Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Osasuna

Pablo Ibáñez, madera de entrenador y estudiante de INEF

Ampliar El futbolista navarro, de 23 años, en la grada de Tajonar
El futbolista navarro, de 23 años, en la grada de TajonarJesús Garzaron
Publicado el 07/08/2022 a las 06:00
Pablo Ibáñez vive en Mutilva desde los 14 años. Antes era de Burlada. También se deja ver en Valtierra, pueblo de su madre. En la localidad del valle de Aranguren, es un joven más dentro de su cuadrilla con todos los cuidados que debe llevar un futbolista profesional.
¿Ha estudiado?
Tengo dos títulos de entrenador, el nivel 1 y el nivel 2. Luego, hice grado superior de Físico Deportivas. Ahora estoy estudiando INEF, la carrera.
No ha parado.
Sí, pero tampoco quiero atropellarme porque todo no se puede. INEF es en Vitoria y aquí entrenamos a la mañana. Es complicado al no poder ir. Lo que hacía el año pasado con amigos de aquí es preguntarles y coger apuntes. Es más difícil, pero se intenta sacar con más tiempo.
¿Le gusta ser entrenador?
Me gusta, me gusta. Entrené a chavales de Mutilva durante cinco años. Me falta el nivel 3, me lo sacaré más adelante.
¿Le ayuda a ser mejor futbolista?
Sí, porque me gusta hablar en el campo.
¿Cambia mucho la vida estando en un equipo profesional?
Sí. Es todo más profesional. Hay un mayor seguimiento. La comida... Todo. Pero te adaptas y nos viene bien a todos.
¿Le reconocen más en la calle?
Algo más sí. Algunos más te paran de vez en cuando. Pero de momento, poca cosa.
¿Mira las redes sociales?
Intento no mirar mucho. Tiene su parte buena y su parte mala. Cuando haces las cosas bien, son comentarios positivos. Pero cuando haces las cosas mal... Intento mirar lo menos posible y que esas cosas no afecten a la cabeza.
¿Qué aficiones tiene?
En verano, juego bastante a pádel. Me gustan los deportes con raqueta. Me gusta todo tipo de deporte. Salir con los amigos, escuchar música... Lo típico.
¿Qué le dicen los amigos al nuevo jugador de Osasuna?
Son vacilones, pero me vienen a ver muchos partidos y están pendientes de mí. Quieren que me vaya bien. Eso se agradece.
¿A Valtierra va?
Bastante. Cuando tengo un día libre me gustar ir y estar con la familia y los amigos que tengo allí.
¿Son de Osasuna?
Igual hasta más. Hay mucho rojillo. Lo sienten mucho.
Mientras tanto, sus amigos disfrutan del verano, con las vacaciones y las fiestas...
Es una de las partes que hay que sacrificar. Irse de vacaciones cuando nosotros estamos aquí, pasarlo bien en Sanfermines... Hay momentos que te pierdes. Es la parte que tiene el jugar al fútbol profesional. Son cosas a las que te adaptas también. Hay momentos para todo.
Bienvenido sea, ¿no?
¡Sin duda!
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE