Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Osasuna

Oferta de Osasuna para comprar El Sadar

  • Osasuna necesita la reforma y antes se lo venderá el Gobierno
  • El Ejecutivo rechaza formar una sociedad de la propiedad
  • El coste se pagará en 10 años y hay confianza en el acuerdo

Imagen del estadio de El Sadar con motivo del entrenamiento del primer equipo esta temporada.

Una vista del estadio de El Sadar con motivo del entrenamiento del primer equipo esta temporada.

Actualizada 16/02/2018 a las 08:21

Osasuna está pendiente de que el Gobierno de Navarra le traslade una respuesta a la oferta que le ha formulado para la recompra de El Sadar. El acuerdo puede alcanzarse en los próximas días después de las últimas conversaciones mantenidas, en las que se ha descartado la opción de formar una sociedad. La vía abierta en estos momentos es la de la recuperación del estadio para pagarlo como máximo en un plazo de 10 años, tal y como establece la ley del Patrimonio de Navarra. Esta cantidad ofrecida no se tiene por qué corresponder al precio de su tasación en 2015 de 23,5 millones.

Será la primera ficha que caiga del dominó que tiene contemplado el club. La siguiente es la ejecución de las obras para la reforma (y en todo caso ampliación). Es de obligada necesidad ya que El Sadar ni siquiera tiene licencia de apertura porque no cumple con la seguridad y pesan en muchas zonas sus 50 años de antigüedad. El coste se estima en 14 millones. Aquí habrá que llegar a un acuerdo con el Ayuntamiento de Pamplona para que conceda la licencia. Este dinero está provisionado y viene del beneficio del ejercicio anterior. Se debe invertir en los dos próximos dos años, reduciendo de esta forma el impuesto de sociedades.

En toda esta operación aparece como agente LaLiga, tal y como señaló el presidente Luis Sabalza el martes para justificar el apoyo a la subida de sueldo de Javier Tebas. Osasuna va a tener que pagar una importante cantidad al Gobierno y corre riesgo de endeudamiento, sabiendo que LaLiga impone a los clubes unos ratios que se deben cumplir. El escenario de la recompra del estadio podría poner en jaque a la viabilidad y limita el gasto para contar con una plantilla de futbolistas competitiva. Se reduciría seriamente el tope salarial, dicen en el club.

CONVERSACIONES CON GÓMEZ

La entidad lleva trabajando con LaLiga la solución, en concreto con Javier Gómez, que es el director general corporativo y máximo responsable de las cuestiones económicas de los clubes de Primera y Segunda. El mensaje que se garantiza es que esa cantidad a pagar al Gobierno no se va a computar como deuda que influya en los ratios y en el tope salarial. La otra ventaja es que le ofrece financiación para pagar la recuperación de los bienes a través de las entidades bancarias con las que trabaja.

Este ha sido el motivo por el que el club ha votado a favor de la subida de sueldo de Tebas, a 1,2 millones de euros, una corriente que fue mayoritaria en los clubes con la excepción del Real Madrid, Athletic, Real Sociedad, Celta y Oviedo. Fue la decisión que adoptó Osasuna el lunes en una reunión de la junta directiva, el director general y el gerente. Se pusieron sobre la mesa las ventajas y los inconvenientes, sabiendo que el presidente de LaLiga fue declarada persona non grata por sus socios compromisarios en octubre de 2016 y que genera rechazo en un amplio sector del osasunismo, más si cabe cuando en la instrucción del Caso Osasuna insistió en que Osasuna tenía que ser imputado. “Tiene que haber sanción deportiva , no solo a dirigentes”, señaló en noviembre de 2015, añadiendo después que el asunto “no puede salir gratis deportivamente” hacerlo porque sería “horroroso”. “Va a ser imputado ”, indicó sobre el club, que finalmente no va a ser juzgado aunque recurriera.

HUBO ALGUNAS DUDAS

Los rectores de Osasuna eran conscientes de que la decisión iba a generar malestar en el entorno social, como así ha ocurrido. Pesó el futuro a medio plazo con el estadio de por medio. Era una forma de corresponder al apoyo que ofrece LaLiga, dejando a un lado la posibilidad de que otro equipo pudiera llegar a la patronal si Tebas, acompañado por el propio Javier Gómez, se marchaba al Calcio italiano en el caso de que no se aceptara su subida de sueldo. Se corría el riesgo de que hubiera otro planteamiento y se alargara mucho el tiempo, empezando todo de cero.

Tampoco se olvidan en Osasuna que con los actuales dirigentes de LaLiga, los ingresos de televisión han aumentado de forma considerable con la venta centralizada de los derechos. Cuando el club compitió en Segunda en la 2014-2015, el dinero en este concepto fue solo de 2,5 millones. En la siguiente, con el acuerdo firmado del nuevo reparto, ascendió a 5. En Primera, en la 2016-2017, llegó a ser de 44 millones brutos, y en la presente temporada se van a ingresar 8,9, es decir cuatro veces más que hace tres años, sin contar la ayuda al descenso.

Desde que ascendió a Primera y se pagó toda la deuda con Hacienda, el planteamiento de Osasuna siempre ha sido el de recomprar los bienes que cedió al Gobierno a cambio de 43 millones que salvaron un club de 94 años de historia en 2014 tras la lamentable gestión de Patxi Izco, Miguel Archanco y Ángel Vizcay.

Se tasó El Sadar en 23,5 millones, por los 14,4 de Tajonar. En este último caso, las conversaciones han ido encaminadas a la compra por parcelas, comenzando por un dinero que se obtendría de la venta de un terreno anexo al Navarra Arena ante el interés de un comprador de pagar 3,7 millones para edificar una residencia universitaria. De ahí, 2 millones irían a pagar las cuotas de urbanización del Navarra Arena pendientes.

LA SOCIEDAD Y LA LEGALIDAD

En una primera instancia, el deseo sobre la recompra de El Sadar era el de formar una sociedad con el Gobierno para la propiedad. Se entendía que si el club asumía el coste de las obras de la reforma de una terreno que no es suyo, eso le debería repercutir como dueño en una parte. Es decir si las obras costaban 14 millones y El Sadar valía 24, el nuevo valor sería de 38, por lo que aproximadamente 40% sería de Osasuna. En el nuevo San Mamés existe una sociedad con las instituciones y el Athletic, pero eso es otra realidad.

Sin embargo, esta opción de la separación de la propiedad de un bien patrimonial fue rechazada por el Gobierno foral debido a razones legales tras las consultas que se realizaron. El siguiente paso, el que está encima de la mesa y que verá la luz pronto según las previsiones, es el de la recompra para pagar en 10 años. Y para eso, Osasuna necesita a la Liga.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra