tercero, en puestos Champions, sin tener que mirar más que a un par de equipos por delante, precisamente uno de ellos este Barça que se agarra a LaLiga como único trofeo importante que puede lograr, tras el naufragio de Champions al que ni las palancas salvaron, y en una Europa League que se creen que van a ganar con el escudo. Y no basta con eso...
Osasuna salió a presionar, a pelear y a correr, los rojillos salieron a dejarse el alma y a sudar, a ponerles las cosas complicadas a los de Xavi. Y es que este Barça está muy lejos de aquel que iba sobradísimo, a este Barça se le puede complicar con poco. Y así lo hicieron los nuestros. Presión, tensión, empuje, grada volcada y gol de David García. Entre unas protestas culés que pedían hasta el número del Gordo de Navidad. Ante el vicio de pedir...
La virtud de no dar. Y no dar, lo que se dice no dar, no hizo Lewandowski. El polaco se largó él solito. Ya pueden venir rabiando las redes, pero no puede hacer la entrada que hace, sin ni mirar al cuero, a David García máxime cuando tienes una amarilla. Ale, Robertito, ducha de agua fría y a templar los nervios, que esas cosas no se hacen sobre un terreno. Ni aunque te defiendan los impresentables del Plús...
Lo que le ocurre al Barcelona, y por extensión al Real Madrid, es que están acostumbrados a que les piten de otra manera. A que el rasero sea más "protector" con sus jugadores. Claro, así acabamos con que ambos equipos apenas sufren expulsiones y el resto, los mindundis, los que les bailamos el agua, tenemos que cumplir ciclos de sanciones y expulsiones a tutiplén. Oye, que si quieren la Superliga, arreando. Nos quedaremos cuatro pero bien avenidos.
Osasuna fue más conejo que nunca. Con un panorama ideal para derrotar al Barça, con uno más, con ventaja en el marcador. Con un segundo tiempo para apuntillarles, marcar el segundo ante su necesidad, una contra, un centro, un zambombazo del Chimy. Pero nada, conejos mundiales.
Todo salió mal en el segundo tiempo. El centro de Jordi Alba (pelazo) lo deja muerto Unai García. Pedro se equivoca en el empalme, y la cuela donde no había ni resquicio. Pero le vale, le basta. 1-1 y el empate, por lo menos, nos permitía sumar. Aunque no hubo ambición, no hubo garra, ni pelea, ni arreón. Con uno más, insisto.
Los cambios de Jagoba no funcionaron. Kike no sumó, Darko estaba perdido y no era indetectable, como otras veces. Peña ni existió, Budimir ni aparece, Barja es lo que es. No sumaron, no aportaron, ni siquiera sirvieron para refrescar. En el partido previo al descanso, se relajaron y acabaron pagándolo. Somos Osasuna, rediez, hay que andar más listos...
Lo mejor que nos puede pasar con Budimir es que se salga en el Mundial, que se revalorice y que lo vendamos. Por lo menos para recuperar parte de esos ocho kilos que La Famiglia tuvo que pedir a un fondo para hacerse con los servicios del croata. Un Ferrari en el garaje, que encima se va a correr en la pista de Qatar. Aquí poca chicha, gripado y punto.
Una derrota que escuece porque nunca lo van a tener tan a huevo para ganarles a los culés. Una derrota de conejos, que nos manda al parón mundialista con sabor agridulce, con 23 puntos pero que podían haber sido 26. Un parón que, tras la Copa del fin de semana, va a dejar a los nuestros con mucho tiempo para reflexionar, parea recuperar, para volver y tratar de zanjar lo antes posible la salvación. Otras metas llegarán.
¡Hasta la muerte, Forofillo hasta la muerte!
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora