Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Historia

Los 50 caballeros navarros y su trágico destino en Córdoba

Hace 1025 años, medio centenar de familiares del rey de Pamplona, capturados en Uncastillo y llevados como rehenes a Córdoba por Almanzor, fueron ejecutados en la capital del Califato

Ampliar 50 caballeros
Placa que recuerda a los 50 caballeros a la sombra de la iglesia de San Martín en Uncastillo (Zaragoza)Diario de Navarra
Actualizado el 22/08/2022 a las 20:41
Ibn Abi ʿAmir, el Victorioso (al-Mansur o Almanzor), fue el azote de los reinos cristianos de la península ibérica en el ocaso del primer milenio después de Cristo. Tal fue su perseverancia en combatir a los "infieles", y tales sus éxitos, que entre sus enemigos se le consideró una plaga, un ser de naturaleza infernal e incluso un enviado para expiar los pecados de los cristianos. 
El reino de Pamplona, quizá no más débil que los reinos cristianos vecinos pero de todos modos impotente ante el poderío omeya, sufrió en sus carnes las periódicas y dañinas razias del hayib del Califato de Córdoba. Y el monarca navarro de la época, Sancho Garcés II (apodado "Abarca"), decidió que para firmar una tregua con Almanzor bien merecía la pena entregarle a su hija Urraca, lo que hizo en el año 982. La princesa partió hacia Córdoba, tomó el nombre de Abda y llegó a darle un hijo a Almanzor, Sanchuelo, antes de ingresar en un convento.
Sin embargo, a la muerte de Sancho Garcés II, la tregua terminó, ya que su hijo y sucesor, García Sánchez III "el Temblón", retomó la senda de la guerra con ataques contra poblaciones musulmanas. La respuesta de Almanzor fue asediar la fortaleza de Uncastillo, una localidad que hoy forma parte de la comarca de Cinco Villas en la provincia de Zaragoza pero que en la época marcaba la frontera sur del reino de Pamplona.
Uncastillo
Ruinas de la fortaleza de Uncastillo (Zaragoza)Archivo
En la defensa de aquella plaza estaban empeñados 50 caballeros, que según las crónicas eran familiares del rey en tanto que descendientes de Sancho Garcés I (abuelo de García Sánchez III). La fortaleza cristiana cayó y el destino de los caballeros resultó funesto: capturados por los musulmanes, fueron enviados como rehenes a Córdoba, donde se les conoció como los ibn Sancho. Su presencia en la capital del Califato era una garantía de paz, porque en caso de iniciarse de nuevo las hostilidades por parte del rey de Pamplona ellos serían ejecutados.
Almanzor se cebó entonces con Santiago, tomándola y llevándose las campanas de la catedral como recuerdo. En la celebración de su triunfo, en Córdoba, debió estar presente incluso el rey pamplonés, reconociendo la superioridad de los omeyas, aunque sin conseguir la liberación de los prisioneros navarros.
Tres años duró el cautiverio de los 50 caballeros. En 997, soldados cristianos atacaron Calatayud, una de las principales plazas fronterizas. Y Almanzor cumplió su promesa: los rehenes fueron ejecutados en la puerta de "La Azuda", en el Alcázar de Córdoba; uno de ellos, decapitado por el propio Sanchuelo, el hijo de Almanzor y Urraca, por entonces solo un niño de 12 años que fue obligado a realizar aquel acto contra uno de sus familiares.
LA FIESTA DE LOS 50 CABALLEROS
Desde que se cumpliera un milenio de la muerte de los 50 caballeros, en 1997, Uncastillo conmemora el hecho con la Fiesta de los 50 Caballeros, en la tercera quincena de julio. Este año se ha cumplido el 25 aniversario de esta de celebración. En la localidad aragonesa, además, hay una plaza dedicada a los caballeros y una placa conmemorativa junto a la iglesia de San Martín.
Uncastillo, que forma junto a Ejea de los Caballeros, Sádaba, Sos del Rey Católico y Tauste la comarca de Cinco Villas, ha estado muy vinculada a Navarra tradicionalmente. Fue subsede del obispado de Pamplona y dentro de sus límites se encuentran los exclaves navarros de Petilla de Aragón y Los Bastanes. 
El que se acerque a visitar la localidad se encontrará con sus seis iglesias, el palacio de Martín el Humano, la lonja medieval y el yacimiento arqueológico de Los Bañales.
Uncastillo
Vista de la localidad de Uncastillo (Zaragoza), plaza que defendía la frontera sur del reino de Pamplona a finales del siglo XArchivo
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE