Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Osasuna

El Sevilla pulsó el fichaje de David García

Estuvo dispuesto a pagar 8-10 millones y Osasuna no quiso entrar a negociar

Ampliar David García Zubiría, sonriente en un entrenamiento reciente
David García Zubiría, sonriente en un entrenamiento recienteJ.P. Urdiroz
Publicado el 11/09/2022 a las 06:00
Un verano más, Osasuna ha conseguido mantener su núcleo de futbolistas capitales, a los que ha sumado nuevas incorporaciones. Los Moi Gómez, Rubén Peña, Aimar Oroz o Ez Abde están copando la atención en estas primeras jornadas, pero no hay que olvidar el valor de haber retenido a los que ya estaban. Un ejemplo es que lo ha sucedido con David García, sondeado por todo un Sevilla durante el mes de agosto y que no ha hecho ni mención de moverse. Hubo un planteamiento con unas cifras económicas que se trasladaron, pero Osasuna no entró a negociar. No le apremiaba una venta que le desprendiera de su patrimonio deportivo y era fiel a su palabra de pedir la cláusula de rescisión. El defensa central, buque insignia a sus 28 años, tampoco tensó la cuerda.
El club hispalense se había desprendido de sus dos ejes principales de la zaga para aliviar su economía. Diego Carlos era traspasado al Aston Villa por 32 millones y Koundé al Barcelona por 50, ambas operaciones con variables añadidas. Era lógico que Monchi, su director deportivo, entrara de lleno en el mercado. A comienzos de julio, incorporaba al brasileño Marcao, pagando 12 millones al Galatasaray, y a mediados de agosto hacía hueco en sus filas a Nianzou, del Bayern, por 16.
Sin embargo, entre ambas operaciones se produjo un tanteo por el canterano rojillo, que venía de hacer una gran temporada y llamar la atención en el panorama nacional. Un intermediario se puso en contacto con el club para trasladar que el Sevilla estaba en disposición a pagar un traspaso de 8-10 millones de euros. No se dio ningún paso más. Ni Osasuna estudió el caso ni el pretendiente forzó la máquina. David García permaneció mientras tanto tranquilo.
En varias comparecencias públicas, Braulio Vázquez ya había dejado claro que se pediría la cláusula de rescisión por esos activos como el de Ibero. Ese mensaje también había llegado al Sevilla, que pese a ello estaba interesado en conocer la situación. “O se paga la cláusula de nuestros jugadores importantes o no se van. Lo digo por enésima vez”, reflejó el director deportivo de Osasuna el 2 de agosto. Semanas antes, el club ya había dejado muy clara su postura si el Athletic, ganara quien ganara las elecciones a la presidencia, quería fichar a Jon Moncayola.
La salida de David García de Osasuna cuesta 20 millones tras la renovación firmada en mayo de 2021, para cinco temporadas (6 millones en Segunda). Justo antes, el Rennes francés, equipo de Europa League, había mostrado un fuerte deseo en su incorporación ofreciendo una jugosa cantidad de dinero. Representantes del club llegaron a viajar a Pamplona.
Durante la temporada, el Atlético de Madrid también le tuvo en su agenda para seguirle en vivo en varios partidos. El jugador navarro podía encajar con el Cholo Simeone gracias a las prestaciones defensivas que ofrece, pero no se produjo ninguna ofensiva. Hoy en día, su precio no es fácil para estos equipos de jerarquía superior, algo que se suma a su felicidad personal de vestir de rojillo y sin olvidar que como cualquier futbolista siempre tendrá sus ambiciones.
TORRÓ Y EL VILLARREAL
Como ya era sabido, otro de los jugadores que contaba con un cartel muy atractivo era Lucas Torró. Venía igualmente de una extraordinaria campaña y fue el Villarreal quien quiso lanzarse para su fichaje. Contaba entonces con una cláusula de 10 millones, pero se duplicó tras la renovación, hasta el año 2027.
La firma se estampó a comienzos de junio sin que el mediocentro hubiera esperado a sacar ventaja de su posición con el mercado más avanzado en el tiempo y para más tranquilidad de Osasuna.

APUNTE | Los tiempos han cambiado

​Desde que Osasuna está en Primera, ningún futbolista de los denominados capitales ha sido traspasado. La plantilla ha ido subiendo su nivel con los fichajes, mientras en el plano individual ha habido casos de crecimiento progresivo que han fortalecido el bloque. Se ha actuado a tiempo con un goteo continuo de renovaciones. Mejoras de contrato colocando a cada uno en el escalafón que merece y el consiguiente aumento de las cláusulas. Ofertas han llegado sin que Osasuna se haya visto obligado a vender. En otros tiempos, era ley de vida. Fichas más débiles y un proyecto menos estable. Hacerse fuerte siendo un club deportivo y con un entorno de recursos inferior al de otros competidores tiene un mérito que hace reflexionar para valorar el momento actual: nada es para siempre.

volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE