Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Libros

El profesor Carlos Soria publica 'El Campus de la Universidad de Navarra'

La obra rescata la evolución y las historias de este parque de 113 hectáreas, el más grande de Pamplona

El autor Carlos Soria posa en el campus de la Universidad de Navarra con su libro
  • Diario de Navarra
Actualizado el 15/06/2021 a las 12:15
El profesor Carlos Soria acaba de publicar 'El Campus de la Universidad de Navarra', editado por Eunsa. El libro, de gran formato, incluye más de 260 imágenes a color, así como mapas e infografías de este parque, el más grande de Pamplona y uno de sus pulmones verdes. “El Campus, afirma el autor, es un mundo abierto, libre, un lugar de encuentro, amistad y vivencias compartidas”.

La obra cuenta con fotografías de Manuel Castells, Elena Moreno, Valentín Vallhonrat y Martín Zalba, así como ilustraciones de Fernando Pagola y María José Cruz; y ha sido diseñado por Errea Comunicación. El texto de Carlos Soria está acompañado de siete colaboraciones de antiguos alumnos y profesores que cuentan sus vivencias sobre el Campus: Carolina Larrosa, periodista; Juan Luis Caballero, profesor de Teología; Albert Recasens, musicólogo; Joaquín Madina, periodista; Héctor Devesa, arquitecto; Lucía Martínez Alcalde, periodista; y José Luis Comellas, historiador recientemente fallecido, que describe el cielo que cubre el Campus.

“Uno de los motivos que me llevó a escribir el libro -señala el autor- fue que no quería que el tiempo devorara las historias menudas que lo han tejido. Son pequeñas, a veces mínimas, otras no tanto, pero siempre ayudan a entender una parte de la cultura universitaria que hemos heredado”.

El Estudio General de Navarra, fundado en 1952 por san Josemaría Escrivá, estuvo sus primeros años diseminado en varios edificios de Pamplona prestados por la Diputación Foral de Navarra (Cámara de Comptos, Hospital de Navarra, Museo de Navarra). “En 1960 – destaca el profesor Soria- la Santa Sede lo erigió en Universidad, lo que supuso un cambio de modelo y afianzó el propósito de encontrar unos terrenos que permitieran configurar una ciudad universitaria con amplios espacios abiertos y verdes”. Superadas otras opciones, la elección quedó circunscrita a la propuesta del alcalde de Pamplona, Miguel Javier Urmeneta, de ubicar la Universidad en el valle del río Sadar, en el límite sur de la ciudad, “que entonces estaba ‘lejísimos’”. “Se trataba de unos campos de trigo y algunas huertas, con una extensión de más de 113 hectáreas, en un terreno de tierras de labor con la propiedad muy compartimentada”, explica.

En los inicios, el hombre clave fue Ángel Ramos, profesor de la Escuela de Montes de la Universidad Politécnica de Madrid, quien definió el futuro Campus en un estilo paisajista, de líneas abiertas y profundas, con bosque, praderas y césped, característico de las universidades anglosajonas, especialmente norteamericanas. El Campus fue avanzando en la medida que lo hacía la construcción de nuevos edificios, siempre sueltos, individuales y aislados, diseñados por arquitectos diferentes. Las praderas y el césped tenían la misión de unificar el paisaje, integrar visualmente la variedad de edificios y suavizar sus contradicciones estilísticas.

En sesenta años, afirma Soria, “se ha pasado de una extensión de campos de trigo a un Campus de más de 4.200 árboles (entre ellos un centenar de secuoyas), 130 especies vegetales diferentes y un 74% de su extensión ocupada por zonas de bosque, vegetación plantada y superficies de absorción de agua”. Desde 2018, el Campus de la Universidad de Navarra tiene la Green Flag, otorgada por un organismo internacional británico, que acredita la calidad de la gestión integral de las zonas verdes e identifica los jardines de acceso público.
DEDICADO A LOS JARDINEROS DE LA UNIVERSIDAD
El libro está dedicado a los jardineros de la Universidad, “a los que fueron, son y serán”, según afirma el autor. Casi todos han sido labradores navarros que han aprendido a ser jardineros en el Campus donde tomaron conciencia de que estaban haciendo un jardín para todos. “Con su trabajo día a día, de forma silenciosa y anónima, han sido los instrumentos que han hecho germinar toda su belleza”.

Los jardineros han elegido precisamente para este libro algunos árboles del Campus que consideran significativos: desde el primer árbol plantado en 1963, un cedro atlántico ubicado en la campa del Colegio Mayor Belagua, hasta 10 árboles más: ginkgo, olmo, magnolio, cedro deodara, cedro atántica, roble común, secuoya gigante, secuoya roja, haya roja y metasecuoya.

El autor, Carlos Soria Saiz (Valladolid, 1936), es doctor en Derecho, periodista, profesor universitario, cofundador del Innovation Media Consulting Group; fue decano de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra y, desde 1968, Curador del Campus.
volver arriba

Activar Notificaciones