Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Análisis

La mutación de Osasuna

Arrasate puso sobre el campo tres sistemas diferentes ante un sólido Sevilla

En-Nesyri intenta marcharse de Moncayola. El máximo goleador del Sevilla salió para jugar los últimos minutos.
En-Nesyri intenta marcharse de Moncayola. El máximo goleador del Sevilla salió para jugar los últimos minutos.
Actualizada 23/02/2021 a las 06:00

Nadie puede decir que Osasuna no lo intentó frente a un Sevilla que desplegó su mejor versión de la temporada en El Sadar. El técnico Jagoba Arrasate probó hasta tres sistemas diferentes ayudado por la polivalencia de un Jon Moncayola que, a sus 22 años, ya suma 50 partidos en Primera División.

Los rojillos formaron con su habitual 1-4-1-4-1 con Torró de ancla y Budimir en punta. Sorprendió la presencia del croata, que sentó en el banquillo a Calleri. Una bala más para usar en función del partido. La puesta en escena no pudo ser mejor y Osasuna salió a morder. El premio a la valentía llegó en el tercer minuto cuando Oier cabeceó al poste. La carta de presentación navarra prometía ante ante el cuarto clasificado de la competición. El inicio fue eléctrico.

La arenga del técnico Lopetegui espoleó a los suyos, que se hicieron con el control del juego. El Sevilla monopolizó la posesión y sacó a relucir todos sus registros. Largas posesiones, diagonales, contras o patadón si hacía falta. Una pizarra completa del técnico vasco para controlar el partido. Ante el orden de Osasuna la estrategia podía dar la llave del gol y así fue. El central Diego Carlos saltó por encima de todos. 0-1. Poco más pasó en el primer tiempo.

EL REGRESO DE DARKO

Sin cambios en el descanso, el Sevilla salió mejor y, a los cuatro minutos logró, el 0-2 de la tranquilidad. Arrasate esperó diez minutos más para agitar al equipo. Pasada la hora de juego movió ficha. Tres de una tacada. Salieron Calleri, Roberto Torres y Darko, que regresaba tras su lesión en el peroné. El triple cambio provocó también el cambio de sistema y Osasuna pasó al 1-3-5-2. Moncayola actuó de central derecho con Nacho Vidal por su carril y Manu Sánchez en el perfil zurdo.

Los rojillos se fueron arriba de forma descarada y colgaron balones desde ambas bandas para la dupla Budimir-Calleri. Sin embargo la envergadura de futbolistas como Fernando, Jordán o Diego Carlos evitaron cualquier tipo de peligro aéreo. El Sevilla se sentía cómodo atrás, pero también demostraba peligro a las contras. A Osasuna no le quedaba otra que ir de frente y asumir riesgos.

El partido, sin complicación alguna para el árbitro, entró en una espiral de faltas. Así llegaron las amarillas de Munir, Nacho Vidal y Jordán. Ante la imposibilidad de crear peligro por bajo, los rojillos aprovecharon cualquier balón parado para colgarlo al área. Esa baza no era suficiente. Arrasate lo siguió probando, esta vez con Roberto Torres en una posición más centrada. Tampoco. Mientras el Sevilla contemporizaba el juego, los minutos corrían en contra del conjunto navarro que compitió ante un equipo Champions, pero se marchó a casa impotente y con solo un tiro a puerta.

TERCER EXPERIMENTO

Lopetegui, que no las tenía todas consigo pese al 0-2, también refrescó al equipo con la entrada de jugadores del nivel de Rakitic, En-Nesyri o el Papu. Casi nada. Arrasate no se quedó de brazos cruzados y volvió a darle una vuelta de tuerca a su sistema. La entrada de Iñigo Pérez por Nacho Vidal, a falta de diez minutos, hizo que Osasuna regresara a la defensa de cuatro. Ahora Moncayola era el lateral derecho. Su tercera posición en el partido. Un lujo tener en una plantilla a este tipo de jugadores. Tiene músculo, piernas y cabeza para ser un hombre importante.

A tumba abierta, Osasuna quería recortar distancias. El típico cuento de la lechera de anotar el 1-2 y soñar con el empate. Sin embargo, daba la sensación de que el Sevilla tenía todo bajo control. Incluso el cuadro andaluz pudo hacer el 0-3. Por algo el equipo de Lopetegui ha ganado 12 de sus últimas 14 salidas y suma cinco triunfos ligueros consecutivos sin encajar gol. Un cerrojo que jamás pudo abrir Osasuna, pese a probar con varias llaves.

Te puede interesar

Te puede interesar


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE