Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Osasuna

El nuevo presidente del Athletic descarta pagar la cláusula de Moncayola

El triunfo de Jon Uriarte desbarata el convencimiento que tenía Osasuna de perder a su jugador

Ampliar Jon Moncayola pugna con Iker Muniain en el partido de la primera vuelta de la pasada temporada en El Sadar entre Osasuna y Athletic
Jon Moncayola pugna con Iker Muniain en el partido de la primera vuelta de la pasada temporada en El Sadar entre Osasuna y AthleticJ.P. Urdíroz
Actualizado el 25/06/2022 a las 08:16
El resultado de las elecciones a la presidencia del Athletic hizo saltar por los aires el convencimiento que tenía Osasuna de perder a Jon Moncayola. Ganó en las urnas Jon Uriarte, que horas antes se había desmarcado del resto de candidatos asegurando que sería “una irresponsabilidad” pagar la cláusula de rescisión de 22 millones por el de Garínoain. Estas palabras cambiaron durante la jornada el planteamiento que tenía el club durante la semana al considerar con seguridad que su futbolista se marcharía ganara quien ganara en los comicios de San Mamés. Sin embargo, Uriarte se desmarcó con rotundidad. “¿De verdad que nos vamos a endeudar para traer este jugador? ¿Vamos a reforzar encima a Osasuna, que recordemos que el año pasado quedó uno o dos puestos por debajo de nosotros y con ese dinero va a hacer maravillas? ¿Vamos a taponar la salida de jugadores del filial? ¿Cuál es el mensaje? Además, este jugador en las condiciones que están diciendo que lo van a fichar me imagino que tendrá una ficha elevadísima. Por lo tanto, se destroza la escala salarial”, declaró a El Correo durante una embarrada jornada electoral. A Osasuna se le abría una puerta para retener a Moncayola y seguía convencido de que si ganaban Iñaki Arechabaleta o Ricardo Barkala, no había nada que hacer al existir acuerdo para salir. Era su tesis.
VALVERDE LE QUIERE, OSASUNA NO NEGOCIARÁ
El club siguió con enorme atención las elecciones desde sus estamentos al máximo nivel: técnico, ejecutivo y directivo. Por la noche, se confirmaron las noticias que ofrecían antes los sondeos a pie de urna. Uriarte era el ganador. Según sus palabras, tan nítidas, no pagará los 22 millones de euros porque sería arruinar al Athletic.
En Osasuna celebraron poder contar con el futbolista al conocer el resultado, pero se insistió en que no se negociará una rebaja de la cláusula con el nuevo presidente electo. Su entrenador es Ernesto Valverde, que quiere a Moncayola. También lo hubiera sido en caso de ganar Ricardo Barkala. La negativa rojilla es incuestionable. El precio no será nunca inferior.
Se produjo por lo tanto un vuelco en todos los planteamientos que tenía sustentados el club. Era consciente en los días pasados que tendría que encontrar un sustituto con el nuevo contexto de los 22 millones en cartera y lo que implicaría en el mercado de fichajes.
Osasuna, cuentan dos voces diferentes de la entidad, lo sabía antes de que el jueves por la tarde la candidatura de Ricardo Barkala hiciera explotar la bomba. Si salía elegido presidente, la semana que viene pagaría la cláusula de Moncayola. Sobraba decir que había habido contactos. “Ni irresponsabilidad ni imprudencia. Nosotros hemos dado los pasos suficientes para decir lo que hemos dicho”, se defendía este viernes Barkala, el candidato que menos votos reunió.
EL ANUNCIO NO GENERÓ EL EFECTO DESEADO
En Bilbao, su anuncio no generó el efecto deseado. Vista la reacción de numerosos aficionados en redes sociales y el resultado, se puede deducir que la afición del Athletic entendió que el precio era desorbitado: 22 millones más un contrato que mejoraría las condiciones que tiene en Osasuna siendo el mejor pagado del vestuario. El mensaje a tiempo de Uriarte hablando de prudencia caló, aparte de otras propuestas en su programa y su perfil independiente.
El tercero en cuestión era Iñaki Arechabaleta, que daría el banquillo a Marcelo Bielsa. Osasuna mantenía que Moncayola también se habría ido en caso de que se hubiera impuesto en las urnas. “Lanzar ese órdago de última hora me parece imprudente. Si cualquiera que gane estas elecciones quiere ir luego a por Moncayola, nos hace un flaco favor”, expuso Arechabaleta sobre Barkala, en una posible estrategia para justificar este elevado pago que tendría pensado.
Fue una jornada electoral en Bilbao de un incesante cruce de declaraciones y que tuvo a Moncayola en el centro del debate. El canterano rojillo se queda en Osasuna salvo que Jon Uriarte se desdiga y esté dispuesto a pagar los 22 millones. Ni un euro menos quitará de ese precio la entidad que preside Luis Sabalza.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE