Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Arte

Qué ver: Alba Lorente utiliza la destrucción para crear arte en la Puerta Gótica

La artista visual Alba Lorente Hernández expone ‘Damnatio memoriae’ en la Puerta Gótica del Colegio mayor Belagua, que refleja el uso de la destrucción como método creativo en el arte

Alba Lorente expone 'Damnatio memoriae'
Alba Lorente expone 'Damnatio memoriae'
La artista visual Alba Lorente Hernández expone 'Damnatio memoriae' en la Puerta Gótica del Colegio mayor Belagua, que refleja el uso de la destrucción como método creativo en el arte
Alba Cidoncha Sádaba
Alba Lorente Hernández junto a la pieza Undecim (2019), que es tinta sobre papel Montval 300gr/m2.
Alba Lorente Hernández junto a la pieza Undecim (2019), que es tinta sobre papel Montval 300gr/m2.
Actualizada 24/02/2021 a las 12:50

Alba Lorente Hernández (Zaragoza, 1994) es artista plástica y autora de la exposición 'Damnatio memoriae' que se ha presentado este martes en la Puerta Gótica del Colegio Mayor Belagua de la Universidad de Navarra. La expresión 'damnatio memoriae' o "condena a la memoria" proviene de la Antigua Roma. Pretendía borrar cualquier registro que hubiera del individuo condenado. La exposición nace de la investigación para la tesis doctoral que Alba Lorente Hernández está realizando, y el tema en el que profundiza es la destrucción como método creativo en el arte. 'Damnatio memoriae' estará en la Puerta Gótica del Colegio mayor Belagua hasta el 13 de abril en horario de lunes a viernes de 9 a 17 horas.


En ella, intenta hacer una reivindicación porque, según la artista, “el olvido no puede existir nunca”. Se puede observar en el término 'damnatio memoriae', “se sabe que existía y por tanto no se puede anular a un individuo por completo”, dice la artista. La técnica utilizada sobre las 13 piezas que componen la exposición es aplicar esta idea de arte destructivo sobre un material, que puede ser papel, cartón o chapa. Aplica una primera capa de negro —grafito o tinta china— y después pega cinta de carrocero o gubia. Tras ello, quita o deforma la materia para crear la composición. “Por eso es abstracto, porque quiero representar un sentimiento o un momento determinado y no puedo hacerlo con dibujo realista”, señala Alba Lorente. 


También utiliza la abstracción para representar el sentimiento que nace en ella en un momento de incomprensión o agresividad “que todo el ser humano puede sentir”, concreta. “Hablo de los impulsos tanático-destructivos y de cómo canalizarlos, en lugar de reflejarlos en algo grotesco poder hacerlo en una pieza plástica”, precisa la artista.


Para comenzar a crear estas piezas, primero indagó en cómo funcionaba el material. Una vez que llegó a una conclusión sobre él, sintió la necesidad de “destriparlo y descomponerlo, por lo tanto, destruirlo”, describe, como si dejase una huella en el papel de ese tratamiento “brutal, señal de que ahí ha habido un accidente pictórico”, narra. 


Alba Lorente Hernández comenzó a estudiar sobre el arte destructivo y sus aplicaciones creativas para entenderse a sí misma. “Todo el mundo tiene una parte un poco más oscura. Cuando eres consciente de ella y sabes cómo entenderla, sabes también tratarla y hacer de ella algo bello”, constata la artista. La exposición nace gracias a su doctorado, pero también a su estancia en 2020 como becaria en la Fundación Antonio Gala. Es una parada en un largo camino de investigación —en el que todavía sigue— que empezó en 2018, cuando se metió de lleno en la parte teórica de la destrucción como proceso creativo. En 2019 - 2020, gracias a esa estancia en la Fundación Antonio Gala, pudo desarrollar más la práctica y crear las piezas. Este año 2021, que coincide con su tercer año de doctorado, camina “entre las dos. Es un proceso infinito, no acaba porque tiene múltiples variantes”, explica. 


Con 'Damnatio memoriae' no pretende que su obra guste a todo el mundo, sino que el espectador que se acerque hasta el Colegio mayor Belagua para verla pueda sentirse acompañado y comprendido, que no piense que es el único que tiene esos impulsos, “que los puede tener todo el mundo y que de ello se puede hacer algo bello”, termina Lorente. 


Alba Lorente Hernández nació el 16 de enero de 1994 en Zaragoza, aunque cuenta muy ilusionada que pasó su infancia en Frías de Albarracín. Estudió Bellas Artes en Teruel, luego se fue de Erasmus para estudiar en la Academia de Bellas Artes de Palermo y realizó una beca en la Fundación Antonio Gala en 2020. Está soltera y vive en Madrid porque en “Zaragoza no se mueve ahora mucho arte con la pandemia”. Enseña su obra en su Instagram @albalorentehernandez.



volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE