Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Gira

El Drogas: “Siempre observo lo que pasa a mi alrededor, aunque esté a miles de kilómetros”

La gira acústica ‘El Drogas Akustik Fraktion’ recala el martes, el miércoles y el jueves en el Teatro Gayarre de Pamplona. Allí presentará las canciones de ‘El largo sueño de una polilla’, su nuevo disco

Enrique Villarreal, El Drogas, en una imagen promocional
Enrique Villarreal, El Drogas, en una imagen promocionalBlack Izar
Publicado el 03/10/2021 a las 06:00
A sus 62 años recién cumplidos, Enrique Villareal, El Drogas, cada vez echa más gasolina a su creatividad. Lee con fruición, observa, escucha, y después ese magma erupciona con formatos impredecibles. Esta semana lo ha hecho con la publicación de un libro/disco (189 escritos con una mano enferma), la edición de un vinilo (El largo sueño de una polilla) y el arranque de una gira (El Drogas Akustik Fraktion) que llegará el martes al Teatro Gayarre y allí se quedará durante tres noches seguidas.
Parece que es de los que aprovechó la pandemia.
Bueno, sí, no sé. Quizá otras personas lo rumian más y sacan más provecho. En mi caso no es que me haya venido bien, es que tenía que emplear el tiempo en algo que sepa hacer.
¿Como terapia, casi?
Sí. Si ya es terapia de normal, en una situación así bastante más. Tampoco pensaba haber hecho nada durante ese año, porque acabábamos de sacar un quíntuple disco. Al final la vida es la que te pone en el sitio.
El quíntuple disco fue uno más de sus experimentos formales. En la Ciudadela dio un concierto de más de cinco horas en tres escenarios diferentes, protagonizó una película autobiográfica... ¿le gusta enredar?
Me gusta lo que hago, confundo el oficio con el hobby, y me siento incapaz de ponerme a mí mismo trabas para probar sustancias musicales que se me ponen a mi alcance.
En el Gayarre va a tocar tres días seguidos en esta gira El Drogas Akustik Fraktion. ¿Es alemán?
No. Es un invento [risas]. Me suena... no sé si decir a rumano o a qué para que nadie se moleste. Me apetecía ponerlo así y así lo he hecho.
En el libro incluye esos 189 escritos con mano enferma. ¿Por qué se resiste a llamarlos poemas?
No sé, me gusta más llamarlos escritos. Son reflexiones que a veces no las entiendo ni yo.
La verdad que El Drogas escritor parece que coge fuerza, sin quitar espacio al Drogas músico.
No lo sé [Risas]. Yo la verdad que estoy muy a gusto componiendo, ensayando, viajando, conduciendo la furgoneta cuando voy con mi socia, dirigiéndonos a pisar cualquier escenario que se nos ponga por delante. Soy feliz escribiendo, pero ya ni te cuento leyendo. A un gran maestro mío de la vida que es el Mikel Barullas le digo: “¿Tú por qué no escribes y tal?”. Y me dice: “Para qué voy a escribir, si el mayor placer que hay es leer”. Y estoy absolutamente de acuerdo.
En las canciones nuevas hay mucha letra y en algunas incluso recita y rapea, da la sensación que tiene mucho que contar, que tiene muchas ganas de hacerlo.
Yo siempre he estado observando lo que sucede a mi alrededor, aunque mi alrededor a veces son miles de kilómetros más allá de donde estoy. A partir de ahí comienzo a hilar historias. Otras veces esas historias comienzo a hilarlas con la persona que tengo a menos de 20 centímetros de mi nariz, y me cuenta situaciones que termino por adoptar como mías. A veces me pregunto por qué no entendemos mejor a personas que en un momento dado su vida se ha roto por lo que sea y ponemos en práctica la empatía. Eso lleva consigo el poner en marcha el sistema auditivo de las dos orejas y una boca, cuando normalmente hablamos el doble de lo que escuchamos. Quizá tengamos que aprender a usar nuestro propio cuerpo para aprender del prójimo.
De hecho, este libro y disco le ayudaron a sobrellevar la pandemia pero no parecen escritos por alguien aislado en su torre de marfil.
Este año a mí también me ha afectado de manera muy directa con historias duras. Tampoco me voy a quejar de lo que me ha sucedido, porque en la misma situación hay gente que lo ha pasado peor, como puede ser no poder despedir a un familiar que se te ha muerto. En mi caso concreto sucedió con mi madre, el final de una larga temporada con alzhéimer, diez años. Pero yo tengo la suerte de contar con una familia donde te puedes arropar, ese rollo que cuando te metes en la cama en invierno te metes entero debajo de las mantas, eso es un poco para mí la familia que tengo. Ese duelo que tienes que hacer lo haces metido debajo de esa manta. Otra gente no ha podido ni siquiera eso. En muchas ocasiones hay mucha gente que se siente sola y lo tiene que pasar como buenamente se puede, eso sí me parece duro.
También recibió el golpe de la muerte de Boni, al que le van a dedicar un disco de homenaje. ¿Cómo lo encajó?
De manera muy fuerte, por dentro notas la ruptura de algo, algo te está pasando. También en este caso digamos que ha habido esa suerte de poder compartir momentos con él durante los dos últimos años muy intensos y con su socia también, con Isabel, con la que continuamos estando de manera natural. De alguna manera te ayuda a pasar esos trances. Ya sé que es raro, pero a mí sí me parece que hay belleza en ciertos sucedidos por muy crueles que puedan parecer.
Decía Fito el otro día en la radio que últimamente en las entrevistas le salen temas que antes ni se planteaba, como lo rápida que pasa la vida. ¿También le pasa?
Es normal. En mi caso algo maravilloso que me ha pasado es tener dos nietos, con lo que pasas a un estadio superior. No es lo mismo ser padre que ser abuelo, quizá tengas más tiempo para observar cómo funciona esa maquinaria temporal que es la propia vida. Hay una canción en el quíntuple que se titula Hoy me esperan las sonrisas y parece que es una canción sentimental, que puede ser, pero sobre todo es un canto a la cobardía, a la cobardía personal. En mi caso hoy me esperan las sonrisas mientras una criatura de la misma edad que en ese momento tenía mi nieto mayor aparece en una playa empapado de agua. Eso se me hace muy duro. ¿Qué historia vamos a dejar a todos los nietos del mundo?
En las canciones nuevas hay referencias a salir del pozo, a un horizonte negro, habla de miedos... ¿surgen con la edad?
Sí, de los 20 a los 27 años, esta noche es la última noche y así la vives. Una resaca la quitas con otra borrachera. No te preocupa en exceso temas como la muerte, ni la tuya ni la del prójimo. Con el paso del tiempo posiblemente te vas haciendo más analista de tu propia situación y creo que te vas haciendo más sabio en el manejo de la observación.
Si estuviera como los habitantes de La Palma diez minutos para sacar lo que pueda de su casa, ¿qué rescataría?
Lo primero hay que poner en valor que no ha habido ni una víctima mortal, que es lo más importante. Sacaría a la familia lo primero, a partir de ahí no lo sé, porque depende del momento, de cómo reaccionas. Mucha gente ha perdido no solo su vivienda, sino su manera de ganarse la vida y eso es muy duro.
¿No tiene apego por las cosas materiales ni los recuerdos?
No. Antes guardaba todos los artículos, entradas y posters que tenía de Barricada. He tenido la suerte de que se hizo una exposición y no me devolvieron ni la mitad de esas historias. No me importa tanto eso como tener personas alrededor que te quieran y que te enseñen a quererles.
Se acaban la mayoría de restricciones, vuelven los conciertos de pie, se puede bailar... ¿qué significa este momento?
Yo ahora justo salgo con el acústico que es para verlo sentado [risas], en lugares cerrados de cara al invierno. Llevar este formato a una sala todos de pie, no sé, se vería mucho bostezo. Ya va siendo hora también, sobre todo si el personal sanitario así lo ve.
¿Cómo ha visto esta época desde arriba del escenario?
Vengo subiéndome y la verdad que a veces es muy difícil de contener al personal sentado y con mascarillas. De hecho incluso he tenido algún cristo por eso. Para mí ha sido un reto muy interesante pelearme con mi propio repertorio y cuando veo que la silla no sujeta bien a la gente hago que me saquen la guitarra acústica para aplacar un poco esas ganas eléctricas que muchas veces llevamos todo el mundo. Y otras veces siempre he tenido una silla a mano y como un mimo me he puesto a cantar la canción sentado, para ver si se daban por aludidos. No siempre he acertado.
¿Cómo cree que se va a acoger este Drogas acústico?
Yo creo que bien. Venimos de hacer dos sesiones en Oñati y era alucinante el silencio durante las canciones y cómo rompían a aplaudir cada vez que terminábamos una canción. Creo que tienen emotividad y me gusta que la gente también aprendamos a ver y convivir con otro tipo de espectáculos. Para mí las canciones son una excusa para juntarte con la gente que te apetece y comenzar a manosearlas. Soy defensor de hacer versiones, y si vas por lo acústico perfecto y si quieres distorsión, viva los pedales de distorsión y vamos a romper. Una cancion es un garabato, un boceto, hagamos con él lo que nos apetezca a los miembros de la banda.

Libro-disco, vinilo y gira acústica

El Drogas vuelve a sorprender con un lanzamiento que se sale de lo habitual. Por un lado está 189 escritos con una mano enferma, un libro de 320 páginas que nació al calor de una pequeña colección de poemas previos al tiempo de pandemia que El Drogas amplió e incluso reescribió durante el confinamiento. El libro, publicado por Desacorde Ediciones (25 euros), incluye a su vez el disco El largo sueño de una polilla, un nuevo disco en versión CD. Por otro lado, el mismo disco se ha editado en formato de vinilo, con material gráfico ampliado y lujoso acabado para coleccionistas (15 euros). El largo sueño de una polilla incluye ocho canciones en un formato más desnudo del habitual para el músico de la Txantrea, aunque ricas en matices y detalles. Es precisamente este concepto artesanal el que ha dado forma a la gira de presentación, El Drogas Akustik Fraktion, que será en formato acústico. El Drogas se subirá a los escenarios con seis músicos para interpretar un repertorio que abarcará desde algunas nuevas canciones hasta clásicos de toda la carrera del artista. Son: Txus Maraví (guitarra acústica y slide guitar), Eugenio Aristu “Flako” (contrabajo, coros y guitarra acústica), Germán San Martín (teclados y acordeón), Selva Barón (coros, harmónica y percusión), Patricia Greham(coros y percusión), Nahia Ojeta: Percusión (guitarra acústica y coros). La gira arrancó esta semana en Oñati y recala esta semana en el Teatro Gayarre de Pamplona durante tres días seguidos, 5, 6 y 7 de octubre.

DNI
En la película sobre él que dirigió Natxo Leuza contaba Enrique Villarreal, El Drogas, que nació en la Txantrea en 1959 “deforme”, por el nervio de un ojo que le hacía mirar de lado y caminar torcido. Cantante de Barricada durante tres decadas, vendieron más de un millón de discos y se convirtieron en uno de los grupos más influyentes del rock en castellano. Después de Barricada y Txarrena, también fundado por él, El Drogas continúa su carrera en solitario y sacó un quíntuple disco en 2019. Desde los 18 años está con su “socia” Mamen Irujo, con la que tiene dos hijos y dos nietos.

volver arriba

Activar Notificaciones