x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Jugadora del Gurpea Beti Onak

Triple superación de Anne Barandalla, jugadora del Gurpea Beti Onak

La extremo del Gurpea Beti Onak se recupera de la tercera lesión de rodilla que ha sufrido en tres temporadas. Eso sí, espera poder volver a las pistas al final de esta misma campaña

Foto de la extremo Anne Barandalla Diarte, que sigue con su recuperación, posando en Barañáin.

La extremo Anne Barandalla Diarte, que sigue con su recuperación, posando en Barañáin.

10/12/2019 a las 06:00
Etiquetas
A+ A-

Era un peluche de jirafa que simulaba a uno de un pollo. El animal más parecido que encontraron, al menos por el amarillo. Pero lo importante no era la forma, sino el contenido. “Laura vino un día al entrenamiento con mechas rubias, entonces le dije de broma que tenía pelo de pollo. Y se me quedó ese mote de ‘pollito’. Laura y Leire Garmendia, el día de la operación, me trajeron por la tarde un regalo: lo que se suponía que era un peluche de un pollo, en realidad era una jirafa porque no encontraron uno. Me hizo mucha ilusión. Mis amigas y mis compañeras de equipo me están ayudando mucho. En estos primeros meses, la gente te manda muchos mensajes y ese apoyo es impresionante. Estoy muy agradecida”, recuerda Anne Barandalla. La jirafa llegó a su vida en la primera tarde de la jugadora del Gurpea Beti Onak de División de Honor Plata en el hospital después de ser operada de la rodilla. La tercera vez que pasaba por quirófano en tres temporadas.

Al menos, le consuela que en esta ocasión la lesión ha sido en la rodilla izquierda, ya que las dos anteriores fueron en la derecha. Sin embargo, en un primer momento no lo tuvo tan claro. El día fatídico fue el pasado 13 de octubre, cuando el Gurpea Beti Onak se enfrentó al Camargo. “Salí del extremo para recibir del lateral, me fui hacia el central y, no sé cómo, si en salto o no, al pisar, me caí. Me agobié muchísimo porque ya sabía lo que venía. Al principio pensaba que era la rodilla que ya me había operado dos veces. Salí al banquillo y al bajarme las rodilleras me di cuenta de que era la otra. Y entonces sentí alivio porque no quería lesionarme tres veces la misma rodilla. Ya no pude ver nada del partido. No me dolía, ni siquiera se me hinchó, pero yo sabía lo que era”, rememora. Efectivamente era algo grave: rotura del ligamento cruzado de la rodilla izquierda.

El viaje de vuelta desde Cantabria tampoco fue fácil, sobre todo porque decidió guardar la lesión en secreto de cara a su familia. “Justo era un viaje largo. No les conté nada a mis padres hasta que no llegué a Villava porque no quería tenerles tres horas preocupados. Ya en Villava fuimos a tomar algo y ya les dije que teníamos que ir a San Miguel y se les fueron cambiando las caras”, cuenta.

Es normal que las cambiaran. A su corta edad (19 años), Barandalla ya se ha enfrentado de cara a la parte más dura del deporte. El pasado 25 de octubre vivió su tercera operación de rodilla, y en esta quiso ver el proceso para entenderlo mejor. Se decidió operar con anestesia local.

La intervención fue un éxito, y cree que volverá a la pista antes de que acabe la temporada, pero, como dice ella, “cada lesión es un mundo”. “Por ganas de volver y de machacarme, que no quede. Si no vuelvo esta temporada será porque haya pasado algo durante el proceso, pero no por falta de trabajo”, remarca Barandalla, que entrena entre dos o tres horas diarias en su recuperación. La mayor parte de ejercicios los está realizando en Zentrum.

UN LIBRO PARA ENTENDER

En su tercera lesión de gravedad, Barandalla está intentando darle la vuelta a la situación y decide tomárselo como que la experiencia es un grado, pero no siempre es fácil. “Creo que es la lesión que mejor estoy afrontando mentalmente. En realidad soy una veterana de esto. Sé todos los pasos, lo que me ha costado más en las anteriores... Así que ahora me preocupo bien en hacer los ejercicios. Aunque me cueste hacerlos más tiempo, sé que tengo que recuperarme bien. Pero sí que en algunos momentos da impotencia. Con todo lo que había trabajado hasta ahora, y aunque no fuera la rodilla que ya tenía operada, te queda la pregunta de por qué yo. Suelo ver el vídeo de la lesión muchas veces, aunque no se ve bien porque me tapan. Hay momentos en los que me rayo y le doy vueltas, pero sé que en realidad no puedo cambiar nada, así que para qué”, reconoce.

En estos pequeños momentos de impotencia, Barandalla se está apoyando en un libro, 'Esto ya no es divertido', que le recomendó el técnico navarro Fernando Gurich. “En él se habla de un jugador de balonmano que se ha roto tres veces la misma rodilla, Gerard Carmona. Leí la primera página y lloré. En esos momentos más bajos, consuela saber que otros han conseguido superarlo, así que, por qué yo no. Esos retos son los que más me gustan porque pienso que puedo. Aunque a veces me cueste un poco, sé que lo voy a conseguir”, dice Barandalla.

Sin embargo, muchas personas han cuestionado cómo lo puede tener tan claro. “Como es la tercera operación de rodilla, me han preguntado en alguna ocasión si voy a seguir jugando. Y mi respuesta siempre es: ‘Claro que sí, ¿acaso lo dudabas?’. Tengo muy claro que voy a seguir porque estos son pequeños baches y obstáculos que, no sé por qué, los tengo en mi camino”, responde la extremo del Gurpea Beti Onak.

SER LA MISMA

Para conseguir superar estos obstáculos, Barandalla tiene claro los pasos que le quedan por delante. “Lo más importante ahora es coger masa muscular, porque te quedas en nada. Luego más adelante ya podré empezar a correr o hacer ejercicios con balón. La fase del proceso que más me cuesta es el final. En algo debo de tener suerte porque la operación no me ha dolido nada, los días después tampoco, no he tenido sensaciones raras... porque vi la operación, que si no pienso que no me han operado (dice entre risas). Esta fase inicial siempre la suelo llevar súper bien. Pero la parte final, cuando ya estás medio bien, pero te das cuenta de que no lo suficiente para jugar, es la más dura. Es una fase muy angustiosa cuando te sientes cerca pero tienes que seguir esperando”.

Pero es el preámbulo por el que hay que pasar para volver a la pista, para volver a ver la versión de sí misma que más le gusta, la de jugadora. “En el primer momento en el que pisas la pista después de una lesión como esta, se te sale el corazón porque sabes que la gente está pendiente de ti, pero es algo que no me da miedo, sino respeto. Vas con más cuidado, con cabeza. Pero una vez que pasas ese momento, vuelves a ser la misma”. Y ese es su objetivo: reencontrarse.

Etiquetas
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra