Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Serie para el verano

Una serie de humor que huele a fritanga

‘Derry Girls’ es una comedia rocambolesca en medio del conflicto de Irlanda del Norte

Fotógrama de la serie 'Derry Girls'
Fotógrama de la serie 'Derry Girls'
CEDIDA
  • Anne Radjassamy
Actualizada 15/08/2019 a las 06:00

La serie de la guionista irlandesa Lisa McGee es una de las mejores que tiene Netflix en su catálogo. Es una serie de adolescentes en uniforme pero no obedece a las reglas rígidas de este género: no es cursi, ni dramática. En ‘Derry Girls’ los uniformes son verdes, todo un símbolo en la Irlanda del Norte de la guerra civil.

Las dos temporadas, de seis episodios cada una, se estrenaron en la televisión británica Channel 4. ‘Derry Girls’ cuenta el día a día de cinco adolescentes de Derry o Londonderry en los años 90. En esta zona, el conflicto civil opone, desde 1960, una minoría católica partidaria de una Irlanda independiente a un bloque protestante vinculado a Reino Unido. Habría que recordar que Derry fue el trágico escenario del ‘Bloody Sunday’ de 1972. A pesar de desarrollarse en un entorno violento de constantes atentados, ‘Derry Girls’ no es una serie de guerra ni histórica, es una obra tremendamente cómica.

Las chicas de Derry son Erin, Orla, Clare y Michelle pero se suma también James, único chico de la banda y por encima de todo, inglés. Desde la puritana hasta la choni de barrio, cada uno de los personajes son un estereotipo hilarante sacado de los recuerdos de Lisa McGee. Los cinco alumnos proletarios se enamoran, beben alcohol, comen ‘fish&chips’ y se meten en líos casi imposibles de resolver, pero lo hacen con mucha gracia. Las situaciones cómicas desfilan en pantalla y provocan una maratón de carcajadas. Lo absurdo se refuerza con el fuerte acento de los protagonistas, verla doblada sería un crimen.

Que no vengan los puristas diciendo que hubiera sido más interesante hablar del conflicto norirlandés porque el retrato de esos jóvenes es exquisito, y más, cuando entendemos que el contexto político les da igual. Solo son niños de 16 años que disfrutan de la vida escuchando a los Cranberries.

 


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE