Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Alavés 0-2 Osasuna

Osasuna recupera la pegada ante un balsámico Alavés

Los de Arrasate solo necesitaron una pizca de acierto para quebrar en cinco minutos la resistencia de un rival que acumula ya cuatro derrotas

Actualizado el 19/09/2021 a las 00:21
Osasuna se ha curado las heridas de la derrota contra el Valencia con un triunfo cómodo y serio frente a un Alavés que acumula ya cuatro derrotas y que se ha mostrado como un rival tan débil como balsámico.
Los de Arrasate han ganado aplicando la ley del mínimo esfuerzo. El equipo no estaba para fiestas después de pasar por la consulta de Bordalás el pasado domingo, así que ha entrado el partido con más cautela de la habitual, si bien poco a poco ha ido soltándose, recuperando sensaciones, confiando en sus virtudes. La estrategia a balón parado es una de ellas, indiscutiblemente. Y en el minuto 22, de córner, David García ha calcado el gol de Cádiz, el de aquel 2-3 en el descuento,  batiendo al portero del Alavés de imponente cabezazo.
El Alavés ha demostrado ser un equipo con la mandíbula de cristal. Ha acusado el 0-1 y, como todo pesimista, se ha encargado de que las cosas fueran a peor. En una jugada sin demasiado peligro, un defensor del Alavés, Toni Moya, ha defendido una jugada con el brazo extendido, el balón le ha golpeado en el codo y ni el árbitro ni el VAR han tenido dudas: penalti. La jugada ha permitido a Roberto Torres poner en práctica su carrerita característica, esa sucesión de pasitos cortos, de competición hípica en los fosos de la Ciudadela, antes de batir a Sivera con un fuerte derechazo, solo cinco minutos después del primer gol.
Con el 0-2, el partido ha quedado emplazado al minuto 90. Ni el Alavés ha tenido argumentos para que hubiera emoción ni Osasuna se ha empeñado en hacer más sangre. A los rojillos les valía con sumar tres puntos para olvidar la pesadilla vivida contra el Valencia, para hacer que esa derrota quedara en el recuerdo únicamente como un tropiezo puntual y para recuperar la confianza en que esta temporada, con los mimbres que tiene a su disposición Arrasate y los que les faltan aquellos equipos llamados a sufrir, como este Alavés, no se deberían pasar apuros para lograr la permanencia. 
volver arriba

Activar Notificaciones