DN RUNNING

Las claves de la 'nueva' Behobia

  • La organización ha decidido recuperar el recorrido original para celebrar el 50 aniversario
  • La cita cambia su salida, pierde el paso por Lezo y el puerto de Pasaia, y descubre otras zonas urbanas y 'toboganes'

Mapa de la 50 edición de la Behobi-San Sebastián

Mapa de la 50 edición de la Behobi-San Sebastián

DN
0
24/04/2014 a las 06:00
  • OIER ERKIZIA. SAN SEBASTIÁN
La emblemática Behobia-San Sebastián celebrará el próximo 9 de noviembre sus bodas de oro. Cincuenta años y cincuenta carreras que han convertido a la cita guipuzcoana en una de los grandes referencias del calendario para muchos corredores populares, entre ellos cientos de navarros.

Este año el Fortuna, organizador de la carrera, ha decidido probar un itinerario nuevo después de una larga y meditada reflexión. Un recorrido urbano que favorecerá el ambiente y dejará de bloquear zonas como Lezo, Trintxerpe o Bidebieta. No será un cambio definitivo, pero el club ha pensado en la edición 50ª como momento perfecto para experimentar.

Iñigo Etxeberria, director de la carrera (que tras los primeros días de inscripción suma ya más de 4.000 inscritos), explica los cambios en el trazado desde Behobia hasta el boulevard donostiarra.

1. La salida: se adelanta 700 metros respecto a la actual chicane. El arco estará colocado en la avenida paralela al río, a la altura del puente que da acceso al barrio de Artía. El nuevo emplazamiento facilitará más espacios entre los grupos de corredores y evitará la tan irritante mediana. Según Etxeberria, "permitirá una salida más homogénea y más vistosa. Los corredores podrán calentar en las calles adyacentes y se podrán incorporar a la recta desde diferentes accesos". Este año los favoritos comenzarán a rodar a las 10 horas y después el resto de populares -7 grupos en total- partirán de forma escalonada.

2. Gaintxurizketa: El primer rompepiernas de la carrera llegará casi un kilómetro antes -el alto estará aproximadamente en el kilómetro 7,2-, pero la subida será prácticamente igual. En lugar de usar los carriles dirección San Sebastián, los atletas ascenderán por los de la izquierda, en sentido contrario a la circulación. Se pierde el 'túnel de la euforia', donde los corredores descargaban la tensión acumulada en el inicio de la prueba. En su lugar habrá un pequeño repecho al inicio de la ascensión que acorta unos pocos metros la distancia total recorrida en la subida. La mayor afección la vivirá el público que se acerque a animar. Los aparcamientos anexos a la N-1 quedarán taponados durante toda la carrera. "Lo más recomendable será usar el servicio de Euskotren", apunta Etxeberria.

3. Adiós Lezo, hola N-1: cuando los corredores lleguen al alto, deberán coger la antigua N-1 dirección Errenteria. Los toboganes de Lezo quedarán este año para el tráfico. Los atletas bajarán por una pendiente suave hacia el polígono Landaben y la zona de Lintzirin. "Todo el recorrido entre la rotonda de Gaintxurizketa y Errenteria será libre de tráfico, por lo que la carretera será de uso exclusivo para la Behobia". Antes de llegar a Lintzirin, a la altura de los concesionarios, estará ubicado un avituallamiento.

4. Acceso a Errenteria: tras dejar atrás Landaben, el pelotón de corredores atravesará la zona de Lintzirin. A la altura del Leroy Merlin estará situado el kilómetro 10, ecuador de la prueba. Etxeberria espera "una carrera más rápida en su primera mitad por las circunstancias favorables del terreno". La N-1 sigue su curso por la variante que bordea Errenteria, pero el recorrido de la Behobia continuará por uno de los accesos hacia Larzabal. Atravesará una rotonda y un pequeño túnel y se encaminará hacia el centro de la localidad.

5. Alameda: se espera que sea uno de los puntos más calientes de la Behobia. La carrera cruza Errenteria de un extremo a otro, por lo que la presencia de público está asegurada. Hasta ahora muchos errenteriarras se desplazaban hacia el puerto para animar a los suyos, pero ahora lo harán desde casa. Los corredores, por su parte, atravesarán una zona llana, sin aparentes obstáculos. Poco más de 2.000 metros en los que se podrá bajar el ritmo, regular fuerzas y prepararse para los complicados kilómetros que se avecinan. Pero Etxeberria avisa. "Hemos contado 17 pasos de cebra elevados. Los que se encuentran cerca del casco no son peligrosos, pero los que están en los accesos tienen una altura considerable. Los atletas tendrán que estar muy atentos y más de uno tendrá que regular su pisada". A la altura del kiosko estará ubicado otro punto de avituallamiento. La afección al tráfico, por otra parte, será mínima ya que habrá salidas por Fanderia y la zona alta de Errenteria.

6. Capuchinos: sin duda, el invitado sorpresa de este año. La subida a Capuchinos encierra más peligros de lo que uno espera, sobre todo si uno ha sido valiente con su ritmo de carrera. Pegará más de un susto. Es una ascensión corta, de unos 300 metros, pero dura, sobre todo al final. Está en el kilómetro 13, abandonando Errenteria. Puede resultar un punto decisivo a la hora de seleccionar favoritos. Etxeberria así lo cree. "Si tendría que comparar, lo haría con una mitad de Miracruz. Tal vez el inicio sea cómodo, pero el último tramo, el que bordea el túnel de Capuchinos, es realmente duro".

7.Pasai Antxo y los 'toboganes': tras Capuchinos, la carrera se incorpora brevemente a la N-1 dirección San Sebastián. Compartirá durante 200 metros espacio con el tráfico. "Hay tres carriles: el de la izquierda que viene de Altamira será para los coches, el central estará vacío por motivos de seguridad y el de la derecha será nuestro", explica Etxeberria. Pero que nadie se despiste. Los toboganes de Lezo tienen relevo en la edición de oro de la Behobia. Una sucesión de subidas y bajadas que llevará al pelotón a cruzar Pasai Antxo, llegar a Buenavista y lanzarse hacia Herrera. Los nostálgicos del puerto lo disfrutarán en este punto porque la carrera pasará a su misma altura.

8. Miracruz, desde Herrera: la épica de la última subida seguirá intacta en esta nueva Behobia. Está por ver si será tan demodelora como hasta ahora, pero la primera parte de la ascensión desde Herrera promete y mucho. Sobre todo porque este año viene precedida por los toboganes y no por el interminable desierto del puerto. "El arranque no es igual, es cierto. Pero el recorrido tiene nuevas cuestas antes de llegar aquí". Veremos ataques. Seguro.

9. De Contadores al Boulevard: aquí se unen el circuito tradicional y el nuevo. Inconfundible por los sonidos de lacharanga. El segundo tramo de Miracruz será igual que hasta ahora y también los últimos tres kilómetros hasta la meta del Boulevard donostiarra. Habrá que ver las sensaciones de los corredores habituales en este punto respecto a años atrás. A partir de aquí es cuando se vive la Behobia en estado puro. El inconfundible y ya clásico "¡Me han llevado en volandas!". Que así sea.
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE