Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Pintura

'Mercurio y Argos', de Velázquez, recupera su forma original

Ampliar Mercurio y Argos
'Mercurio y Argos', de VelázquezDominio público
Publicado el 29/11/2022 a las 13:55
El Museo del Prado devuelve a la obra 'Mercurio y Argos' la forma con la que fue concebida por Velázquez -hacia 1659- gracias a nuevo marco que oculta los añadidos realizados en el siglo XVIII, y que permite contemplar la composición tal y como fue en origen.
"El marco no es solo un elemento decorativo, es fundamental para entender la obra, en este caso aporta una visión particular", ha explicado este martes durante la presentación de la obra la restauradora Gemma García, especialista en marcos de la pinacoteca y responsable de la intervención.
El nuevo marco tenía por objetivo tapar las dos bandas añadidas en el siglo XVIII, en la parte superior (25 centímetros) e inferior (10 centímetros) de la escena, que ahora quedan ocultas.
García ha explicado que se hicieron varias simulaciones hasta dar con el marco mostrado hoy por primera vez.
El marco, hecho en tono sobrio -negro- y con doble banda en dorado es una copia del que tiene 'El caballero de la mano en el pecho' del Greco, de la misma época y estilo, y ha sido realizado por el artesano José Manuel García.
"Pese a que es un marco muy presente, no le quita importancia a la obra", señala García, algo clave para la intervención.
La obra reproduce una escena mitológica poco conocida. La diosa Juno envió al pastor Argos, "el de los cien ojos", vigilar a Io, la bella ninfa a quien Júpiter, su esposo, había seducido y convertido en vaca para aplacar los celos de su mujer. Más tarde Mercurio duerme a Argos con el poder de su música y roba la vaca.
'Mercurio y Argos' es una de las ultimas obras de Velázquez y condensa muchos de los elementos de su trayectoria artística.
Formaba parte de un conjunto integrado por otras tres escenas mitológicas perdidas, que abordaban los conflictos entre hombres y dioses, y que decoraban el Salón de los Espejos del Alcázar de Madrid, según ha explicado Javier Portus, Jefe de Conservación de Pintura Española hasta 1800.
"Se trata de una pintura extraordinariamente elusiva -apunta-, que funde a los personajes en la atmósferas en la que está sumidos".
Cuando el cuadro "Mercurio y Argos" llegó al Palacio Real en 1772, se añaden varios centímetros a la escena para adaptarlas al nuevo espacio en el que se ubican. Esta modificación altera sustancialmente su lectura, los personajes invadían "de manera decidida" el primer plano", a juicio de Portus.
La iniciativa, que ha contado con unos 15.000 euros de presupuesto, forma parte de "Enmarcando el Prado" y ha sido sufragada con el apoyo de American Friends of de Prado Museum.
Otras obras que han vuelto a sus marcos originales en el Museo del Prado han sido 'Las hilanderas' de Velázquez; 'Hipómenes y Atlanta' de Guido Reni, y las Tablas del Maestro de Sopetrán.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora