Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Entrevista
Balonmano

Ruslan Dashko: “Mi mejor opción es seguir en Anaitasuna y con mi familia al lado”

Internacional ruso de 24 años, apenas jugó en la primera vuelta. Lejos de venirse abajo, y con una situación personal complicada, pelea y trabaja sin excusas. Y, poco a poco, está ganándose minutos

Foto de Ruslan Dashko, lateral zurdo del Helvetia Anaitasuna.
Ruslan Dashko, lateral zurdo del Helvetia Anaitasuna, está afrontando su primera temporada en el conjunto navarro tras jugar la pasada campaña en el Ángel Ximénez cordobés.
Actualizada 15/03/2021 a las 06:00

Era uno de los referentes en el ataque del Ángel Ximénez de Córdoba la pasada temporada. Pero recibió la oferta de Helvetia Anaitasuna y, pese a que en el club andaluz no querían dejarle marchar, fue valiente, siguió su impulso y apostó por empezar un nuevo proyecto en Pamplona. Sin embargo, Ruslan Dashko no está disfrutando en tierras navarras tanto como le gustaría.

Espigado, tímido, afable y muy trabajador, este internacional ruso, de 24 años, comienza a tener algunos minutos en el esquema de Quique Domínguez tras una primera vuelta casi sin haber salido del banquillo. El gol que logró en el último duelo liguero ante el Guadalajara -y que dio el empate al conjunto navarro- fue una inyección más que necesaria de confianza para el lateral zurdo, que asume con naturalidad y sin dar problemas su rol actual en el vestuaro. Eso sí sin tirar la toalla ni dejar de trabajar día a día para adaptarse y encontrar su hueco.

Y todo ello con una sonrisa dispuesta a dibujarse en su casa. Sólo un tema se la borra y endurece su gesto. No oculta que está “un poco triste” y viviendo un momento “muy duro” en el plano personal. El no poder estar con su mujer Vera y con su hija de 16 meses, Mariana, que no han podido viajar desde Stravpol (Rusia) y a las que apenas ha visitado unos días el pasado verano y en Navidad, le afecta.

“El tema por el covid-19 y las restricciones no están ayudando tampoco nada”, reconoce. “Han roto mis planes”, expone en una entrevista realizada gracias a la traducción de Tatiana Shamuratova. Y es que su desconocimiento del idioma, ahondado porque vive solo y apenas mantiene relación en Pamplona con personas al margen del equipo, es otro reto añadido al que se está enfrentando también en la capital navarra.

¿Cómo se siente en Pamplona?
Pamplona me encanta. De verdad. Es una ciudad muy interesante, me gusta el Casco Antiguo. Suelo salir a pasear tranquilamente por las calles. Es un tipo de vida que me gusta. Lo que no me gusta tanto es el tiempo (ríe). Es mejor que el de Rusia, pero no como el que tenía en el sur. No obstante, es cierto que estoy un poco triste por estar solo, por no tener conmigo a mi familia. Es un tema que me preocupa, me afecta. Y que se une a que me gustaría jugar más, claro.

¿No han podido venir con usted?
Mi idea es que hubieran venido al cumplir los 10 meses jugando en España, pero no ha podido ser. Me dicen que tengo que llevar 12 meses en el mismo lugar no ya sólo en España. Ahora, además, están las restricciones debido a la covid-19, tanto en Rusia como en España. Rusia ha cerrado fronteras. No deja salir. Se ha complicado todo mucho pero es lo que hay. No hay otra. Y lo estoy pasando muy mal, la verdad. No sé qué voy a hacer. Mi mujer ya me ha dicho que otra temporada así, sin estar con ellas ya sea aquí o en otro lugar, y no me perdona.

¿Y no ha pensado en volver?
No, no. Ésa no es la idea. Quizá en otros países no tendría tantas restricciones y podríamos estar juntos. Pero prefiero esperar a ver. Aposté por venir al balonmano español. No sé cómo será mi futuro. Ojalá pudiera seguir aquí, en Anaitasuna. Es mi mejor opción y voy a intentar ganarme la renovación. Pero con mi familia al lado. Eso seguro. Hablo con ellas todos los días gracias a las videollamadas pero es duro.

Aún más cuando apenas ha podido viajar dos veces a verlas. Y con una niña de 16 meses...
Sí. No pude estar cuando nació. La estoy viendo crecer a distancia. Ya comienza a andar, a decir algunas palabras... Bueno, como cualquier otro bebé. De Navidad aquí ya ha cambiado...

¿Se arrepiente de haber venido al balonmano español?
No. No me arrepiento. Creo que si no hubiera surgido la pandemia de covid y todo lo que ha conllevado, en circunstancias normales, mi situación, todo, sería mucho mejor. Estoy seguro.

¿Le costó dejar su país para fichar por el Ángel Ximenez?
Tenía distintas ofertas, de diferentes países. Y sí que le estuve dando vueltas. Lo estuve valorando y acabé decidiendo venir para España.

¿Cómo se decantó por el balonmano? Con su altura -1,98 metros- quizá podía haber optado también por el baloncesto, por ejemplo...
Comencé a los 6 años. Era el deporte que había en mi pueblo y me apunté en una escuela deportiva. Así empecé. Luego me fui a estudiar Educación Física en otra ciudad. Allí estaba el Dynamo-Victor y entré a jugar. Veía un buen futuro, me gustaba y opté por el balonmano. Entrenaba, jugaba y estudiaba. Al terminar la carrera ya decidí seguir jugando. Además de pequeño no era tan alto (ríe).

Cambiando un poco de tema. Al margen del balonmano, ¿qué aficiones tiene aquí?
Llevo una vida hogareña. Salgo poco salvo a dar algún paseo o a comprar. Casi podría decirse de que casa al entrenamiento y del entrenamiento a casa. O a los partidos. Me gusta estar en casa tranquilo...

Vive solo, ¿es buen amo de casa?
Me apaño bien. Llevo ya muchos años fuera de casa. Estoy acostumbrado. Eso sí, aquí no plancho. Antes era algo que mi mujer sí me decía que tenía que hacer (ríe). Y cocinar pues quieras o no al final te haces aunque no soy un cocinillas. Mi plato preferido es la pasta con tomate y carne.

¿Y el español? Creo que estuvo en clases con un profesor que le indicó el club. Al final el no conocer el idioma y sólo hablar ruso...
Voy poco a poco. Estoy con algunos cursos de youtube. Me apaño para el día a día y como tampoco salgo demasiado de casa... Eso sí, cada vez entiendo algo más. A mis compañeros les entiendo cuando me hablan despacio, aunque me cuesta expresarme. Eso sí, cuando están hablando entre ellos, ya me pierdo completamente.

¿Cómo ve el futuro? ¿Cuál sería su sueño? ¿Se ve como entrenador?
Siguiendo hacia adelante. Ahora mismo, mi sueño es seguir jugando hasta que el cuerpo y la salud me lo permita. Y lo más importante, hacerlo con la familia cerca.

“Avanzo, pero más lentamente de lo que me gustaría”

 


Pocas veces un gol fue tan celebrado en un vestuario como el que Ruslan Dashko consiguió el pasado 4 de marzo a 12 segundos del final frente al Guadalajara en el pabellón Anaitasuna (29-29). Y no sólo porque ese tanto permitiese salvar un punto al Helvetia Anaitasuna sino, sobre todo, por las ganas y la ilusión que los propios compañeros del lateral ruso -conscientes de la situación deportiva y personal- tenían de que él fuese protagonista positivo en un encuentro. El propio Quique Domínguez, técnico del equipo navarro, reconoció al término del duelo que esa última y decisiva jugada “la habían preparado para él”.

Todo un gesto que deja entrever las ganas, y la confianza, que en el equipo existen en poder contar cuanto antes con la mejor versión de Dashko, un jugador que reconoce que se encuentra un tanto “inseguro” ante una situación deportiva nueva para él al no jugar demasiado.

En el último partido de liga, frente al Guadalajara, jugó los minutos decisivos y anotó el gol que dio el empate al Helvetia, ¿es una inyección de moral?
No esperaba que Quique (Domínguez) me dejase salir a jugar en esos últimos minutos. Sinceramente. No estaba jugando demasiado y me extrañó. Sí que es cierto que anotarlo fue una alegría, me hace sentirme más seguro conmigo mismo. Pero, sobre todo, porque no fallé a mis compañeros. Además, es cierto que sí que el entrenador, poco a poco, me va dando más oportunidades y minutos en los últimos partidos. Y espero poder seguir así.

En Córdoba era un jugador referente en el ataque del Ángel Ximénez, algo similar en el Dynamo-Victor ruso. ¿Cómo está viviendo ahora la situación de no tener minutos?
Triste. No estoy contento. Está claro. Nunca me había tocado vivir una situación así. Es extraño para mí. En todos los equipos en los que he estado siempre he jugado mucho más y el verme ahora así me hace estar un poco inseguro. Tampoco veo claro el futuro porque no sé qué va a pasar. Cada vez estoy saliendo más a jugar pero mucho más lentamente de lo que me gustaría. No avanzo como me gustaría, pero voy a poner todo de mi parte.

El estilo de juego por el que está apostando el Helvetia, con mucha combinación y no tanto lanzamiento exterior no se amolda tanto a su perfil. ¿Lo ha hablado esto con el entrenador?
Sí, lo he hablado. El estilo del equipo es diferente a todo lo que yo había jugado anteriormente. No he jugado así nunca. Todos los compañeros estamos intentando jugar a lo que nos pide Quique y lo que trabajamos en los entrenamietos. Y lo cierto es que estoy aprendiendo muchas cosas. Creo que, en todo este tiempo que llevo en el equipo, voy avanzando poco a poco, adaptándome a lo que se me pide. Al menos estoy tratando de conseguirlo.

¿Qué tal con el entrenador Quique Domínguez?
Bien. Una relación normal. Eso sí, es un entrenador diferente en muchos aspectos, tanto en los entrenamientos como a la hora de plantear los partidos.

¿Y con sus compañeros?
Cómodo. Bien. Ya desde mi llegada me he sentido arropado y contento. Es un vestuario en el que hay jugadores muy jóvenes, otros más veteranos, pero no hay diferencias. Todos somos iguales y trabajamos en la misma línea.

Por ahora, el equipo ocupa la novena plaza en la Liga Sacyr Asobal. ¿Hasta dónde cree que puede llegar el equipo? ¿Qué objetivos se marca para este final de temporada que viene?
Siempre trato de aspirar a lo máximo posible. Y confío en lograrlo. En cada equipo se marcan unos objetivos pero, personalmente y como seguro pasa con otros jugadores, siempre pienso en mejorarlos.

¿Se puede soñar con jugar en Europa?
Sí, sí -responde rápido y en español-. Claro que me gustaría que el equipo se clasificase para disputar competición europea pero también considero que aún debemos mejorar un poco en la clasificación, subir algún puesto más, para poder marcárnoslo como un objetivo claro.

Llegó a ser internacional con Rusia -anotó 13 goles en 5 partidos- y participó en el Europeo absoluto de 2016 en Polonia. Personalmente, ¿volver al equipo nacional puede ser otro objetivo?
Ahora mismo no pienso en eso. Me gustaría mucho poder volver a jugar en la selección, claro que sí pero ahora no es una prioridad. Hay que esperar a ver qué pasa en el futuro. No sé ni siquiera dónde voy a estar la próxima temporada.

SUS DATOS

Nombre: Ruslan Dashko.
Nacido: en Egorlikskaya, muy cerca de Rostov, el 13 de agosto de 1996 (24 años).
Familia: hijo único. Con su mujer Vera, tiene una hija de 16 meses: Mariana. Ellas y sus padres viven en Rusia.
Posición: lateral derecho.
Equipos: Dynamo-Victor (hasta 2019) , Ángel Ximénez (2019-2020) y Helvetia Anaitasuna (2020...). Internacional con Rusia en el Europeo de 2016.
Sus números: esta liga suma 8 goles en 17 tiros (47%). En la pasada anotó 58 tantos en 19 duelos, con más del 50% de acierto.
Etiquetas

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE