Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Agosto

El año dorado de Asier Martínez

Ampliar Asier Martínez celebra su oro europeo de 110 m vallas en el Olympiastadion de Múnich, el 17 de agosto de 2022
Asier Martínez celebra su oro europeo de 110 m vallas en el Olympiastadion de Múnich, el 17 de agosto de 2022efe
Publicado el 30/12/2022 a las 06:00
Rodeado de su cuadrilla, de su entrenador, François Beoringyan, de su grupo de Larrabide, de su padre, Jesús. Así celebró Asier Martínez Echarte la mayor gesta de su vida, que es también uno de los logros más importantes del deporte navarro: el título europeo de 110 m vallas en Múnich. En la noche de aquel 17 de agosto, un joven navarro impulsaba a miles de personas a agolparse en torno a la televisión para asombrar de nuevo con su rendimiento en las grandes ocasiones.
No era la final del Campeonato de Europa la primera vez que Asier concitaba el interés del deporte navarro. Un mes antes, en la ciudad estadounidense de Oregón, dejó claro que había dado un paso adelante en el panorama internacional al colgarse la medalla de bronce en el Mundial. En una final marcada por las incidencias, que provocaron la ausencia de grandes favoritos en la lucha por el podio, Asier irrumpió entre los mejores del mundo con una naturalidad pasmosa.
Su tercer puesto en Oregón provocó que en la cita continental ya no fuera un candidato tapado. Era uno de los favoritos. Es más, era ‘EL’ favorito. Su condición de primer clasificado en el ranking europeo le colocó la vitola de rival a batir, aunque él no quiso asumirla, consciente del nivel y la experiencia de oponentes como su ídolo de siempre, Pascal Martinot-Lagarde, que no brilló en el Mundial, pero guardaba la artillería para Múnich.
En la ciudad alemana, Asier se plantó en la final superando con autoridad las rondas. Su papel de líder europeo quedaba confirmado. Pero todo quedaba por construirse desde cero en los tacos de salida del Olympiastadion. Cualquier accidente, cualquier duda podía costar caro. Y ahí la concentración del navarro, capaz de aislarse de la presión y del ruido, resultó fundamental.
La carrera por el oro fue maravillosa, con un duelo titánico servido en bandeja frente a, cómo no, Martinot, el campeón francés al que Asier idolatraba desde que era un crío. Cuando ambos cruzaron la meta, las cámaras enfocaron al galo, que fue quien se creyó ganador. Asier, con su mirada miope perdida en el estadio, esperó a que se diera el nombre del ganador oficial. Fueron unos segundos eternos, pero finalmente quedó resuelto el enigma: un chaval de Zizur de 22 años era el campeón de Europa de 110 vallas.
El tiempo de ambos atletas fue el mismo: 13.14. Una sola milésima, un suspiro, daba el oro al atleta de Nike. La multinacional del deporte había incorporado a Asier Martínez meses antes y en su primera temporada ya amortizó su fichaje con resultados asombrosos.
Estudiante de Ciencias Políticas, comprometido, sencillo, disciplinado, familiar, lo más lejano a una estrella del deporte, 2022 supuso el lanzamiento al firmamento de un atleta que no tiene techo, que confirmó todo lo que ya había apuntado en años anteriores y para el que ni el bronce mundial ni el oro europeo fueron tan mágicos como correr en Tokio la final olímpica.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora