x
Activar Notificaciones

Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Arte

Curvas que evocan abrazos en la muestra 'Formas y Volumenes', de Iñaki Ormaechea

La geometría y los materiales industriales son el punto de partida de ‘Formas y Volumenes’, muestra que Iñaki Ormaechea presenta en la galería Ormolú. El artista juega con la línea, la curva y el volumen en sus piezas de acero, corian o alabastro

Foto de Iñaki Ormaechea junto a un grabado y dos piezas de corian blanco (fondo) con las que crea  volumen fuera del espacio.

Iñaki Ormaechea junto a un grabado (izda) y dos piezas de corian blanco (fondo) con las que crea volumen fuera del espacio.

Actualizada 13/02/2020 a las 10:37
A+ A-

La geometría es el lenguaje con el que mejor se identifica Iñaki Ormaechea para crear sus esculturas. La aparente frialdad del cuadrado, la elipse o el círculo adquiere otra dimensión cuando el artista juega con los planos, el volumen, la luz y el color para conseguir unas obras con las que quiere evocar sentimientos y emociones. Ese es el punto de partida de 'Formas y Volúmenes', la exposición enmarcada en 'Los febreros de Ormolú' de la galería que este año está dedicado a la geometría germinal y con la que el artista reflexiona sobre la sensibilidad que genera un material industrial al contemplarlo.

Esculturas de acero, grabados y otras piezas de alabastro o corian (material sintético compuesto por resina acrílica e hidróxido de aluminio) completan la exposición con la que Iñaki Azcárate Ormaechea (Pamplona, 1959), que prescinde del primer apellido en su nombre artístico, presenta unas obras que se caracterizan por el purismo de la forma y por unas superficies muy pulidas en blancos y grises, con detalles en color azul, rojo, amarillo, naranja o negro. Se trata de piezas que, a pesar de sus acabados de apariencia industrial, producen una sensación diáfana, equilibrada e invitan a una contemplación serena.

DEL PLANO AL VOLUMEN

Licenciado en Bellas Artes por la Universidad del País Vasco, Iñaki Ormaechea comenzó su tránsito artístico con la pintura. En concreto, con la abstracción matérica, disciplina que abandonó cuando hizo del diseño gráfico su profesión. Tras veinticinco años al frente de un estudio especializado en imagen corporativa y comunicación gráfica, Ormaechea se volcó con el arte hace diez años. Pero no regresó a la pintura, sino que se decantó por la escultura y los materiales industriales sin perder la referencia de la geometría y las formas puras. “La geometría es para mí una forma de entender, una forma de plasmar, una forma de hacer. Cada uno busca el camino que nos permite desarrollar lo que sentimos y percibimos. Y mi camino es la geometría porque me permite trabajar una forma que me genera sentimientos”, explica.

Aunque utilice distintos materiales y formatos, sus obras parten del mismo proceso de creación y elaboración. Todas ellas comienzan por un dibujo que bien puede ser un cuadrado, un rectángulo, un círculo o una curva cerrada que más tarde se convertirá en una maqueta que el artista empezará a construir y a descomponer hasta dar con distintas formas. “Voy manipulando las formas, las voy trabajando, y unas dan lugar a otras, hasta que doy con la figura que me dice algo y que creo que va a funcionar como escultura”. En todo este proceso, las piezas parten de planos plegados y doblados en las que el artista juega con las líneas y los giros para generar unas composiciones que destacan por el volumen, la incidencia de la luz y la perspectiva que genera en el espectador. “No es geometría pura y dura, es una geometría germinal. Cuando se empieza a utilizar los giros o parábolas se genera movimiento y ello le da a la escultura otra connotación”.

LOS MATERIALES

La exposición hace un recorrido por las distintas composiciones y materiales con los que trabaja Iñaki Ormaechea. Junto a las esculturas realizadas en acero inoxidable o acero lacado, el artista presenta otras piezas elaboradas con corian o alabastro, material este último que acaba de incorporar a su trabajo. Sea cual sea el elemento utilizado, en todas ellas confluyen la luminosidad, simplicidad de formas, unos pulidos exigentes y la búsqueda permanente del volumen y la línea. “Utilizo la tecnología y procesos industriales para llegar al final de la obra. Con el alabastro, por ejemplo, cambia un poco la idea. Aunque vuelvo a jugar con la repetición de formas, los volúmenes en este material son planos, por lo que incido más en la línea y el color”.

Los grabados constituyen otra de las vertientes creativas de Iñaki Ormaechea. Unas piezas que visualmente se diferencian de las esculturas, pero que están concebidas con el mismo proceso de experimentación. Sobre fondos diáfanos, blancos y pulcros, el artista consigue su obra mediante la curvatura de varillas de soldar y mallas metálicas, a las que suma pequeñas piezas de corian blanco o acero lacado en rojo o negro, entre otras tonalidades. “Hay una simplificación de los elementos que utilizo y ese es mi lenguaje. Es lo que busco y mi forma de expresión”.

Si la geometría es el punto de partida, las superficies son otra de las características de su obra. No busca cualquier acabado, sino unas piezas delicadas al tacto que consigue con una proceso intenso de pulido. “Son como pieles”, indica el artista, quien insiste en la necesidad de humanizar cada una de sus esculturas. “Lo que busco es un sentimiento, una sensibilidad, que nos transmita algo cuando se mira la escultura”. Una razón que avala la utilización del plegado y la curva en sus obras. “La curva es el abrazo porque hablo de afectividad, sentimiento, cariño, protección. Con el movimiento se generan figuras que se abrazan, que se protegen, que se cuidan y que evocan lo que somos y necesitamos las personas”.

Respecto a la frialdad que pueden mostrar las formas y materiales utilizados, Iñaki Ormaechea entiende que su proceso creativo tiene otra connotación. “No me gustaría que mi obra se quedara solo en esculturas geométricas. A pesar de la frialdad que puedan transmitir los materiales, las piezas nos recuerdan esa evocación que somos las personas. Quiero cambiar el contexto, que la persona vea sentimientos a través de la escultura. Hablamos de emotividad, de algo que nos implica a todos”.

‘Formas y Volúmenes’

Lugar: Galería Ormolú (c/Paulino Caballero, 42).
Fecha: Hasta el 29 de febrero.
Horario: lunes a viernes, 10 a 13.30 y 17 a 20 horas. Sábados, 10 a 13.30 horas (primero y último de mes).

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra