Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Club de Lectura de Diario de Navarra

Javier Moro resucita a Conchita Montenegro

El escritor presentó en Tudela 'Mi pecado', su último libro, dentro del Club de Lectura de Diario de Navarra

De pie, de izda. a dcha., Jesús Manrique, Javier Moro, con 'Mi pecado' en sus manos, y José Ignacio Roldán, director de comunicación del Grupo La Información, editor de Diario de Navarra, ante el público.

De pie, de izda. a dcha., Jesús Manrique, Javier Moro, con 'Mi pecado' en sus manos, y José Ignacio Roldán, director de comunicación del Grupo La Información, editor de Diario de Navarra, ante el público.

Actualizada 23/11/2018 a las 12:26
Etiquetas
  • Diario de Navarra
A+ A-

Concepción Andrés Picado falleció el 22 de abril de 2007 a los 95 años. Se marchó en silencio y a su funeral apenas asistieron quince personas. Pocos recordaban entonces que esta mujer, conocida en el mundo artístico como Conchita Montenegro, fue la primera actriz española que consiguió triunfar en Hollywood, la meca del cine americano, en la década de 1930.
Unos años en los que se codeó con lo más granado del celuloide, desde Gary Cooper a Buster Keaton, pasando por Charles Chaplin, Gretta Garbo o Leslie Howard, que interpretó a Ashley Wilkes en Lo que el viento se llevó y que es un personaje clave en la novela con el que, además, Montenegro mantuvo un tórrido romance.
Una historia poco conocida, pero que el escritor madrileño Javier Moro, premio Planeta en 2011 con El imperio eres tú, ha recuperado en su último libro, titulado Mi pecado y que también ha sido acreedor del Premio de Primavera de Novela.
Una historia que el propio escritor presentó en Tudela en un acto organizado por el Club de Lectura de Diario de Navarra, en colaboración con el centro cultural Castel-Ruiz. Tuvo lugar en la Casa del Almirante ante alrededor de una treintena de asistentes y fue presentado por Jesús Manrique, responsable de la Edición Tudela y Ribera de Diario de Navarra.
Su salto a la fama
Javier Moro, muy conocedor de la vida en Hollywood porque vivió allí 5 años -“allí nada es lo que parece”, señaló-, fue desgranando su obra ante los asistentes incluyendo numerosas anécdotas sobre la vida de la actriz. Y es que Conchita Montenegro empezó a destacar como bailarina junto a su hermana y, a raíz de ello, le ofrecieron un papel en una película en la que salió con la espalda desnuda. “Eso en 1923 era todo un escándalo”, explicó el escritor.
Y este escándalo le dio su billete a Hollywood, donde ya había otros actores españoles porque, entonces, acababa de empezar el cine sonoro y no existía el doblaje, por lo que se rodaban las películas en varios idiomas. Y su estreno en tierras americanas fue 'sonado'. “Le tocó hacer su primera prueba con Clark Gable, que, al ver a esa chica de 19 años, intentó sobrepasarse y darle un beso de 'tornillo'. Su reacción fue darle una bofetada que resonó en todo el estudio y, a partir de ahí, todos querían conocer a esa chica”, relató.
Después le llegó otro reto, el de conseguir dar el salto de rodar las películas en la versión de castellano a la de inglés, para lo que tuvo que estudiar a fondo el idioma con un profesor de excepción, el propio Charles Chaplin. Lo logró y, a partir de ahí, entró en el exclusivo, y también excesivo, mundo de las divas de Hollywood. “Unas navidades fue invitada a la casa de Randolph Hearst -uno de los magnates de la época-. Era enorme, con casas para invitados, cebras, leones, avestruces... Era el lujo por el lujo”, relató Moro.
Una vida que no pudo evitar un sentimiento de soledad cada vez más acuciante y que también incluyó el romance con Leslie Howard, un hombre casado que no tenía intención de dejar a su mujer.
Su vuelta a España
La crisis económica de 1929, unida a la aparición del doblaje, que dejó sin trabajo a la mayor parte de actores extranjeros, obligó a Conchita Montenegro a volver a la España de la posguerra. Todavía continuó haciendo películas hasta que su historia dio un nuevo giro, esta vez no relacionado con el cine, sino con el transcurso de la Guerra Mundial.
Su ex amante Leslie Howard apareció en Madrid con la excusa de un proyecto de cine pero que, en realidad, tenía otro objetivo: reunirse con Franco. Una reunión en la que Conchita Montenegro fue clave, ya que, gracias a la intermediación de su marido, Ricardo Giménez Arnau, logró concretar ese encuentro que fue clave en la postura de España en la Guerra Mundial.
Al concluir el acto, Javier Moro firmó ejemplares de su libro a todos aquellos asistentes que lo desearon.

Etiquetas
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra