x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Arte

La pintura de la Pamplona del XVII comprada en París “es única”

Adquirida por subasta por 126.000 €, se expone en el Museo de Navarra

El lienzo, ayer, en el Museo de Navarra. Por el momento, se desconoce su autoría, si bien la casa de subastas lo atribuyó a Juan Bautista Martínez del Mazo.

El lienzo, ayer, en el Museo de Navarra. Por el momento, se desconoce su autoría, si bien la casa de subastas lo atribuyó a Juan Bautista Martínez del Mazo.

20/11/2019 a las 06:00
A+ A-

El cuadro Vista de Pamplona, una representación de la ciudad pintada a mediados del siglo XVII que el Gobierno de Navarra compró en octubre por 126.000 euros mediante subasta en París, es “la más antigua panorámica de Pamplona que se conoce, lo que la convierte en una pintura única”. Colocada ahora en el Museo de Navarra, donde va a exponerse hasta mayo del año que viene, su directora, Mercedes Jover, señaló que, a pesar de las incógnitas que existen aún alrededor del cuadro, “se ha querido enseñar cuanto antes esta costosa adquisición e importante inversión cultural”. Aunque se desconoce quién lo pintó -la casa de subastas lo atribuyó a Juan Bautista Martínez del Mazo pero el museo lo adquirió sabiendo que este no era el autor-, en su presentación el martes se destacaron los motivos que llevaron a comprarlo, como su calidad, fidelidad iconográfica de la Pamplona de la era moderna o su estado de conservación. Procedente de una colección particular de Toulouse, fue el Ministerio de Cultura quien acudió a la subasta en representación del Ejecutivo foral.

Para presentar el cuadro e informar de su proceso de incorporación a los fondos del museo se citaron, además de Jover, Ignacio Apezteguia, director general de Cultura-Institución Príncipe de Viana, y el historiador Juan José Martinena, exdirector del Archivo de Navarra. Y éste subrayó lo interesante de toda la panorámica, por lo que se ve y por su comparación con la Pamplona actual. De hecho, junto al cuadro se ha colocado una gráfica de la silueta, diseñada por el estudio Ken, en la que se identifican esos lugares de interés: los que pueden encontrarse ahora prácticamente igual o muy parecidos, los que han experimentado modificaciones y los que han desaparecido. “Los datos iniciales de los que se parte con total transparencia se cuentan en esa cartela”, apuntó Jover, añadiendo que el museo informará de las novedades que revelen los estudios. Los teóricos ya están en marcha (bibliográficos, archivísticos, de comparativa de estilo...) y habrá otros que se podrán ir deduciendo de lo que vayan contando los archivos. No obstante, para los de la parte material en el laboratorio de restauración del museo habrá que esperar a que finalice la exposición.

Azpeteguia informó de que varias personas del sector informaron al museo de la subasta en París del cuadro, del que se desconocía su existencia hasta entonces, y de que sería pertinente que el Gobierno foral se interesara en él. Así fue debido a varios motivos. Por ejemplo, su valor iconográfico, “que reside en la veracidad de la representación topográfica de la ciudad de Pamplona y que constituye el principal valor de este género pictórico que son las vistas de ciudades”. Y es que, reveló, esta pintura es la más antigua panorámica de Pamplona conocida, “lo que la convierte en una pintura única”. Otro de los motivos que llevaron a plantear “firmemente” la compra fue su calidad pictórica, al estar “muy bien ejecutada técnicamente y encontrarse en buen estado de conservación”. También, su cualidad de testimonio de la vida de la ciudad a mediados del siglo XVII, “ya que se aprecian las principales características que configuraban la ciudad de Pamplona en la época”. Igualmente, “su indudable valor objetivo interés para Pamplona y Navarra”.


 

LA NOCHE DEL 26 DE OCTUBRE

De modo que la Dirección General de Cultura-Institución Príncipe de Viana puso en marcha el expediente para optar a su adquisición, que según la legislación vigente, implica a la Junta de Calificación, Valoración y Exportación de Bienes Culturales, dependiente del Ministerio de Cultura y Deporte “con cuya colaboración se ha contado desde el primer momento y que ha garantizado el correcto proceso de adquisición”.

El gasto máximo se autorizó mediante una resolución del 19 de septiembre. Fue de 100.000 euros, mientras la casa de subastas había estimado su precio en entre 90.000 y 120.000 euros. En aquella resolución, además, se encomendó a la Subdirección General de Protección de Patrimonio Histórico del Ministerio de Cultura que representase al departamento de Cultura del Gobierno de Navarra en la subasta para pujar por el cuadro.

En la subasta del 4 de octubre, el Ministerio de Cultura pujó en nombre del Gobierno foral y el cuadro fue adquirido con destino al Museo de Navarra por 100.000 euros. No obstante, a esa cantidad se ha añadido un 26% de comisión de la casa de subastas e impuestos vigentes en Francia. En total, 126.000 euros, por resolución del 14 de octubre.

El cuadro llegó al Museo de Navarra el 26 de octubre, a las nueve de la noche, después de que una empresa especializada recogiera y embalara la pintura en París esa mañana. Y tras haber estado en la zona de laboratorio y almacén del museo, desde ayer se encuentra en la sala de exposiciones.

La directora del Museo de Navarra, Mercedes Jover, señaló que desde que esta obra se ha hecho pública ha habido grandes preguntas y pesquisas en torno a su autoría. “Indudablemente, es un dato muy importante, pero el Museo de Navarra no ha comprado el cuadro por una autoría, sino porque constituye un importantísimo bien cultural”, señaló Jover, que añadió que desde el Museo de Navarra se quiere responder ahora a preguntas sobre quién lo pintó, desde dónde lo pintó, por qué, para qué, con qué fin, dónde ha estado todo este tiempo una pintura que habla de cómo era Pamplona y que se ha mantenido prácticamente hasta el siglo XIX... “Todo eso hay que investigarlo”.


 

LAS PUERTAS DE LA CIUDAD

Y a pesar de los estudios que necesita, Jover mantuvo que “este bien cultural, de calidad artística, de belleza, bien ejecutado, que nos ha llegado en buen estado de conservación, ya desde ahora nos cuenta cómo era esa ciudad amurallada”. Porque las torres hablan de que su sistema defensivo estaba apoyando en éstas; las construcciones de los conventos (del Carmen, Santo Domingo, de los Carmelitas Descalzos, el de Recoletas en construcción...), de cómo era la ciudad en la Pamplona de la edad moderna; las puertas de la ciudad, de cómo su apertura marcaba la vida de la ciudadanía y cómo era el ritmo de la ciudad -“aunque todavía hay que estudiarlo, por su orientación parece que es un cuadro realizado al atardecer, y todos esos ciudadanos y ciudadanas que están fuera de la ciudad suben a ella”-... “Todas esas aportaciones”, continuó, “son las que están colgando en este momento en esta pared y es lo que el Museo de Navarra valora y ha adquirido para toda la ciudadanía”.

Se refirió Jover igualmente a las conferencias que se han organizado en torno al cuadro. Martinena ofrecerá una charla el martes que viene (19.30 horas, en el museo) sobre la Pamplona de mediados del siglo XVII. Ya en las primeras semanas de 2020 están previstas las de Javier Portús Pérez, jefe de Conservación de Pintura Española del Museo Nacional del Prado hasta 1800, sobre las vistas de ciudades en la pintura barroca española -“por lo que sabemos hasta ahora esta vista de Pamplona sobresale por su fidelidad iconográfica”-, y de Ana Hueso Pérez, directora del Archivo Municipal de Pamplona, sobre la documentación que se conserva ahí en relación con las representaciones de la ciudad.

Y cuando en mayo finalice la exposición, el cuadro se pondrá en contexto con el proceso curatorial que el museo desarrolla a través del proyecto Todo el arte es contemporáneo. “Esta vista de Pamplona será una de las piezas que en las diferentes evoluciones que tengan los contenidos del museo dialogue con el resto de obras”, apuntó Apezteguia.

 

 

La Pamplona solo conocida por esta pintura

 

 

El historiador y exdirector del Archivo de Navarra, Juan José Martinena, apuntó al “mérito de la antigüedad” de este cuadro junto con una pintura que, en este caso sí, firmó Juan Bautista Martínez del Mazo. Y es por este motivo por el que podría entenderse que Vista de Pamplona se le atribuya también a él: el pintor conquense acompañó a la corte de Felipe IV junto a Velázquez en la visita del monarca a Pamplona en 1646 y realizó un lienzo, aunque solo centrado en la Ciudadela, en el pentágono, entonces todavía sin las fortificaciones que se le añadieron después. “Tenía un valor testimonial indudable, pero ceñido a la Ciudadela”, apuntó Martinena. Esa vista de Pamplona, que era de “pequeño formato”, en palabras de Mercedes Jover, y que se encuentra en la colección Wellington de Londres, se pintó en grande, pasando a las colecciones reales. Pero en el incendio del Alcázar de 1734 esa vista de la Ciudadela ardió, conservándose solo dos fragmentos. Uno está en una colección particular, antigua Colección Casa Torres, y otro, en el Museo Lázaro Galdiano de Madrid.

 

UNA TORRE EN LA CATEDRAL

Fue en la comparación de ese cuadro de la Ciudadela con Vista de Pamplona donde Martinena subrayó que el recién adquirido “tiene el interés añadido de que es una vista panorámica, el lado del frente norte de la fortificación de Pamplona” -aunque también el “más soso” de las murallas-, ya que la pintura no llega por un lado al baluarte del Redín ni por el otro completamente al de Gonzaga. “En esa zona, como la topografía lo da todo, la muralla era simplemente un muro de contención que no ha variado mucho en lo esencial desde entonces”.

Pero una de las fortalezas del cuadro reside en lo que está plasmado allí que ahora ya no podemos ver al haber desaparecido, como la torre primitiva de la Catedral -la fachada actual, obra de Ventura Rodríguez, es de finales del XVIII-, una sola torre, “recia, fuerte”, que “parece la de un castillo”. No ocurre lo mismo con el convento del Carmen: existe una fotografía de 1880 tomada desde el mismo punto de vista que la realización del cuadro que ofrece “una imagen prácticamente igual”. “Si donde tenemos elementos de comparación vemos la fidelidad que tiene como testimonio, hay que deducir que donde no tenemos testimonio, como la torre de la Catedral, merece la misma credibilidad”.

 

COMO LA ACRÓPOLIS
Curiosamente, añadió, la imagen del Palacio del virrey, antiguo Palacio de los Reyes de Navarra, es la que corresponde a dos restauraciones que hicieron los virreyes a finales del siglo XVI y principios del XVII. “Es como lo conocimos los que tenemos ya cierta edad cuando era todavía el Gobierno militar”. Continuó el experto con el convento de Dominicos, actual sede del departamento de Educación, “con volúmenes arquitectónicos prácticamente iguales en lo esencial”; las torres de San Saturnino “sin el chapitel del reloj del gallico ni el de ladrillo octogonal de la torre mayor, la de las campanas, que se añadió en 1738”; la torre de San Lorenzo, a la derecha, con una altura que tuvo de más de 70 metros, que se demolió en su mitad en 1854, que once años antes llamó la atención de Víctor Hugo en su visita a Pamplona en 1843 pues la dibujó y que se desapareció completamente en 1901.

“Pero es curioso que en las primeras postales de Pamplona desde ese punto de vista y llamadas ‘vista general de la ciudad’, como si fueran una vista aérea, se ve que la panorámica esencial de esa zona no ha cambiado: siempre se ha procurado buscar que la ciudad quedara en alto, tipo acrópolis”, aleccionó Martinena.

Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra