Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Arqueología

El Hombre de Loizu, hallado en Navarra, murió en un acto violento y estaba envuelto en un sudario

El pasado 12 de marzo se produjo la extracción del esqueleto del ‘Hombre de Loizu’, los restos humanos completos más antiguos hallados en Navarra y que fueron encontrados en una cueva del término municipal de Erro

Este viernes ha sido presentado el importante hallazgo realizado en la cueva Errotalde I, en el término municipal de Erro. El 'hombre de Loizu' es el nombre con el que se han bautizado los restos humanos completos más antiguos localizados en Navarra, que datan del año 9.700 a.C.
Presentación del importante hallazgo realizado en la cueva Errotalde I, en el término municipal de Erro. archivo
  • EFE. Pamplona
Actualizado el 04/11/2021 a las 11:21
El ‘Hombre de Loizu’, los restos humanos completos más antiguos hallados en Navarra, murió hace 11.700 años en un acto violento y su cuerpo estaba envuelto en un sudario o paquete funerario, según los primeros avances de la investigación que van a ser presentados a la ciudadanía los próximos días.
El pasado 12 de marzo se produjo la extracción del esqueleto del ‘Hombre de Loizu’, los restos humanos completos más antiguos hallados en Navarra y que fueron encontrados en una cueva del término municipal de Erro.
Fue un trabajo complejo y delicado en el que intervinieron multitud de personas relacionadas con disciplinas como la antropología, la arqueología o la espeleología, recuerda el Gobierno Foral.
Desde entonces se ha desarrollado un proceso de estudio y análisis de los restos humanos y las muestras del entorno recogidas en un proyecto de investigación multidisciplinar codirigido por la Dirección General de Cultura – Institución Príncipe de Viana y el Instituto de Investigaciones Prehistóricas de la Universidad de Cantabria.
A lo largo de esta semana, se presentará a la ciudadanía navarra los primeros resultados de esta investigación que, en ningún caso, se da por finalizada. En concreto el viernes en Auritz-Burguete se expondrán cuestiones relacionadas con las circunstancias de la muerte de este individuo, que ya se conocen y fue a causa de un acto violento.
Al día siguiente, se ha organizado una charla en el Planetario de Pamplona. En ambas citas actuarán como ponentes Pablo Arias Cabal, catedrático de la Universidad de Cantabria e investigador principal del proyecto y Jesús García Gazólaz, arqueólogo de la Dirección General de Cultura - Institución Príncipe de Viana.
En las conferencias se dará respuestas a los interrogantes que planteó el hallazgo de los restos como ¿qué proyectil se utilizó para la muerte del ‘Hombre de Loizu’?, ¿fue una piedra, un palo, una flecha?, ¿en qué dirección se lanzó y desde qué distancia?, ¿qué ritos funerarios se observan?, ¿qué significa el ungüento que cubría su cráneo? o ¿qué características antropológicas se pueden destacar?
Las ponencias estarán acompañadas de imágenes y vídeos que ayuden a comprender mejor el minucioso proceso de investigación que se está desarrollando en torno a este histórico descubrimiento.
Los restos del ‘Hombre de Loizu’, encontrados en la cueva Errotalde I en el término municipal de Erro, datan del año 9.700 a.C, y fueron depositados intencionadamente en el interior de esta cueva del concejo de Aintzioa-Loizu.
El esqueleto se encontraba completo, en conexión anatómica y excepcionalmente bien conservado. El cuerpo fue depositado boca arriba, estirado y con los brazos sobre el vientre; y el cráneo presentaba un agujero, debido al impacto de un proyectil.
La posición y los restos encontrados han permitido concluir que el cuerpo había estado envuelto en un sudario o paquete funerario, cubierto con sedimento rojizo, aparentemente ocre, informa el Gobierno Foral que indica que se han conservado inalterados hasta el día de hoy.
El ‘Hombre de Loizu’ fue hallado a casi 200 metros de la entrada de la cueva, a unos 45 minutos de distancia, en un meandro fluvial fósil dentro del sistema laberíntico de la cueva, tras un recorrido angosto y estrecho.
El descubrimiento corrió a cargo del grupo de espeleólogos Sakon que dieron aviso del hallazgo a la Dirección General de Cultura - Institución Príncipe de Viana. Tras dos visitas de inspección, técnicos del servicio de Patrimonio Histórico y especialistas en antropología física confirmaron la importancia y relevancia del hallazgo.
volver arriba

Activar Notificaciones