Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Cine

Del cine clásico al moderno a través de 12 películas en Civivox Condestable

‘La mano del diablo’ abre un ciclo, con todas las sesiones con entrada libre, previa inscripción en el 010, en los civivox o en www.pamplonaescultura.es

Vista del Palacio del Condestable
Vista del Palacio del Condestable, lugar donde se imparten los cursos
  • Diario de Navarra
Actualizada 05/03/2021 a las 12:28

Civivox Condestable acoge desde este sábado 6 de marzo el ciclo ‘Cine clásico, cine moderno’. A través de la proyección de 12 películas estrenadas entre los años 1943 y 1960 se analizará cómo el séptimo arte abandonó el banco y negro, dejó el clasicismo y emprendió una evolución hacia la modernidad en modos de contar, temáticas y géneros. El ciclo lo organiza el Ayuntamiento de Pamplona, a través de la red Civivox, con la colaboración de la Fundación BilbaoArte.

Todas las películas se proyectarán a las 18.00 horas, con entrada libre, previa inscripción en el teléfono 010, en la propia red Civivox o en la web www.pamplonaescultura.es. Las películas se verán en versión original subtitulada y contarán con una presentación anterior al visionado y una charla coloquio posterior. La presentación y la charla correrán a cabo de Arturo Barcenilla. Abrirá el ciclo ‘La mano del diablo’ y forman parte también de este ‘Cine clásico, cine moderno’ obras como ‘Los verdugos también mueren’, ‘Perversidad’, ‘El ídolo caído’, ‘Ocho sentencias de muerte’, ‘Los apuros de un pequeño tren’, ‘Rififi’, ‘Rufufú’ o ‘Los ojos sin rostro’.

En el espacio de tiempo que va de ‘La mano del diablo’ (Maurice Tourneur, 1943), primer filme de este ciclo, al último, ‘El fotógrafo del pánico’ (Michael Powell, 1960), se produjo una profunda transformación en el mundo y en el lenguaje cinematográfico. Tourneur presentó ese año un oscuro filme cuyo argumento mezclaba talismanes demoníacos con la frustración de un pintor fracasado que anhela el éxito, aunque tuviera que vender su alma. Diecisiete años después, Powell presentó ‘El fotógrafo del pánico’, un relato estremecedor sobre un psicópata asesino de mujeres donde se funde y confunde la violencia con la mirada, el objetivo de la cámara con el arma del criminal.

Entre 1943 y 1960, en menos de dos décadas y cogiendo como referencia esas dos películas, el ‘mal’ pasó de ser simbolizado por la antigua idea de Fausto y una figura demoníaca, ajena al ser humano, a mostrarse como una angustia existencial en el psicópata asesino, con el horror que surge del fondo de la insatisfacción humana. El cine perdió su inocencia y, paulatinamente, abandonó el blanco y negro y se desprendió de la amenaza de las sombras para abrazar el color estridente de un tiempo nuevo que quería olvidar lo que había pasado cuanto antes.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE