Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Conciertos

Pablo López llena el Navarra Arena con su piano y su voz de libertad

Cerca de un millar de personas agotaron las entradas para el concierto del cantautor malagueño

Pablo López, en un momento de su concierto en el Navarra Arena.
Pablo López, en un momento de su concierto en el Navarra Arena.
Concierto de Pablo López en el Navarra Arena 10 Fotos
Concierto de Pablo López en el Navarra Arena
Imágenes de Pablo López en el pabellón Navarra Arena de Pamplona.
EFE/Cordovilla
Actualizada 04/10/2020 a las 11:24

Pablo López se enfrentaba en el Navarra Arena al último concierto de esta gira valiente en la que ha estado defendiendo su repertorio a piano y voz. Así que decidió que en Pamplona las emociones se convirtieran en la auténtica defensa de libertad de expresión.


Aparcó las convenciones y en muchas ocasiones convirtió el recital en un gran ensayo para que participara el público, cerca de un millar de espectadores que habían agotado las entradas.
De hecho para jalear e invitar a la participación hasta dejó de pulsar las teclas y percutió con sus manos diferentes partes del piano para convertirlo en una batería o set de percusión.


Bajó del escenario


Incluso hubo un momento en el que aun más liberado de las habituales convenciones se bajó del escenario dejando el piano. Se puso la mascarilla y fue tocando la guitarra y cantando paseando entre las mesas de la gente mientras una ayudante le ponía un micrófono de mano para que se le oyera... el concierto sin embargo comenzó con una versión. Fue Cantares (Caminante no hay camino, se hace camino al andar), el poema de Antonio Machado que musicó y popularizó más tarde Joan Manuel Serrat.


Con el público


Ya dejó entrever ese estilo en el que se iba a mover toda la velada, entre el recetario y las canciones protagonizadas más por el público que por el mismo. Y fue un discurso constante, como un diálogo entre amigos, en el que habló del amor y de la importancia de la música.


También que “hay que ser asertivo, eso es lo importante en estos momentos. Es el final de esta gira de aprendizaje así que me vais a tener que tolerar ciertas cosas”. El público se las toleró todas hasta llegar a esa pequeña sensación de caos, cuando no se sabía por donde estaba dentro del pabellón Navarra Arena.


Respecto a cuestiones técnicas la luz jugó un papel de seducción poderosa. Una estructura de rectángulos de doble hoja en vertical que formaba una zona alargada a su espalda se iba iluminando en múltiples combinaciones y colores aportando estampas muy originales.


De los mensajes que fue lanzando, uno de los más intensos entre las canciones Mariposas y El patio fue en el que afirmó que “la libertad tiene una lectura hermosa, nació sin dueño. Hay que quererse un poco”


Y fue repasando canciones como Fueron dos palabras, La mejor noche de mi vida, Suplicando, Vi, Te espero aquí, Mamá no, Hijos del verbo amar, El mundo y por supuesto Tu enemigo.


Fue un repaso absolutamente personal de los tres álbumes que lleva publicados: El mundo y los amantes inocentes, Once historias y un piano y Camino, fuego y libertad, con una actitud en la que dejo muy claro que no estaba ante una audiencia sino casi en el salón de su casa.


Tras una hora y cuarenta y cinco minutos de concierto el público le despidió con una gran ovación final.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Más información
volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE