Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

EL FOROFILLO

Ab(C)de

Osasuna vuelve a ganar cuatro partidos despúes en una gran noche del jugador cedido por el Barça

Ampliar El Forofillo celebra la victoria de Osasuna
El Forofillo celebra la victoria de OsasunaG.R.R.
Publicado el 20/10/2022 a las 22:21
Primera parte de horror, segunda de amor. Pero el choque de Ez Abde fue primoroso, desde el minuto 1 hasta el 93. Y eso que se sentó antes en el banquillo, pero es que el chaval regateaba hasta a los galenos de Osasuna que se empeñaban en ponerle hielo en la pierna. "El hielo para el kalimotxo, oye, que estoy en Pamplona", parecía de ir el jugador al cual el amigo JIM cataloga como Balón de Oro en los próximos años. ¿Por qué no?
Venía nuestro equipo tocado, nunca hundido, tras la derrota en el puerto del submarino amarillo y la de Pamplona contra el Valencia, haciendo un juego ramplón, con pocas alternativas del pobre míster, con errores en las líneas... y necesitaba coger un poco de oxígeno para no ahogarse en el mar de las críticas. Para ello, el de Berriatua dio un volantazo al timón y los que se agarraron a los cabos salieron titulares, mientras que los desprevenidos se fueron al agua.
Aitor Fernández se calzaba los guantes por primera vez y salía a defender la meta de su nuevo equipo. Juan Cruz se quedaba en el banco, dejando a los García de centrales con los otrora laterales destacados en el verde, a saber, Nacho Vidal y Manu Sánchez. Por delante el ancla, Torró, que miraba las espaldas de Ez Abde, Moi Gómez, Aimar Oroz y Rubén García de izquierda a derecha. Y el Ferrari Budimir en punta. Cuando es necesario hay que agitar la bolsa de nueces...
La primera parte fue un tanto ramplona. Empezó con un chut de Rubén García quien, sabedor de los problemas pericos en la portería, lo intentaba por si sonaba la flauta. Luego fútbol control hasta que un chaval que andaba por la izquierda quiso ponerle salsa al asunto. Y vaya si le puso, más que una cantinera mexicana en su restaurante recién inaugurado. ¡Ándele!
Abde agarro en el centro del campo, en su banza izquierda, el balón. Empezó a correr, hizo unos cuantos zigzagueos, se plantó al borde del área, secó a su par con un recorte de otros tiempos y cuando iba a marcar, se cruzó un rival evitando el que podría haber sido el gol de la jornada. De la semana. Del año...
No entró, pero puso a la gente más contenta que cuando llega la paga doble. En una primera parte en la que Aitor sacó una mano a remate de Cabrera cuando los periquitos ya cantaban el gol. Brutal lo del mocete, que acusó nervios en la primera salida que le tocó pero luego ya no sufrió ni erró ninguna.
Con todo por decidir se iban al vestuario los 22, para recibir órdenes y consignas que variaran el luminoso. Y parece que los rojillos hicieron más caso a Jagoba que los otros a Diego Martínez, porque la salida de Osasuna en la reanudación fue de las que nos gusta, de las que nos pone espitosos, de esas en las que corren con el cuchillo entre los dientes. Y el pirata más valiente fue Abde.
En el fútbol hay un ABC que se basa en la verticalidad. Para hacer daño, ser verticales. Nuestro ABC es Ab(C)de. Lleva el nombre del marroquí, un Ez que se convirtió en el filigranero destacado que volvió loca a la zaga visitante, hasta el punto de desquiciar a Calero que le arreó una patada ebn la rodilla que se quedó en amarilla (oscura para mi parecer, pero bueno, los pitolaris cobran).
Por dentro, por fuera, de rabona, control exquisito. me voy por aquí, me piro por allá, ahora me ves, ahoa no, y te la vuelvo a hacer. Hasta que en una de esas el cuero se va por línea de fondo, Moi saca en corto para Abde que, harto de correr, decide poner un centro medido a la cabeza de Budimir. El croata, único rojillo en un mar de cinco defensas, se aprovecha del despiste espanyolista y cabecea a gol .Magia, alegría, victoria...
Hubo arreón rojillo a por el segundo con un rival noqueado pero, como siempre, los rojillos revivieron a gente que no levantaba cabeza. Lecomnte venía con la vitola de porterillo, igual que el exrojillo Álvaro Fernández. Los cancerberos habían dado bastantes dolores de cabeza a los seguidores del Espanyol. Pero tranquilos, pericos, Osasuna os apoya. Y ahí que resucitamos al meta visitante.
Nacho Vidal fusila, Lecomnte despeja.David cabecea, el palo desvía. Aimar Oroz dispara y el meta se luce, Rubén lo intenta y encuentra de nuevo al de los guantes. Pero claro, como la envidia (sana) es mala (o buena) enfrente estaba un Aitor que respondió a las mil maravillas. Al mano a mano con ese "desconocido" llamado Joselu, al que se la saca con los pies. O blocando seguro el empalme de Puado tras una jugada triangulada de los catalanes. Todo se contagia, para bien del espectáculo.
Y para beneficio de la parroquia navarro, el equipo aguantó hasta el final. Ventaja mínima tras una segunda parte perfecta, regreso a la senda del triungfo, topicazos de goles son amores y buenas razones, que no hay rival pequeño y que el fútbol es así. Osasuna ha encontrado el ABC del fútbol, Osasuna tiene y disfruta de Ab(C)de...
¡Hasta la muerte, Forofillo hasta la muerte!
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora