Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Running

Kader Algham, correr para sobrevivir

Afronta la recta final de su regularización tras llegar como inmigrante ilegal y, con ella, se abre el “sueño” de que el atletismo sea su profesión. Sus victorias en distintas carreras navarras en los últimos dos años han mostrado a las claras ya su potencial

Ampliar Abdelkader 'Kader' Algham tiene claro  que, corra en el club que corra, quiere vivir en Navarra.
Abdelkader 'Kader' Algham tiene claro que, corra en el club que corra, quiere vivir en Navarra.José Carlos Cordovilla
Actualizado el 28/06/2021 a las 22:56
Su nombre irrumpió con fuerza en el mundo de las carreras populares de Navarra en noviembre de 2019. Entonces, un desconocido marroquí sorprendía por sus ritmos y se imponía en el Cross de Hiru Herri a corredores consagrados como Ayrton Azcue o Antonio Etxeberria. No quedó ahí. Un mes después se imponía en la San Silvestre de Lerín -una hora después de ese triunfo, llegaba tercero en la de Pamplona- y estrenaba 2020 con una nueva victoria en el Cross de Larraga. La covid-19 fue un brutal frenazo inesperado en sus planes y sus vidas. Un problema más añadido para un Abdelkader Algham que, en un año, era ya una referencia en el mundo atlético navarro. Pero ¿quién era ese sorprendente corredor capaz de correr los 10 kilómetros por debajo de 3 minutos el kilómetro?
Como tantos otros, tras sus logros deportivos, existe una historia de sacrificio, trabajo y afán de superación extremo tras dejar atrás “una vida muy complicada” en Tauorirt, al este de Marruecos, su localidad natal.
Pocos sabían entonces que, quien había sido tercero en el 5.000 del Campeonato de Marruecos y el de cross corto, corría para sobrevivir. Que el atletismo y los premios que lograba en las carreras eran su forma de subsistir, que corría con unas zapatillas rotas y que, a pesar de ello, reservaba para las carreras porque eran mejores que con las que entrenaba y que, por su situación irregular, no podía fichar por ningún club. Y eso que el Grupompleo Pamplona Atlético se interesó rápido por él.
Ahora tiene “ofertas” de otros clubes nacionales para el tramo final de esta temporada. Y es que Kader Algham, de 26 años, encara ya la recta final del largo proceso de trámites legales para obtener el permiso de residencia y dar una zancada más en su carrera para convertirse en atleta profesional, su “sueño” y para el que atesora potencial de sobra.
Sin poder entrenar adecuadamente, con una nutrición muy alejada de la óptima para un deportista de elite y más bien de subsistencia -ha estado acudiendo a un comedor social, viviendo jornadas sin comer por falta de recursos- y con un escaso material deportivo, sus marcas -todas cercanas a los actuales récords navarros- son prometedoras.
‘LIEBRE’ EN VALENCIA
“En 2018 me invitaron a correr una prueba en Francia. Acepté y obtuve el permiso para poder salir de Marruecos a correrla. Pero tenía muy claro el plan”, recuerda ahora en un más que aceptable castellano. “Sólo mi hermano mayor sabía que, realmente, mi idea era quedarme en España, conseguir trabajo y tratar de obtener la residencia. Y así lo hice. Corrí la prueba en Francia y no volví a Marruecos. Pasé a España”, explica.
Aunque estuvo un mes en Alicante, el corredor se trasladó a Tiebas, a casa “de un conocido que le cobraba poco por vivir con él”. Desde allí se trasladaba en autobús a Pamplona para entrenar y regresaba por la noche a la casa.
La vida de Algham dio un giro de 180 grados cuando, en esos entrenamientos matinales en la Vuelta del Castillo, comenzó a coincidir con la atleta pamplonesa Ana Llorens. Entonces, apenas sabía expresarse en castellano. Pero, poco a poco, los dos atletas comenzaron a entrenar juntos que ha derivado en una amistad.
“Al principio le costó. Pero a fuerza de ir compartiendo rodajes, un día se ofreció a ser mi liebre en los 10 kilómetros de Valencia. Me contó su historia y su situación”, recuerda Llorens, atleta del Bathco, campeona navarra de 10.000m (2020), medallista en los últimos Nacionales master así como bronce en el Europeo 2019 .
Por eso, cuando Algham le comentó que se quedaba sin casa porque ya no podía seguir viviendo en Tiebas, Llorens y su pareja Ioseba Fernández no dudaron en ayudarle en todo lo posible. “No podía ser. No podíamos quedarnos al margen. Sin más. Es muy buena persona y su situación daba mucha tristeza”, dice Llorens.
“Ellos son mucho más que amigos. Son mis hermanos. Han sido mi gran apoyo en este tiempo y lo mejor que me ha pasado desde que viajé a Europa. Es una segunda familia para mí. De hecho la madre de Ana, Rosa, es ya como una segunda madre”, reconoce.
A través del matrimonio navarro, Algham pudo contactar con Imanol, una persona que ayuda a inmigrantes y que le ofreció un piso con un alquiler muy pequeño -compartido inicialmente con una familia cubana y unos saharauis-. Con pequeñas colaboraciones y los premios en las carreras populares ganaba algo de dinero para sobrevivir y también obtuvo ayuda para ir a un comedor social.
Mientras, y pese a todo, seguía entrenando. “El atletismo, correr. Me ha ayudado mucho. Es mi forma de vida y quiero que sea mi futuro”, apunta.
Pero los alicientes de las carreras populares acabaron en marzo de 2019 cuando la pandemia de covid-19 encerró la vida en las casas. También a él, quien se quedó sin uno de sus principales sustentos. “Pasé 50 días sin hacer nada de ejercicio. Sin salir de casa. Fue muy duro”, recuerda ahora.
Ya en noviembre sí pudo participar en la prueba popular de 5 kilómetros que la Federación Navarra de Atletismo organizó en Los Arcos. La ganó con total claridad, corriendo prácticamente solo desde el inicio hasta la meta y sin entrenar de forma específica.
“Es otro de los problemas que tiene. No hay un grupo de entrenamiento con el que pueda entrenar. Compartimos los rodajes pero no le puedo ayudar en sus series o a ritmos más altos. Por ejemplo, hizo una tirada de 20 kilómetros en la que pasó por los 10 en 34 minutos y quiso apretar un poco en los segundos 10 y los corrió en 30. Eso, en la Vuelta y con zapatillas que, por ejemplo las últimas, las compró en Wallapop”, explica Llorens.
FEDERARSE POR NAVARRA
Y es que el contar con los últimos diseños de zapatillas, esas que con mediasuela de carbono ayudan en el rendimiento, no deja de ser un sueño para quien mira cada euro en el día a día. “Como pronto llega su cumpleaños creo que tendrá unas Vaporfly como regalo. Yo las he probado y son una ayuda muy importante, tanto para mejorar marcas como en la recuperación física posterior. Se nota”, señala la pamplonesa. “Estuvimos mirando para que se comprase unas pero, justo esos días, tuvo un contratiempo y tuvo que destinar lo ahorrado a otra cuestión más importante”.
Y es que, dentro de todas las vicisitudes que está teniendo en su vida, uno de los aspectos que más le están costando es estar lejos de su familia. “Sin duda. Es muy duro. Mi madre cree que no voy a volver a verla nunca. Cada vez que hablamos por teléfono llora. Por eso, en cuanto tenga la residencia, lo primero que quiero hacer es viajar. Poder ir a ver a mi familia a Marruecos”, afirma sin duda.
Después de ganar este pasado sábado la XXXI Carrera Popular Hiru Herri, el atleta marroquí ya fija su próximo objetivo. “He recuperado el aliciente. En julio voy a empezar ya los entrenamientos específicos porque quiero correr en 28 los 10 kilómetros de Laredo”. Espera que sea la puerta que le abra un contrato en un club nacional, al menos hasta acabar el año.

SUS DATOS

Nombre: Abdelkader Algham

Nacimiento:
el 2 de agosto de 1994 (actualmente tiene 26 años) en Tauorirt, localidad al este de Marruecos, capital de la provincia del mismo nombre y a a 100 km al sur de Nador.

Familia: tiene seis hermanos que, al igual que sus padres y sus tres sobrinos, viven en Marruecos y a los que no ha visto desde 2018. En Navarra, Algham ha encontrado una “segunda familia” en la formada por Ioseba Fernández y Ana Llorens.
En el atletismo: comenzó a practicarlo “algo tarde” en 2012, cuando ganó una carrera escolar. Fue tercero en el Campeonato de Marruecos de 5.000 y en el de cross corto de 2015. En 2017 comenzó a competir para el club Assalam y, un año más tarde, fue invitado a una carrera en Francia. Tras correrla, decidió quedarse en España e iniciar el proceso para obtener la residencia. Aunque lleva sin correr en pista desde 2017, ostenta 3:44 en 1.500m, 13:45 en 5.000m. Además, 28:58 en 10 kilómetros en ruta y 1h05:13 en media maratón.

SUS MARCAS

28:58
10 kilómetros en ruta.

3:44

1.500 metros lisos en pista.

13:45
5.000 metros lisos en pista.

ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones