Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Libros

Carmen Mola mancha de sangre la mafia de los vientres de alquiler

El trío de escritores vuelve tras ganar el Planeta con 'Las madres', una novela negra que se recrea en situaciones de violencia extrema

Ampliar El trío de escritores y guionistas Jorge Díaz (c), Antonio Mercero (i) y Agustín Martínez (d), que hasta anoche, cuando ganaron el Premio Planeta, se ocultaban tras el seudónimo de Carmen Mola, posan para la entrevista
El trío de escritores y guionistas Jorge Díaz (c), Antonio Mercero (i) y Agustín Martínez (d),que se ocultaban tras el seudónimo de Carmen Mola, posan para la entrevistaEFE
Publicado el 27/09/2022 a las 06:00
Conscientes de que lo gore ejerce una irresistible fascinación en el lector, Carmen Mola vuelve a regalar a sus lectores escenas macabras y espeluznantes. En 'Las madres' (Alfaguara), cuarta entrega de la serie protagonizada por la inspectora Elena Blanco, los tres escritores que se esconden tras el pseudónimo -Antonio Mercero, Agustín Martínez y Jorge Díaz- tratan el fenómeno de los vientres de alquiler y la corrupción policial. "Todas nuestras novelas abordan la violencia extrema y a la hora de retratarla no queremos ser mojigatos", explican. La bestia irracional que es a veces el ser humano puede ejecutar planes terroríficos. Bien lo sabe el trío de narradores y guionistas, que en esta cuarta entrega de la serie 'La novia gitana' ofrecen una atractiva carnaza que dejan al lector imantado a las páginas. "Lo sangriento induce a un abismo en el que uno siente tanto pánico que se convierte en un 'voyeur', contempla lo que le puede suceder y no quiere que ocurra nunca. Las imágenes de los campos de concentración son tan potentes que uno se queda horrorizado", argumenta esa voz triple que es Carmen Mola. 
En esta nueva historia, la inspectora Blanco se enfrenta a un crimen perturbador. Una furgoneta expele un olor nauseabundo. Dentro, hay un hombre atado a una silla con un tosco costurón que sube del pubis al abdomen. Los primeros resultados de la autopsia revelan que a la víctima le arrancaron algunos órganos y le colocaron en el vientre un feto de casi siete meses. Con estos mimbres, Mercero, Martínez y Díaz urden una historia que se adentra en la mafia de los vientres de alquiler, todo un friso de horrores en el que irrumpen la santería, un terrible ángel vengador y un grupúsculo policial dedicado a la extorsión. "Todo lo relativo a la gestación subrogada nos generaba una duda moral. No quisimos hacer una novela que sentara cátedra. Hemos intentado enseñar algo que quizás no está cerca de los españoles, pero que sí sucede más lejos".
Carmen Mola mete en la trama la figura del infiltrado, en esta caso una mujer que renuncia a identidad y se hace pasar por otra, lo que a la postre la convierte en una traidora. La novela es una especie de parábola en el que el cuerpo de la mujer se convierte en mercancía y objeto de vejaciones, palizas, secuestros, embarazos forzosos y asesinatos. ¿Se ponen límites los miembros del colectivo Carmen Mola a la hora de acometer las situaciones más atroces? "No queremos ponernos límites, pero sí que es verdad que a veces nos reprimimos. Hemos cortado algún capítulo que nos parecía excesivo. Carmen Mola no explora la violencia, explora el mal. A mismo tiempo, aprovechamos para plantear ciertos dilemas: ¿sería yo capaz de hacer algo horrible por salvar a mi hijo?". Primeras obras Después de ganar el Premio Planeta con 'La bestia', hito que desveló quienes se ocultaban bajo el pseudónimo, los escritores vuelven a la editorial que vio nacer sus obras primeras colectivas, Alfaguara, que publicará al menos otra novela criminal más de la saga, compuesta por 'La novia gitana', 'La red púrpura' y 'La Nena'. Pasados unos días del estreno en Atresplayer de la serie televisiva 'La novia gitana', producción dirigida por Paco Cabezas y con Nerea Barros en el papel de protagonista, el equipo de novelistas se muestra satisfecho con el resultado y asegura que les "gusta mucho". No obstante, hay decisiones con las que no están del todo de acuerdo, y eso que Antonio Mercero ha sido uno de los codirectores de guión. Creen que Nerea Barros realiza un "trabajo fantástico", a pesar de que la inspectora tiene una edad en la novela de cincuenta años y arrastra algunas heridas del pasado, lo que confiere algunas arrugas adicionales, mientras que en la serie la actriz tiene cuarenta años. "Hay un director que es el que manda, hace muy bien en mandar y cambia lo que crea necesario cambiar", dicen para acatar la autonomía del realizador.
Los tres funcionan como un equipo de guionistas bien avenido. Cada uno tiene sus fortalezas. Mercero destaca por la brillantez de las frases y Martínez por los giros de la trama. Viven de espaldas a las críticas de algunas feministas que arremetieron contra una supuesta "usurpación de identidad" femenina cuando ganaron el Planeta. "Hemos estado en medio mundo y media España y nadie nos ha puesto una mala cara", aseguran.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora