Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Arte

Antonio Oteiza expone en Jesuitas 19 cartones sobre la última encíclica del papa

El capuchino Antonio Oteiza, hermano del escultor, expone 19 cartones sobre la última encíclica del papa,‘Fratelli tutti’, en el colegio San Ignacio (Jesuitas) de Pamplona

El capuchino Antonio Oteiza, de 95 años, en su estudio de Madrid
El capuchino Antonio Oteiza, de 95 años, en su estudio de MadridDN
  • Sonsoles Echavarren
Publicado el 14/11/2021 a las 19:30
Arte, belleza y palabra. Para abordar y debatir sobre cuestiones de actualidad. Como el hambre, el cambio climático, la igualdad entre hombres y mujeres, la pobreza, la mortalidad infantil, la paz o el despilfarro. Algunos de los temas sobre los que reflexiona el papa Francisco en su última encíclica (carta), ‘Fratelli tutti’ (todos hermanos, en italiano). Y sobre la que predica con sus imágenes el sacerdote capuchino Antonio Oteiza. Con diecinueve cartones pintados con acrílico, este ‘sabio del siglo XXI’ y hermano del escultor Jorge Oteiza, que pinta, esculpe, escribe... quiere acercar estas realidades “a través de la belleza”. Donostiarra de 95 años y residente ahora en el convento de los Capuchinos en El Pardo (Madrid), expone esta obra en el colegio San Ignacio (Jesuitas) de Pamplona hasta el 18 de noviembre. Organizada por el Centro Loyola, la entrada es libre y se puede visitar de lunes a viernes (15.30 a 19.30 h). “El papa está abordando temas muy candentes de interés para creyentes y no creyentes. Pero no solo hay que divulgar con la palabra. Lo que hace eficaz la predicación es la imagen y yo quiero ayudar a dar a conocer las palabras del papa”, reflexiona.
La exposición de diecinueve cartones de Antonio Oteiza sobre la encíclica ‘Fratelli tutti’, en el colegio San Ignacio (Jesuitas) de Pamplona
La exposición de diecinueve cartones de Antonio Oteiza sobre la encíclica ‘Fratelli tutti’, en el colegio San Ignacio (Jesuitas) de PamplonaBUXENS
Entre los temas que ha pintado (nacionalismos, pobreza sufrimiento de la mujer, amabilidad, diálogo, amor...), destaca Oteiza la importancia de la ‘acogida’, que agrupa en una serie sobre San José y el Buen Samaritano. “Hay que acoger a los emigrantes que vienen de África. El papa habla de San José, como esa figura que acogió a la Virgen y a su hijo”. Respecto de la parábola del Buen Samaritano, se refiere a los hombres “que padecen, están heridos y necesitan ser acogidos”. “Como ocurría antiguamente con las hospederías del Camino de Santiago”. El cambio climático y la desigualdad son otras de las realidades, insiste, que quiere abordar a través de la belleza. “Los temas de los que habla el papa sirven para todo el mundo, creyentes y no creyentes. Son similares a los 17 objetivos para desarrollo sostenible de la ONU”.
ARTISTAS ACTUALES
El artista, cree Antonio Oteiza, debe ser “un hombre actual” que añada “algo más” a la realidad. “La imagen religiosa no debe ser solo realista o bonita sino que tiene que tener una expresión. Es lo que le da fuerza y levanta la voz. ¡Esa expresión es el grito!”
A este respecto, critica el “problema gordo” que tiene la Iglesia actual. “Si no llega a más gente, es porque no se enseña la belleza. Dios es verdad, bondad y belleza”. En su opinión, si a la religión se le hurta esta belleza, “el conocimiento de Dios queda mutilado”. “Si no hay belleza, la verdad será rechazada y lo que se predica es falso. ¡Hay que decírselo a los obispos!” Y recuerda cómo durante la evangelización católica de América Latina, a partir del siglo XVI, los talleres de arte de las iglesias fueron tan importante entre los indígenas. “La gran devoción surgía de los cuadros, no de las predicaciones”. Y recuerda la crisis actual por la que atraviesa la Iglesia. “Existe un contratiempo de primer orden, que es la falta de belleza. Si no se resuelve este punto, todos los demás son insustanciales”. Cuenta que recientemente ha impulsado una exposición con niños y adolescentes de varios colegios de Madrid, en donde se ha dado cuenta de esta realidad. “Los pequeños tiene un hambre de belleza. Pero cuanto más se asciende en la edad, cuanto más arriba estamos, más hambre hay”.
MENTE Y SENTIMIENTO
Sobre las diferencia entre el tipo de arte que sale de sus manos y el que creó su hermano Jorge, aprecia una distinción crucial: “El arte de mi hermano es abstracto, mental, cerebral, de la razón”, enumera. “El mío, en cambio, como es sacro, se basa en la intuición, el sentimiento, la pasión y la interioridad”, especifica.
Porque, opina, “la razón no crea el arte”. “Es un factor secundario del hombre y lo primario es lo demás (intuición, pasión, sentimiento...) Con el cerebro no se llega al arte”. Y concluye con una reflexión sobre la importancia del arte sacro “para reforzar la parte humanística de lo secular y para enseñar el día a día”. Como este artista, de elegante pañuelo en el cuello, ha intentado con sus cartones de acrílicos que se exponen en Pamplona y con los que predica sobre la vida cotidiana.

“Me hice escultor por necesidad, con 30 años, en una misión en Venezuela”

Antonio Oteiza fue misionero desde la década de los cincuenta del siglo pasado en Cuba, Venezuela, Brasil o Perú. “Mi afición por el arte nació de una necesidad. Andaba a mis 30 años por el oriente venezolano y era el año del tercer centenario de la llegada de los capuchinos a esas regiones donde habían fundado multitud de pueblos. Quise hacerles algún recordatorio. Pensé en un monumento y busqué un escultor, pero no lo encontré. Así que busqué barro y todo lo necesario y lo hice yo mismo”, recuerda el artista entre risas. Además de escultor, pintor o escritor (publicó ‘Cartas parroquiales de Angasmarca’, sobre su experiencia en Perú, o ‘Manifiesto de misiones’, sobre sus vivencias en América Latina), Antonio Oteiza se considera un “aventurero”. “He emprendido varios viajes, algunos fuera de lo normal (como cuando regresó a España por el océano Pacífico para completar la vuelta al mundo)”. Una década después, en 1969, trabajó con su hermano Jorge en el santuario Nuestra Señora de Aránzazu en Oñate (Guipúzcoa). “Él estaba en otros mundos y yo le ayudé a decidir los planos, los volúmenes geométricos y los huecos”. Jorge Oteiza fue elegido para encabezar la obra junto al arquitecto Francisco Javier Saénz de Oiza; los escultores Lucio Muñoz y Eduardo Chillida y otros pintores. “Fue la única vez en la que los dos hermanos trabajamos juntos”.

Más cercanos pero menos hermanos.

 “Los conflictos locales y el desinterés por el bien común son instrumentalizados por la economía global para imponer un modelo cultural único. Esta cultura unifica al mundo pero, también, a las personas y las naciones porque la sociedad cada vez más globalizada nos hace más cercanos pero no más hermanos”, recoge el papa Francisco en su última encíclica.

DNI

​Capuchino y artista Antonio Oteiza Embil (San Sebastián, 1926) es sacerdote capuchino, filósofo, teólogo, escritor, escultor y pintor. Hermano del también escultor Jorge Oteiza, fue misionero en Cuba, Venezuela, Brasil y Perú y trabajó con su hermano en el santuario Nuestra Señora de Aránzazu en 1969. Actualmente, vive en el convento de El Pardo (Madrid).

volver arriba

Activar Notificaciones