Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Pamplona

Estitxu Arroyo reflexiona sobre la vida y la muerte con 'Salsola Kali: Una deriva vegetal'

Estitxu Arroyo transmite en ‘Salsola Kali: Una deriva vegetal’ esas ideas a través de una instalación y una performance que tendrá lugar los sábados por la tarde

Ampliar Imagen de la 'performance'.
Imagen de la 'performance'.
  • Alba Cidoncha
Actualizado el 21/12/2020 a las 14:43
"Todos hemos tenido muchas muertes en una vida. Nos han dejado, hemos dejado, en el trabajo o cuando cambiamos de ciudad. Todo son ciclos, vida y muerte", reflexionaba Estitxu Arroyo Sánchez, artista y creadora natural de Cintruénigo, en la Sala del Horno de la Ciudadela. Una sala circular en la que, ella misma, ha colocado seis velas formando un círculo. En el centro del mismo, colgado del techo, un "altar vegetal", como ella lo describía. Se trata de Salsola Kali, el nombre científico para la planta rodante que da título a su nueva exposición ‘Salsola Kali: Una deriva vegetal’.
Esta representación forma parte de un proyecto que la artista comenzó hace diez años y que tiene derivas escénicas, coreográficas, instalativas, audiovisuales y plásticas. Proyecto que recibió un premio a las ayudas del Gobierno de Navarra y residencias en Cataluña y Berlín. ‘Salsola Kali: Una deriva vegetal’ comenzó sus andaduras hace un año y medio cuando Estitxu Arroyo comenzó a trabajar con esta planta tan típica de la Ribera navarra, donde ella nació.
La performance combina varios planos u objetos que están en diálogo permanente entre ellos. Las velas encendidas y colocadas en círculo rodean a la planta rodante y en una de ellas hay una fotografía de la diosa hindú Kali. Se trata de un trabajo de reflexión sobre qué es la circularidad y sobre los ciclos de la vida, que está en constante movimiento. Kali es la diosa de la destrucción y de la vida y a su vez, el "altar vegetal" representa todos esos ciclos y la "semilla del amor que siempre nos conforma", anotaba la creadora.
Estixtu Arroyo también practica y estudia yoga desde hace más de 15 años. Ella misma es un elemento más de la representación ‘Salsola Kali: Una deriva vegetal’. Mientras suena Letanía de Franz Schubert —que habla sobre la despedida—, la artista combina movimientos del yoga con Kalari Payattu, el " arte marcial más antiguo del mundo", apuntaba. Combinado con movimientos orgánicos que nacen de la propia artista, baila dentro del círculo que forman las velas para invocar "a todas esas divinidades que van alineando las cosas y haciendo que la vida tenga su ciclo", concluía Arroyo. Esta nueva obra de Estitxu Arroyo reflexiona sobre la vida y la muerte en este espacio, que para ella representa un "útero materno donde hay espacio a la meditación, a la tranquilidad, es como volver a la madre divina", explicaba. También lo relacionaba con todo lo que ha traído el coronavirus. Ha sido destrucción, sí, pero de esto "nacerá algo nuevo, como en todo", terminaba Arroyo.
Una cita íntima, en la que solo pueden entrar 12 personas por el aforo máximo permitido, que estará todos los sábados hasta el 9 de enero en la Sala del Horno de la Ciudadela.
Hará tres pases; uno a las 18.30, 19 y 19.30 horas. Para apuntarse hay que hacerlo en el propio Horno o llamando al teléfono 629793277 en horario de apertura de salas.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora