Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Osasuna

Rubén García: "No estaba bien en cuanto a sensaciones, pero he aportado por otro lado"

El osasunista reconoce un pequeño bajón en su rendimiento deportivo, pero también un “trabajo en la sombra” para buscar otras facetas dentro del campo “quizá menos vistosas”. Desmiente una posible lesión en el pubis y asegura que el equipo tuvo más sensaciones que puntos

Ampliar Rubén García posa en el césped de El Sadar tras el amistoso que disputó Osasuna el pasado jueves ante el Alavés
Rubén García posa en el césped de El Sadar tras el amistoso que disputó Osasuna el pasado jueves ante el AlavésJ.P. Urdíroz
Publicado el 30/01/2022 a las 06:00
Rubén García cumplió ante el Granada 200 partidos en Primera División -112 con el Levante y 88 con Osasuna-. Analiza los motivos de la dinámica negativa que atravesó el equipo, asegura que Jagoba Arrasate está feliz en el banquillo de El Sadar y sale al paso para desmentir cualquier rumor sobre una pubalgia que le penaliza en su rendimiento. Fuera del fútbol, valora el uso de las redes entre los jóvenes.
¿Cuánto de importante era llegar al parón con una victoria?
Veníamos de un triunfo anímico importante contra el Cádiz y frente al Celta las sensaciones no fueron malas. Perdimos porque fueron mejores. Durante la semana se habló mucho de valorarlo más allá de la cómoda situación clasificatoria del equipo. Si no nos salía bien, la situación podía volverse complicada.
El equipo venció y convenció.
La sensación fuera de casa, a veces, era de que el equipo no competía y que nos costaba estar a la altura del rival. En cuanto a coger sensaciones positivas a nivel de confianza el partido ante el Granada era clave y así fue. Desde el primer minuto fuimos superiores y el equipo estuvo en campo rival.
¿Qué ocurrió esas 10 jornadas sin lograr una victoria?
El fútbol, sin darte cuenta, te posiciona. La situación real no era estar tan arriba en la tabla, pero tampoco fue lógico entrar en una racha tan negativa y caer en picado. Cuando entras en una dinámica negativa parece que en cualquier momento se va a arreglar, pero no es así. Tienes que volver a posicionarte y preguntarte dónde estás, qué ha pasado hasta ahora y cómo se puede afrontar el futuro. Parecía que en los primeros diez partidos estábamos salvados, pero esa no era la realidad. Quedaba y queda mucha temporada. Hay que tener calma y que el grupo siga unido como hasta ahora.
Daba la sensación de que no se competía, sobre todo, a domicilio.
Si miramos los resultados a domicilio tampoco creo que el equipo no llegara a competir. Siempre estamos dentro del partido, pese a las situaciones negativas o los bajones mentales. En ese aspecto no hemos fallado. Cuando estás arriba te puedes relajar un poco, pero no somos un equipo que sea conformista. No se nos puede achacar la falta de competitividad en casa o fuera, a pesar de que los resultados no fueran los deseados.
En situaciones así, ¿hay presión desde arriba?
El club transmite confianza y confía en el proyecto. Las bases están claras y son la dirección deportiva y el entrenador
La confianza en Arrasate es plena.
En el fútbol actual no creo en los cambios a corto plazo porque no se deja trabajar a esa persona. Son muchos años los que llevamos juntos. Gestionar un grupo a veces es complicado, pero el míster nos transmite calma. No era la primera vez que estábamos en esa situación. No sentimos presión desde arriba, solo tranquilidad.
El entrenador acaba contrato en junio. ¿Temen su marcha?
No lo sabía. A nivel individual estaré agradecido aunque se marche en verano o siga muchos años. Sé que el míster en Pamplona está agusto. Ha encontrado una situación cómoda y se siente como en casa. Sé que prioriza eso más allá de lo deportivo. Es verdad que a nivel personal siempre buscas crecer o vivir experiencias nuevas, pero el míster es una persona cercana, tranquila y está agusto en su entorno. En caso de que tenga que decidir, lo hará para bien.
En lo personal, el bajón del equipo coincidió con un Rubén García menos protagonista. ¿Fue así?
Soy consciente. En épocas del Levante donde no tenía buen rendimiento llegaba a casa y mi padre me decía: “Rubén, no estás bien”. No hace falta que me lo diga nadie. Yo sé cuándo estoy bien o mal o cómo me encuentro. Ni en el mejor momento del equipo yo estaba bien. Soy el primero que he estado trabajando en la sombra para buscar otras facetas dentro del campo que quizá son menos vistosas. Los futbolistas somos personas y, en ciertos momentos, no estamos tan bien. Puedo fallar con los pies o no estar tan avispado como acostumbro. No estaba bien a nivel de sensaciones, pero he aportado por otro lado. Sé que todavía me queda margen de mejora.
¿Hubo algún motivo para ese bajón en el juego?
La verdad que no.
Se rumoreó que sufría del pubis.
La primera temporada sí que estuve jodido, pero ahora no. Físicamente las lesiones no han influido en mi rendimiento. Se puede achacar al estado mental o de confianza. Repito que somos personas antes que futbolistas. Si no te encuentras bien en el campo pierdes confianza y parece que eres otro jugador. Hay tramos de la temporada donde se junta todo: el rendimiento del equipo no es el mejor, cometes errores, hay derrotas...

“Me gusta estar expuesto en redes, pero rechazo lo tóxico”

¿Duele que relacionen su rendimiento deportivo con el uso que hace de las redes sociales?
Eso es lo fácil. Somos personas y también tenemos nuestra vida social. Están las redes, mi novia, mi familia, mi empresa... Hay cosas mucho más importantes que el fútbol. Soy activo, lo reconozco, y me gusta participar en las redes sociales. Me gusta estar expuesto. Permito y me gusta recibir críticas constructivas, ya sean positivas o negativas. Sé que hago las cosas mal y hay que saber digerir los comentarios. La edad me ha ayudado a madurar bastante.
Hay tipos de críticas.
Lo que sí penalizo son las personas que atacan a terceros o faltan al respeto. Lo rechazo. Como futbolista, desgraciadamente, recibo muchos insultos. Es un asunto que siempre está de actualidad para cualquier personaje público.
¿Le afecta?
Intento pasar, pero llega a afectar. Seguro que al niño que insultaban en el colegio también intentaría no hacer caso, pero al final te llega. He vivido situaciones donde me iba jodido a casa por recibir ese tipo de comentarios tóxicos. He aprendido a distinguir. No es lo mismo una persona que se esconde detrás del anonimato que un aficionado que de verdad quiere que mejores. Soy y seré muy tajante con lo negativo y las faltas de respeto.
¿Suele leer todos los comentarios que recibe?
No estoy muy pendiente porque, al final, sería dañino que las redes ocupen mucho tiempo de mi día a día, pero suelo leer. La mayoría de las publicaciones las pongo yo. Las redes sociales son un medio muy bueno, pero si no sabes actuar bien pueden ser negativas, sobre todo, para la gente joven.
¿Por qué embarcarse en el mundo de los eSports?
Es una faceta que me ha apasionado desde mi juventud. Desde pequeño jugaba a videojuegos, aunque sin dejar a un lado los estudios y el fútbol. De alguna forma me he encontrado con la necesidad de posicionarme en este mundo.
Hable de ‘Guasones’.
Es una empresa que está creciendo. Vamos a cumplir dos años. El proceso es muy lento porque lo quiero hacer con cautela. Es un sector que crece de forma exponencial. Queremos crecer a nivel de plataformas. Hay mucha necesidad de formación en Navarra. Hay que controlar, pero también dar rienda a los chavales para que crezcan con videojuegos y tablets. Se empieza a notar esa necesidad de asociarse a un equipo de eSports. En Pamplona todos los chavales que nacen y crecen son de Osasuna, pero en el futuro van a necesitar ser de un equipo de eSports. Uno de mis objetivos es posicionarme en Navarra.
Se nota que entiende y conoce el sector. ¿Le ocupa todo esto mucho tiempo en su día a día?
Tengo gente trabajando en ello que hace que mis preocupaciones sean casi nulas. Es cierto que si tienes una empresa tienes que dedicarle tiempo. Por las tardes hago trabajo específico de prevención. Más allá del entrenamiento de la mañana, dedico muchas horas al fútbol. Voy al gimnasio tres o cuatro días a la semana, pero también me gusta jugar a los videojuegos. De Guasones suelo tener reuniones una vez a la semana o cada quince días. No me quita tiempo. Si me quitara soy el primero que lo dejaría a un lado.
Ha echado raíces en Navarra y tiene proyectos a futuro. ¿Se quedará muchos años en Osasuna?
Estoy a gusto. Tengo proyectos en Pamplona y no solo a nivel de Guasones. Me gustaría montar algo inmobiliario y poder incluso quedarme a vivir aquí. Mi madre me dice que ya nunca voy a volver al pueblo. Yo le digo que las raíces tiran mucho, pero me siento un navarro más aunque suena a tópico.
volver arriba

Activar Notificaciones