Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Historia

La huella de Carlomagno, en un libro de sello navarro

Escrito por una decena de historiadores, es una de las aportaciones de Navarra al itinerario europeo Vía Carlomagno

cedida
Carlomagno y uno de sus hijos, Pipino el jorobado, en una ilustración de los Anales de Fulda, una crónica medieval que narra lo ocurrido en Francia tras la muerte de Carlomagno hasta el año 900 CEDIDA
Publicado el 20/09/2021 a las 06:00
Un libro sobre la figura de Carlomagno y su relación con los territorios de la Península Ibérica es la primera contribución de Navarra al itinerario cultural europeo que transita por los lugares donde el emperador franco dejó su huella. Cuatro navarros coordinan un volumen en el que participan una decena de historiadores, la mayoría adscritos a universidades y sociedades culturales de la Comunidad foral, pero que cuenta también con autores de Francia o Alemania, y que detalla algunos de los hitos del reinado del monarca que unificó bajo su trono a buena parte de Europa, con especial atención al principal episodio que le liga a Navarra: la expedición de castigo a Zaragoza que terminó con la derrota de las tropas francas en Roncesvalles y la muerte de Roldán.
El libro se presentó recientemente en Roma, en el marco de una convención de la Vía Carlomagno y una reunión del comité científico internacional que sigue las actividades de este itinerario cultural europeo. En este organismo, del que forman parte una veintena de intelectuales, hay dos españoles y su vicepresidente es el navarro Juan Ramón Corpas Mauleón, exconsejero de Cultura del Gobierno foral y miembro del Consejo Navarro del Movimiento Europeo, además de miembro de varias asociaciones en torno al Camino de Santiago. Estas reuniones en Roma han sido el paso previo para que el Consejo de Europa, que ya aprobó en 2018 la Vía Carlomagno como itinerario cultural europeo, ratifique esa declaración. “Cuando lo haga, a finales de año o comienzos de 2022, el Consejo pondrá todos sus medios en la promoción del itinerario como una fórmula para poner en relación distintos lugares de Europa y para estimular un turismo culto”, dice Corpas.
UNA FIGURA RECUPERADA
El origen de la Vía Carlomagno se remonta a 2014, cuando se cumplió el duodécimo centenario de la muerte de Carlomagno. “Un grupo de profesores franceses, a los se unieron humanistas italianos, alemanes y españoles, empezaron a recuperar su figura, que fue muy relevante y que había quedado un tanto olvidada. Es entonces cuando se pensó en crear un itinerario cultural”, explica Juan Ramón Corpas. Pronto, el consejo navarro del Movimiento Europeo, una organización internacional en favor de la unidad europea, se unió a esos humanistas. De hecho, uno de los lugares donde se presentó el itinerario cultural, que se extiende por siete países europeos y está conformado por seis rutas diferenciadas, fue Pamplona, a donde viajó Noël Orsat, fundador de la asociación promotora de la Vía. “Entonces le dije que lo primero que podía aportar Navarrra era un libro que fuera una puesta al día de todo lo referido a Carlomagno y sus horizontes hispanos. Y le pareció una idea fantástica: ninguna otra región estaba haciendo nada parecido. En otros sitios habían levantado una estatua a Roldán o habían organizado festejos gastronómicos en torno a la figura de Carlomagno. Pero Navarra cuenta con universidades con departamentos de historia medieval. No solo eso. Carlomagno fue relevante en muchos ámbitos, desde lo militar hasta lo económico, pero si nos fijamos en su legado literario, no hay lugar al que esté tan ligado como Navarra. La Canción de Roldán y sus derivaciones es de lo más destacado de la literatura occidental con diferencia”.
En la idea se fueron implicando los otros coordinadores del volumen, Eloísa Ramírez Vaquero, de la UPNA, Julia Pavón Benito, de la UN, y Javier Ilundáin Chamarro, de la UNED, y entraron en contacto con otros historiadores, franceses y españoles, “buscando variedad”. Sus textos abarcan desde la situación general en Europa y el Mediterráneo en el año 800 a aspectos mucho más concretos como la vida de las mujeres o cómo era la música o el arte en tiempos de Carlomagno. Por supuesto, el volumen también deja espacio a los episodios navarros de la vida del emperador: la expedición a Zaragoza, la batalla de Roncesvalles, la presencia carolingia en Pamplona y los Pirineos o los ecos literarios de la Canción de Roldán.
El libro lo ha lanzado la editorial especializada en historia La Ergástula, a través de su división El Tercer Sello, pero antes fue necesario financiar la publicación, que cuesta en torno a 22.000 euros. Lograron la ayuda de Pamplona, Tudela y Estella, los ayuntamientos más poblados de la decena larga de municipios navarros “con presencia histórica o legendaria” del emperador que están adheridos a la Vía Carlomagno. También han colaborado la Universidad de Navarra y la Fundación Fuentes Dutor. El Gobierno de Navarra no aportó dinero, pero sí se ha adherido al itinerario, algo que no “exige compromiso económico de ningún tipo”, y al que se han apuntado también instituciones como las tres universidades navarras, la UGT, la Confederación de Empresarios, la Cámara de Comercio o asociaciones culturales como el Ateneo Navarro.

Una guía turística y señales para la Vía

Además del libro, los representantes navarros en la Vía Carlomagno, han lanzado otras dos propuestas, que también se presentaron en Roma.
La primera es una guía turística de la huella de Carlomagno en Navarra, un proyecto en el que ya llevan trabajando más de un año. En la reunión romana Corpas subrayó la conveniencia de que todas las regiones de la Vía cuenten con una vía. “Un itinerario tiene que trazar un trazado”, que en la Comunidad foral comenzaría en Valcarlos, continuaría por Roncesvalles, Pamplona y seguiría el camino de la actual carretera hacia Tudela. Aunque la guía en principio solo se referirá a Navarra, Corpas se ha puesto en contacto con el Movimiento Europeo de Aragón, por si puede completar el trazado hasta Zaragoza, y con el de Aquitania. Ahora buscan financiación para un proyecto que supone unos 6.000 euros.
La otra idea lanzada en Roma es repetir con la Vía Carlomagno un tipo de señalización del tipo de las flechas amarillas que un grupo de navarros puso en marcha hace años para marcar el Camino de Santiago. En este caso, han propuesto que se use la ‘K’ que se puede ver a la izquierda de la firma del emperador.
volver arriba

Activar Notificaciones