Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Fútbol

19.238 gargantas y 102 decibelios

El Sadar rugió con fuerza de principio a fin en el regreso del aforo completo en la grada año y medio después

Afición y jugadores, cara a cara, en el clásico cántico tras los partidos en El Sadar para celebrar una victoria in extremis
Afición y jugadores, cara a cara, en el clásico cántico tras los partidos en El Sadar para celebrar una victoria in extremiscordovilla/urdíroz
Publicado el 03/10/2021 a las 06:00
El ruido de El Sadar fue una bocanada de felicidad. Desde el calentamiento hasta el estallido con el gol de Manu Sánchez. Se alcanzaron 102 decibelios, el pico de la jornada. Un martillo neumático a poca distancia, una discoteca, un concierto de música, petardos o una carrera de fórmula uno se sitúan entre 100 y 120 decibelios. A partir de esa barrera se considera el umbral del dolor y provoca daños en el oído humano. El rugido del osasunismo fue placentero.
19.238 espectadores se dieron cita en un estadio sin límite de aforo y con una capacidad total para 23.573 personas tras la reforma y ampliación. No se registraba un dato tanto alto desde el 18 de mayo de 2014 ante el Betis. Solo en las esquinas se vieron huecos y la zona del rail seat estuvo muy poblada para estrenar el Muro Rojo.
Los aplausos en la salida de los equipos sirvieron para romper el hielo. Banderas y bufandas al viento. 91 decibelios. Y tambores de guerra en el fondo sur. Regresó Indar Gorri para prender la mecha con sus cánticos. El minuto de silencio dio paso al empuje inicial. La canción Somos un equipo, como banda sonora al principio u al final. Jagoba Arrasate también tuvo protagonismo, ídolo del osasunismo. Ante la falta de ocasiones sonó el Riau Riau. Oportunidad para Kike García, 76 decibelios. Hubo tímidos cánticos de “Directiva Dimisión”, en el minuto 25.
Ocasiones y locura con el gol
Osasuna se animaba al calor de la grada. Y cocinaba su fútbol a fuego lento, con esa gestión de las emociones que había pedido Jagoba Arrasate horas antes. Cabeza fría. Pero el corazón se agitaba con ocasiones de peligro. El disparo de Lucas Torró sirvió para echar más leña. Gurea de bizitza basatia (nuestra vida es salvaje) se entonó desde la grada, uno de los cánticos favoritos del público. 90 decibelios que subieron algo más en el descanso con Barricada de fondo. La segunda ocasión de Torró dejó la cifra casi en 100.
Los gritos contra el Chimy Ávila cambiaron el clima. A favor o en contra. Un plebiscito que enfrió la caldera durante unos minutos. Coincidió con los peores minutos de Osasuna. Pero lo mejor estaba en camino.
Esa zozobra momentánea terminó con un latigazo in extremis marca de la casa. Ese arreón de las grandes citas. Tardará en olvidarse en los muros de El Sadar. Minuto 91. Cote puso el centro y Manu Sánchez se tiró en plancha. Un remate coral de todo El Sadar, ansioso por celebrar la primera victoria.
Alegría desbordada. 102 decibelios, el récord de la tarde. Detrás de ese ruido: gritos, furia, abrazos, choques de mano, aplausos. La felicidad plena se apoderó del estadio en su primer día con aforo completo año y medio después. ¡Y victoria! Se había resistido en las cuatro jornadas anteriores.
El ritual del final
Osasuna y El Sadar mostraron todo su poderío con los tres puntos en el bolsillo. Más allá del resultado, de nombres y de rivales. Juntos, al unísono, redondearon el círculo cantando. Volvió el ritual. Jugadores, titulares y suplentes, y la afición frente a frente. También se sumó Arrasate. El broche a una gran fiesta.

Los decibelios

​91

en la salida de los equipos antes de empezar el partido.



98

en la oportunidad de Torró en el minuto 51.



102


en el gol de Manu Sánchez en el minuto 91.



Datos de la aplicación Decibel X.

volver arriba

Activar Notificaciones