Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

El Forofillo

De película

El bicho no puede con los fuertes, caso de David García o del menda lerenda... Anda que no nos queda guerra por dar

Ampliar El Forofillo en tiempos del coronavirus
El Forofillo en tiempos del coronavirusJAVIER IBORRA
Actualizado el 23/01/2022 a las 18:21
La cosa hoy va de películas, como la dirigida por Alejandro González Iñárritu, '21 gramos', o la de James Cameron, 'Terminator 2'. Tan de película como el triunfo rojillo en el Nuevo Los Cármenes, en tierras nazaríes, donde no se lograba la victoria desde 1958. Y no ha llovido ni nada. Y no se han estrenado películas ni nada desde entonces.
Dicen que el cuerpo pierde 21 gramos cuando muere, cuando exhala el último suspiro, un peso que se afirma pertenece al alma. Esta es la premisa de la película protagonizada por Sean Penn y así me sentí hace tres días, cuando abandonaba la clausura por el bicho dichoso. 21 gramos de paracetamol después veía la luz. No los perdía, los ganaba, para poder aparcar al dichoso coronavirus.
Vamos por la vida pensando que si nos libramos del bicho al final nos van a dar un premio, que sé, un antígenos, por ejemplo. Pero el jodío está a la vuelta de la esquina, en cualquier parte, y menos mal que esta variante, la ómicrom (onitrón que dice la iletrada de la Paz Padilla) parece menos grave. Aunque a saber...
Tras la paliza en los pulmones, con una tos de aúpa, sin fiebre pero con febrícula, con paliza en el cuerpo y siete días largos de paciente, atendido a las mil maravillas por mi Chuchu, como un topo que sale a la superficie lograba abandonar el enclaustramiento. En el mismo me merendé la derrota en Vigo en un choque en el que no se vio ni sombra de nuestro Osasuna, por mucho que las crónicas siguientes cantaran la mejoría del equipo. No la vi, sería por el bicho que no me dejaba discernir.
Y ocho días después abría la puerta del dormitorio, sacaba el lanzallamas y depuraba la estancia, con el negativo entre los dientes como pendón de mi triunfo en esa batalla contra la covid. Y me marqué un Schwarzenegger en 'Terminator 2' en toda regla, con un "volveré" que me recordó a lo que hizo el gran David García en Granada. Volver, no con la frente marchita, sino dura y poderosa para cabecear a gol el 0-1 y comenzar a borrar fantasmas, guarismos en contra, décadas de infortunios a la sombra de una Alhambra donde los rojillos no sumaban dos de triunfo, tres desde que comenzara la nueva puntuación. "Volveré...".
Y volvió. Vaya si lo hizo. Pero no solo don David, sino todo Osasuna. Porque Jagoba tiró del equipo titular en el Nuevo Los Cármenes. Con Manu y Nacho en las bandas, Juan Cruz y David en el centro. Torró, Monca y Darko en el medio. Con Rubén García a un lado. El Chimy y Budimir arriba. Mejor equipo no puede haber, volvió Osasuna. Y volvió la presión, el dominio, la pelea, la tensión. Volvió ese equipo que nos enamoró en el primer tramo de campaña, con el que nos íbamos a comer LaLiga a bocados hasta que se borraron, se borró o vaya usted a saber qué ocurrió. Igual fue por el T2000, igual por el virus, o porque se escaparon esos 21 gramos del alma rojilla sin la que no hace nada este equipo.
Un señor equipo, una primera parte seria, perfecta en defensa, con el único lunar de la contra que falló en el mano a mano un rival y que Sergio Herrera sacó con la cara. El resto perfectos. Menos en el VAR. Dejaron tirar las líneas al sobrino del pitolari al mando, porque vaya manera de anular el gol de Moncayola por fuera de juego de Budimir. Las redes clamaban preguntando por qué se tiraba la línea en el codo del croata, ¿acaso es una parte del cuerpo válida para marcar? Tenía que haber rematado algún centro con el codo, a ver si se lo anulaban... El caso es que ni así se descompuso Osasuna. Volvió el equipo y en el segundo tiempo se certificó el regreso.
Sin coronavirus, el que apartó a dos de los García del equipo titular. Pero con el mismo juego. Los rojillos siguieron presionando, siguieron jugando. Un córner desde la izquierda lo puso Rubén García con música y el primo David cabeceó como enseñan en los vídeos para los chavales. Salto, impacto con el cuero y giro la cabeza. Ahí que se coló el balón sin que Maximiano pudiera hacer nada. "Volveré". Vaya si volvió. Por la puerta grande. Porque no es sólo marcar, es aguantar. Y entre David y Juan Cruz se merendaron a unos llamados Jorge Molina, Luis Suárez, Carlos Bacca... Ahí es nada.
Y otro García volvió. Salió al campo junto a Javi Martínez cuando tocaban los locales el "a la carga". Con todo el peligro sobre el verde. Pero era mediodía de Garcías, era domingo de Osasuna y el atacante mojó para no dejar al central solo como máximo goleador del equipo e igualarle. En una jugada más digna de la LNFS, con triangulación por la derecha, balón al área donde se mete Nacho Vidal y pase de la muerte para que Kike empalme con rabia, con furia, con altura (tanta que casi se le va). 0-2 y toda la película casi filmada.
No hubo susto final, ni siquiera se concedió la ocasión de tenerlo. Los rojillos cerraron bien, incluso pudo llegar el tercero en alguna contra. Pero hasta en eso ha crecido este grupo, sabiendo contemporizar, no hacer sangre y saber que la victoria está en la bolsa. Sin bichos, sin películas, sin robots vendidos del futuro para aniquilar a la esperanza de la humanidad, a la esperanza del osasunismo. Hubo victoria y un regreso triunfal desde tierras andaluzas.
Ahora toca descansar. Hasta el 5 de febrero no vuelve la Liga, partido contra el Sevilla en Pamplona, choque contra un aspirante al titulo en El Sadar, un equipo, el de Lopetegui, que mucho va a tener que hacer si quiere sacar algo positivo de nuestro feudo. Porque hemos vuelto. El que suscribe de entre las garras del bicho, David a la defensa de Osasuna y el equipo a ganar fuera de casa. A lo Pedro Almodóvar, 'Volver', pero sin Penélope Cruz. Aunque, eso sí, con su primo Juan que va creciendo que es un lujo...
¡Hasta la muerte, Forofillo hasta la muerte!
volver arriba

Activar Notificaciones