Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Libros

El periodista Diego Carasusán ficciona en un libro el origen de su apellido

Las preguntas sobre el origen de su apellido le han llevado a escribir una ficción, ‘Karasu’, donde une las pistas halladas en su investigación de años, como que es un río de Turquía

Ampliar El periodista de 'Diario de Navarra' Diego Carasusán Cermeño posa con su primer libro de ficción a partir del origen de su primer apellido
El periodista de 'Diario de Navarra' Diego Carasusán Cermeño posa con su primer libro de ficción a partir del origen de su primer apellido
Publicado el 14/07/2022 a las 06:00
Karasu iba a ser “un librico de consumo interno”, para sus hijos y los Carasusán que conoce. Pero le animaron a hacer una edición algo más amplia, y él, el tudelano Diego Carasusán Cermeño, autoeditó 200 ejemplares más de una historia que sabe no terminada. Periodista de Diario de Navarra, tras años investigando sobre el origen de su apellido, se encontró con pistas reales, como la existencia del río Karasu en Turquía, la de un personaje de la mitología japonesa con ese nombre o la de países de Asia Central con los sufijos istan que podían derivar en stan o san. Pistas reales “pero deslavazadas”, y decidió inventar una ficción para unirlas, Karasu, que contiene sus averiguaciones -narradas por medio de un periodista que se llama Diego Carasusán- y la historia del personaje que ha creado en un viaje en el que el autor, al tiempo que repasa sus 45 años de vida, conecta los lugares donde el apellido Karasu o Carasusán está presente. “Si en el futuro otro Carasusán lee el libro y decide seguir con mi investigación, se habrá convertido en el primer eslabón de una cadena que alguien continuará. Por eso está vivo”.
Leyendo Karasu da la sensación de que se le puede conocer a usted, y al llegar a la nota del autor, no solo eso, sino que se desnuda. ¿Por qué la necesidad de hacerlo en un libro?
No es una necesidad, pero, al escribir una ficción por primera vez, lo más honesto era mostrarme como soy, y no me ha supuesto un esfuerzo. Primero, porque para mí es más fácil escribir sobre algo que conozco, yo. Y segundo, porque ahora que acabo de cumplir 45 años -como espero vivir 90, es la mitad de la vida- quería dejar unas memorias, una especie de testamento de esos encuentros con personas a las que vas conociendo conforme creces, que te aportan cosas que moldean tu personalidad y que a mí me han servido para este camino vital. Igual cuando cumpla los 90 sea totalmente distinto, pero ahora quería dejar esto escrito así.
El personaje de Diego no tiene sentimiento de pertenencia a un lugar. ¿Y usted?
No. Nací en el barrio de Lourdes de Tudela, un barrio muy especial en el que la gente, por ejemplo, dice “me voy a Tudela a comprar”. Luego, con 11 años, nos bajamos a vivir al centro, con lo que dejas un poco apartados a los amigos de la infancia, pero tampoco te haces amigo de la gente del centro, y ya no eres ni de un sitio ni de otro. Después, mi familia paterna es de Ablitas, un pueblo a 10 kilómetros de Tudela; empiezas a salir con gente de Ablitas y para esta eres “el tudelano” y para la de Tudela, “el ablitero”. Te marchas más tarde a vivir fuera, a estudiar la carrera a Bilbao... Nunca he llegado a ser de ningún sitio, que es también el sentimiento del personaje de ficción del libro: no es de ningún lugar y en todos se siente extranjero, algo que es para mí muy personal y que quise reflejar en la historia de este modo.
No parece que sentirse de ningún sitio sea una carga para usted, más bien, ni frío ni calor...
No, no es ninguna carga. De hecho, me gusta, me siento orgulloso, lo llevo a gala [ríe]. Cuando hace años nos nombraron pregoneros del Volatín a Blanca [Aldanondo, fotógrafa de Diario de Navarra] y a mí y nos preguntaron en la rueda de prensa qué sentíamos. Respondí que nunca me había visto en la situación de plantearme ser Tudelano Popular o pregonero del Volatín al no sentirme de Tudela. Y decir eso en ese momento fue como un sacrilegio [ríe]. Pero es que no me siento de ningún sitio.
¿Cree que esto le ha llevado a forjar otras características de su personalidad?
Respecto al tema de banderas, fronteras... sí. Tengo muy claro que la gente se divide en personas que tienen buena voluntad y mala voluntad, e intento inculcar a mis hijos que las fronteras no dividen a las personas entre buenas y malas, sino que la bondad y la maldad trascienden en el tiempo, que estaban presentes hace siglos y siguen estando ahora. Cambian las caras, el color de piel, de pelo y de ojos, pero esos sentimientos fluyen entre la gente, son inalterables.
¿Por qué le ha interesado conocer el origen de su apellido?
Es tan extraño... No es nada común, y desde crío te forma que eres algo distinto a los demás ya solo con el apellido, una tontada que en mí ha hecho querer saber de dónde viene. Porque, más allá de mi familia cercana, no conocía otras ramas familiares a las que preguntar. En Tudela, por ejemplo, hay otros Carasusán, pero no somos parientes directos. Y el escudo heráldico es una bandera con una media luna, se supone que musulmana, de Turquía, con lo que el misterio es mayor.
El personaje de Diego dice al inicio que espera tener respuestas a muchas preguntas que se hace. ¿Alguna fundamental?
Vital no sé, pero sí saber de dónde ha venido este apellido tan extraño, que se une con el carácter de no ser de ningún sitio. Porque ya no es que no seas del barrio de Lourdes, ni de Tudela, ni de Ablitas, sino que puede ser que tu apellido venga de Turquía y tengas ancestros turcos. ¿Y cómo llegó a España?, ¿en qué circunstancias?, ¿cómo puede ser que un apellido musulmán en la Edad Media pueda llegar a España y tenga su escudo heráldico? Son preguntas que siempre me he hecho, y surgen más con la investigación, ya que el apellido se extiende hacia el Este, incluso hasta Japón, con un ser mitológico que está muy presente ahora también en el manga.
Para el personaje Diego, “el rencor es la base de la justicia”. ¿Se reconoce ahí?
[ríe] En el libro intento hablar de mis bondades y de mis maldades. Es verdad que soy rencoroso, y no lo oculto. Que el rencor sea la base de la justicia igual suena un poco fuerte, pero también creo que quien olvida deja al otro sin que se le devuelva lo que ha hecho. Tengo demasiada memoria y me cuesta mucho olvidar lo que me han hecho, tanto bueno como malo.
¿Y su virtud?
[...] He tenido la capacidad, tanto en el plano laboral como personal, de no traicionar mis principios de honradez. Me he criado en el barrio de Lourdes, de carácter obrero, donde la necesidad estaba ahí y donde veía comportamientos de algunos que sacrificaban su dignidad, su honradez. Yo no lo tuve que hacer y me mantengo en mis convicciones y mi forma de ser. No tengo que ser otra persona para progresar o para que mi familia esté cómoda en esta vida.
¿Cómo ha salido de este examen de conciencia de sus 45 años de vida, perdiendo o ganando?
He salido igual. He escrito lo que soy, no he forzado nada. Empecé el examen siendo así y lo termino igual. Cuando me senté a escribir, era muy consciente de cómo soy, ya me conocía, ya había hecho un repaso a las prioridades de la vida, a saber parar y reflexionar en momentos determinados.

'KARASU'
​Autor: Diego Carasusán. 
Editorial: autoeditado. 
Número de páginas: 145.
Precio: 12 euros.

DNI
Diego Carasusán Cermeño (Tudela, 10 de junio de 1977), periodista de Diario de Navarra, trabaja en la Delegación de Tudela. Karasu es primer libro de ficción aunque el cuarto que escribe. Antes publicó Txapeldunak, en conmemoración del 25 aniversario de la primera Liga de la Real Sociedad; La Puerta del Juicio de la Catedral de Tudela, junto a la fotógrafa de Diario de Navarra Blanca Aldanondo, y Que el sueño continúe, del Ribera Navarra Fútbol Sala. Está casado y es padre de una chica de 15 años y un chico de 13. 

volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE