Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Crónica

La calidad del Celta tumba a un buen Osasuna

La efectividad en las áreas decantó el duelo en Balaídos

Ampliar Ante Budimir, que jugó solo en punta, se lleva la pelota de cabeza ante el céltico Fran Beltrán
Ante Budimir, que jugó solo en punta, se lleva la pelota de cabeza ante el céltico Fran BeltránCAOsasuna
Publicado el 20/01/2022 a las 06:00
Osasuna cayó con la cabeza alta en Balaídos. Hay maneras y maneras de perder. La de este miércoles en concreto se alejó de la imagen deprimente que estaba ofreciendo antes de la reparadora victoria contra el Cádiz. No hay por qué enlazarla, por tanto, con aquella sucesión de malos resultados bajo el manto de una crisis de identidad. Los rojillos fueron esta vez reconocibles. Sin gol y escaso remate, pero con sus principios. En varias fases del partido además. Con sus limitaciones, pero agarrados a su filosofía. Es un punto a favor en este ciclo de reconstrucción mental y futbolística mientras la clasificación sigue siendo amable.
Las áreas decidieron un duelo entre dos combatientes de la zona media en el desangelado estadio vigués. A fin de cuentas, es lo que cuenta en el fútbol. El Celta se valió de dos conexiones de tremenda calidad cuando maduraba la primera parte para desarbolar a una defensa que acusaba las ausencias de sus pilares. Para eso cuenta Coudet con esos futbolistas de enorme pie, dinamismo y visión. Y ahí estuvo el partido. Osasuna no había sufrido antes ni sufrió después.
En ataque fue la antítesis de la eficacia porque hubo llegadas con el 0-0 y con el 2-0. Budimir gozó de la más clara con un lanzamiento al larguero que hubiera adelantado a los navarros. Faltó en la segunda parte ese gol que le hubiera dado picante al encuentro. Osasuna se sostuvo fiel a su estilo. Siendo protagonista y con personalidad. Empatando o perdiendo. Sin ocasiones reales, pero cruzando esos puentes que siempre le han llevado a buen destino. Demostró sentirse vivo, sin mirar esa racha sin marcar a domicilio que pesa.
INICIO PROMETEDOR
Osasuna había cuajado unos veinte primeros minutos esperanzadores. Ver que salía a por el partido era la mejor señal de su ambición. En ese primer tramo había conseguido quitarle la pelota al Celta, un equipo de naturaleza dominadora por la exquisitez técnica de sus hombres.
Budimir no había llegado por centímetros para rematar a la red al poco de comenzar el partido un centro que le ponía Kike Barja, ayer capitán ante las bajas de los García y la nueva suplencia de Oier y Torres. El croata se calentaba. Estaba jugando como único punta ayudándose del trabajo de Darko y los centros que le ponían desde los costados. Era pronto, pero pudo haber otro marcador de haber aprovechado su gran oportunidad. Nacho Vidal sirvió desde la línea de fondo y el internacional croata se anticipó al Aidoo para mandar la pelota al larguero, con Dituro batido. Era el primer aviso serio de un Osasuna que jugaba con la línea defensiva adelantada como rige el libreto de su técnico.
Unai Dufur debutaba en el centro de la defensa, ayudado por la experiencia y el mando de Juan Cruz, aparte del alto grado de los dos laterales. Era la pareja elegida ante las circunstancias. Dufur cogería el pulso al estreno en la segunda parte, cuando se soltó más con el balón y en la anticipación para ganar los duelos.
El Celta nubló la vista rojilla con dos acometidas decisivas en cosa de ocho minutos. No sorprende que este equipo genere situaciones así por los jugadores que tiene. ¿Culpa de Osasuna? La hubo en ambos goles, claro está, por esa falta de contundencia. Los celestes mostraron ahí su superioridad. Con eso les fue suficiente. Hugo Mallo batió a Sergio Herrera con un zurdazo ante el que pudo hacer bastante más el portero. El capitán del Celta, que había avisado antes, enganchó el disparo desde la frontal tras una dejada de Cervi en una rápida triangulación.
El 2-0 también llegó en una acción combinada. Corrió más la pelota que las piernas y la cabeza de los jugadores navarros. Denis Suárez dibujó un espectacular taconazo para la irrupción de Iago Aspas, que pegado a la línea de fondo sacó el centro para la llegada de Santi Mina. El Celta anduvo más listo. La calidad le abrió la puerta para anticiparse y encontrar el gol.
VOLCADOS SIN REMATE
Osasuna respondió al golpetazo sin ofrecer al menos la sensación en la segunda parte de venirse abajo. Salvo un extraño lío de Sergio Herrera en el minuto 90, no hubo mayor peligro por parte local y sí buenas intenciones de los de Arrasate. El equipo sabía llegar al área. Entraba por banda y presionaba con diente cada vez que perdía la pelota. Jagoba apostó después por el Chimy y Kike García. También fue la noche del debut del extremo Iker Benito, otro talento pulido en Tajonar y que demostró descaro en ese cuarto de hora.
La pena fue que esas llegadas no se tradujeron en remates que abrieran la esperanza de poder puntuar. El ghanés Aidoo fue el verdadero mariscal de la retaguardia gallega. Osasuna no se detuvo en su afán de intentarlo.
El equipo se marchó de vacío de Balaídos y con la asignatura suspendida en cada área. No obstante, también pesa en la balanza su intención de buscar al rival. Este Osasuna tiene cara de Osasuna.

CELTA: Dituro; Hugo Mallo, Aidoo, Araujo, Javi Galán; Beltrán (Okay Yokuslu, m.78); Brais Méndez (Solari, m.69), Denis Suárez (Tapia, m.59), Cervi (Nolito, m.78); Aspas y Mina (Galhardo, m.69).
OSASUNA: Sergio Herrera; Nacho Vidal, Unai Dufur, Juan Cruz, Cote (Manu Sánchez, m.78); Torró (Chimy Avila, m.68); Kike Barja (Iker Benito, m.78), Darko, Moncayola, Rubén García (Roberto Torres, m.78); Budimir (Kike García, m.68).
GOLES: 1-0 Hugo Mallo, min.29. 2-0 Santi Mina, min.37.
ÁRBITRO: Cordero Vega (cántabro). Amonestó a Javi Galán (min.31) e Iker Benito (min.84) y Nacho Vidal (min.92).
INCIDENCIAS: Balaídos, 8.837 espectadores.

Las claves

Budimir estrella un balón en el larguero
El delantero croata lanzó al travesaño una pelota que le sirvió desde la banda derecha Nacho Vidal. Era el minuto 9. Visto el partido, esa jugada pudo cambiar el marcador.
El Celta se vale de su clase técnica
No hay que descubrirse ante el Celta, que sobre el papel debería estar más arriba en la clasificación por los jugadores que tiene. Su calidad resultó determinante para ejecutar dos buenas acciones combinadas a partir de la media hora.
Defensa rojilla de circunstancias
Unai Dufur y Juan Cruz formaron la pareja de centrales inédita. Era lógico que les faltara acoplarse y que en los metros finales sufrieran ante la superioridad celeste. Pero dieron la cara y completaron un partido digno, como el equipo.
Osasuna tuvo una idea clara de juego
Fue lo más positivo del partido. Antes de los goles del Celta y después. Los rojillos fueron reconocibles en su juego, con esa presión tras pérdida y ese ánimo de llegar al área contraria en pocos toques. El problema es que faltó remate. La derrota no tuvo nada que ver con las anteriores. Osasuna demostró que está vivo, más allá de sus limitaciones.
Doble debut: Unai Dufur e Iker Benito
La noche de Balaídos dejó la siempre grata noticia de ver en acción a dos jugadores de las categorías inferiores. Debutaron con el primer equipo Unai Dufur e Iker Benito. Seguirán a las órdenes de Arrasate.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE